woman | El lujo de ser mujer

Noah Hinton

Si quieres ser feliz, elimina estos enemigos

El 20 de marzo se celebra el Día Internacional de la Felicidad pero, ¿somos realmente felices?

NATALIA HERMOSÍN|WOMAN.ES

Ser feliz. Un concepto tan relativo como, a priori, complicado. Si nos preguntamos realmente qué es ser feliz, cada persona responderá algo distinto. Y es que para alcanzar la felicidad hay un camino para cada individuo dependiendo de cuáles sean sus aspiraciones. Hay para quien la felicidad es tener salud, vivir en pareja o tener una familia y hay para quien supone tener mucho dinero, un buen trabajo o éxito profesional. Todo es relativo y todo es respetable porque como se suele decir, para gustos los colores. 

Sin embargo, los estudios revelan que hay un importante porcentaje de la población que no se considera feliz. Una sensación en la que intervienen numerosos factores de los que la frustración es uno de los más notorios. Y es que, ¿acaso sabemos hacer frente a la frustración? Seguramente la mayoría responda que no. Pese a ser una de las emociones más comunes, no sabemos controlarla y por consiguiente, tenemos una baja tolerancia a ella. Las espectativas no alcanzadas son el principal motor de esta frustración que nos impide alcanzar la felicidad disfrutando de otras cosas que, pese a no figurar de forma consciente en el listado de objetivos a alcanzar, sí son logros que deberían hacernos sentir bien.

Normalmente la frustración está más presente en personas que necesitan tener todo bajo control y que en algún momento sienten que no pueden hacerlo, pero también en personas incapaces de soportar los momentos difíciles de la vida. Sin embargo, esto es algo que se puede frenar y conrolar. ¿Cómo? Con paciencia y poniendo en práctica las siguientes cosas: Asumir que aunque deseemos que pase algo, no es una necesidad y no tiene porqué realizarse inmediatamente; reconocer la frustración y analizar el porqué de su aparición; asumir que hay cosas que se escapan a nuestro control y que no pasa nada grave por ello; concienciarnos de que nadie es perfecto, asi que nosotros tampoco; y lo más importante, tener paciencia. 

Josh Felise

Pero hay otros enemigos que impiden alcanzar la felicidad (o el bienestar emocional, como queramos llamarlo) y que no hay que perder de vista. La psicóloga clínica Marina Bassas Vivó, miembro de Top Doctors, nos los detalla:

Control emocional. Es imprescindible saber gestionar las emociones, tomando conciencia de que las personas somos mucho más que las diferentes emociones que experimentamos en determinados momentos, y de esta forma, conseguir que las emociones no nos esclavicen y dominen nuestra vida. Por ejemplo, cuando estamos enfadados y sentimos ira destruimos y somos capaces de hacer cosas que en un estado de relajación jamás hubiéramos hecho.

La ignorancia. Las personas inteligentes se tratan bien a sí mismos y en consecuencia tratan bien a los demás.

Los pensamientos negativos o creencias limitadoras. Hay que aprender a detectar los pensamientos automáticos de nuestra mente y no darles crédito. Debemos observarnos a nosotros mismos y ser capaces de tomar ciencia de estos pensamientos para bloquearlos y poder desarrollar unos pensamientos nuevos que nos permitan vivir una vida más libre y creativa. Evitar pensamientos como el del alumno que suspende matemáticas y piensa que jamás será un buen estudiante. Si lo piensa se dará cuenta de que, aunque no valga para las matemáticas, podrá valer en otras facetas de la vida. Por suerte no todos valemos para lo mismo.

El miedo. Es uno de los principales enemigos del ser humano, ya que nos paraliza. Cada vez que lo sintamos, podemos preguntarnos ¿qué es lo peor que me podría pasar si me atrevo a hacer aquello que deseo? Veremos que las consecuencias no son tan catastróficas como nuestra mente nos hace creer. Si además decidimos pasar a la acción, nos habremos dado el permiso de comprobar que rara vez se confirman nuestros máximos temores y, además, pronto descubriremos que somos capaces. El miedo se vence pasando a la acción y esto nos va a hacer que crezcamos en autoestima.

No saber perdonar. Debemos reconocer que todos, como seres humanos, podemos sentir y sentimos pereza, celos, rabia u otras emociones destructivas. El primer acto para mejorar pasa por el reconocimiento de dichas emociones y el perdón de las mismas. Así el perdón al otro nos resultará mucho más fácil. Dejar de criticar y juzgar ahorra mucha energía.

Aceptación. Debemos intentar transformar y mejorar todo lo que depende de nosotros mismos y aprender a aceptar las situaciones que llegan y que no depende de nosotros. Por ejemplo aceptar una ruptura por parte de la otra persona. La aceptación siempre entendida como un acto de madurez y no de resignación.

Reconocer las voces del EGO y la conciencia (al ángel y al demonio) Debemos aprender a reconocer a estas dos voces y saber desde donde queremos contestar, desde nuestros instintos más básicos o desde los valores más elevados como la misericordia o la empatía. Es una decisión personal.

Todo los expertos coinciden en que para ser felices tenemos que cambiar desde dentro. Un proceso largo y a veces complicado que empieza por eliminar la negatividad de nuestro interior y comenzar a ver las partes positivas de cada situación. A veces, abandonar la zona de confort y enfrentarse a los miedos puede ser el comienzo de este camino hacia el bienestar emocional.  

 

D.R.

Consejos de nutrición para 'dummies'

No se trata de comer sino de hacerlo bien. Y eso es algo que a simple vista puede resultar fácil pero que en la práctica ofrece ciertas resistencias. Un libro y una experta en nutrición, nos dan las claves para intentarlo. 

NATALIA HERMOSÍN|WOMAN.ES

Comer es fácil. Comer bien, no tanto. Las prisas, el estrés, la falta de tiempo o el cansancio son las excusas para que una buena parte de la población se tire al 'fast fod' y deje a un lado la tan aplaudida dieta mediterránea. Vivimos una época en la que la obesidad ha alcanzado niveles preocupantes. Y eso pese a poder elegir entre alimentos sanos o alimentos prefabricados cargados de grasas y pobres en nutrientes. 

Llegados a este punto, hay que asumir que hay un gran porcentaje de la población profano en materia alimenticia. Son muchos a los que eso de las verduras, y en general el cocinar, les son totalmente ajenos. La cultura de la hamburguesa, la pizza y los donuts es la imperante en sus neveras. Pues bien, para ellos, la escritora Carol Ann Rinzler ha publicado 'Nutrición para Dummies' (ed. Planeta), un libro en que conocer los pilares básicos para empezar a comer de una forma saludable. Tras 20 años escribiendo sobre nutrición, Rinzler se ha propuesto en este libro acabar con los falsos mitos y explicar con todo lujo de detalle el porqué de cada cosa que hay que ingerir. Es decir, porqué tenemos que tomar grasas, cuáles son las vitaminas fundamentales, cómo hacer dieta para bajar de peso, qué son los nutrientes... Todo como si fuera un niño quien está frente a ella. Y es que en el fondo, los adultos nos comportamos como niños a la hora de comer (sabemos lo que hay que hacer, pero hacemos lo contrario). "Entender los básicos de la nutrición significa comprender qué ocurre con la comida desde que viaja del plato a la boca, y de ahí al sistema digestivo hasta llegar a los tejidos y a las células", explica en el libro. 

Para saber más sobre los primeros pasos que todo 'vago' de la alimentación (con remordimientos) tiene que dar para dirigirse hacia una nevera saludable, hablamos con la nutricionista Gabriela Uriarte. Puesto que "eres lo que comes" no hay que restar ni un ápice de importancia a este tema. Nunca es tarde para dejar de ser un 'dummie' y pasarse a las alimentación sana. 

D.R.

Si somos más de fast food que de verduras, ¿por dónde hay que empezar para llevar una alimentación sana?

Una primera aproximación a una alimentación mas saludable es lo que me gusta llamar "la poda" de hábitos no saludables. Podemos plantearnos en un primer momento comenzar a aproximarnos a una alimentación más saludable dejando de comer alimentos que no lo son como refrescos, harinas refinadas, bollería industrial, galletas... y luego ya concretaremos, por ejemplo, las raciones de alimentos saludables. 

¿Qué alimentos son los más importantes para la dieta?

Es extremadamente importante que se haga un buen consumo de vegetales. Me gusta pensar en la recomendación de vegetales como en un mínimo no un máximo. Debemos procurar ingerir al menos 400 gr. de verduras todos los días, o lo que es lo mismo, un plato para comer y otro para cenar: ensaladas, verdura estofada, un buen tomate en ensalada, pure, verdura asada... Los otros pilares fundamentales son las frutas, 2-3 al día puede ser un consumo óptimo, grasas y proteínas de fuente saludable como lo son las legumbres, el pescado o el aceite de oliva. 

  ¿Qué papel tienen las vitaminas en el cuerpo y dónde encontramos las fundamentales?

Las vitaminas son un grupo de sustancias que son necesarias para el funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo. Existen 13 vitaminas esenciales, cada una de ellas tiene una función diferente. Casi todos los alimentos saludables contienen vitaminas. Algunos son mas ricos en vitamina C, como los cítricos, y otros en vitamina D, como el huevo, pero precisamente por eso necesitamos una alimentación variada para cumplir con el requerimiento de todas las vitaminas. 

 Las grasas son las grandes temidas por los profanos en la alimentación. ¿Realmente tenemos que evitar su consumo? ¿Hay grasas 'buenas' que debamos comer?

¡Y tanto! La moda ochentera anti grasa fue terrible. Las grasas son un macronutriente esencial y por tanto hay que consumirlo en una cantidad adecuada. Se recomienda aproximadamente que el 30% de las calorías que ingerimos vengan de las grasas. Pero ojo, no cualquiera sino solo de fuentes saludables como son el aceite de oliva frutos secos, aguacate, pescado azul... 

¿Qué alimentos son los que deberíamos eliminar de la dieta?

El mejor consejo que puedo dar es intentar llevar una alimentación en la que no se tenga que leer mucha etiqueta es decir, que bases tu alimentación en materia prima. De esta manera casi seguro que lo estas haciendo bien. Huye de alimentos light, con azúcar añadido... 

 Las dietas express: ¿huimos de ellas?

Yo las desaconsejo totalmente, nuestro objetivo debe ser cambiar los hábitos y esto no te lo proporciona la dieta milagro de turno. Trabajar mano a mano con un dietista-nutricionista que te recomiende lo que necesitas sin pasar hambre, mejorando la composición corporal y manteniéndola para siempre. 

 ¿Cuántas comidas deberíamos hacer al día para no engordar?

Engordar no depende del numero de comidas. Existen opiniones que recomiendan cosas opuestas, algunos son defensores de comer 3 veces o incluso del ayuno intermitente y otros de comer 5 veces (yo me inclino en general por esta última). Sea lo que sea que elijas, lo fundamental es que optes por alimentos saludables, que piques frutos secos, fruta... Si vas a hacer 5 comidas y los snacks van a ser barritas azucaradas o unas galletas, casi mejor que no comas entre horas. 

  Y para terminar. ¿Qué hay de verdad en eso de beber dos litros de agua al día?

 Cero verdad. Cada uno tiene unos requerimientos hídricos diferentes, dependiendo de la temperatura ambiental, el tipo de trabajo, el ejercicio físico, la altura, la edad... Procura que tu orina este clara y que no tenga casi olor: así sabras que estás bien hidratado, que en el fondo es lo importante. 

 

iStock.

Tres modos de adelgazar fáciles y totalmente gratis

Beber más agua, descansar y dedicar todo el tiempo que se pueda a estar activo son las sencillas pero efectivas claves del éxito.  

Paola Lei | Woman.es

Hay vida más allá de las dietas detox y los programas de ejercicio. Al menos aquí te contamos tres métodos para adelgazar que no te van a costar un gran esfuerzo y nada de dinero.

Bebe más agua

Si estás intentando perder peso beber agua es esencial. No solo porque te permitirá estar hidratada sino porque mantendrá a buen ritmo el metabolismo y te mantendrá saciada y lejos de la nevera. Un estudio publicado recientemente en la revista 'Obesidad' asegura que los adultos que beben medio litro de agua antes de cada comida pierden más peso que aquellos que no beben agua antes de comer.

Duerme más horas

Si eres de los que duerme entre cinco y seis horas diarias debe corregir este hábito. La mayoría de los adultos necesita dormir entre 7 y 9 horas para manatener un buen estado de salud física y mental. Incluso una carencia de 30 minutos de sueño es suficiente para elevar el riesgo de desarrollar una resistencia a la insulina y cierto grado de obesidad.

Si tienes problemas para conciliar el sueño limita el tiempo que dedicas a las pantallas antes de dormir, asegúrate de que tu habitación está suficientemente oscura y que la temperatura es la adecuada.

Dedica menos horas a la televisión

Múltiples estudios indican que a mayor tiempo pasado frente a la tele se eleva el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad. Todo ese tiempo que pasas en el sofá es también horas que no pasas en el gym.

No te pedimos que canceles tu cuenta de Netflix ni que te prives de tus series favoritas, pero puedes ser más selectiva y repartir tu tiempo entre las películas y las series y algo de actividad física. O decider apagar la tele a partir de una hora de la noche para poder leer en un libro de papel.

IStock

Cinco trucos para conseguir que alguien te cuente su vida

Si tu intención es que alguien te abra su alma, esto es lo que tienes que hacer.

Paola Lei | Woman.es

Pon atención a los detalles

Si nos fijamos en la información aparentemente inútil que el interlocutor proporciona, podemos obtener abrir interesante vía de investigación, ya que es probable que diga de él más de lo que pensamos sobre su estado desánimo y sus planes de futuro.

Busca puntos de conexión

Por ejemplo, los amigos comunes, las películas o libros preferidas, un profesor compartido en la universidad. Estos lazos inesperados y casuales sirven para ir construyendo afinidad y confianza. Otra posibilidad es sacar a relucir la “miseria compartida”. No hay nada que nos una más que un enemigo común. Un jefe injusto, el metro muy lleno, la factura de la luz, o el cambio climático. Todo vale.

No vayas de listilla ni des nada por sentado

Mantén el buen tono y el respeto y no te dejes llevar por los prejuicios. No llegues a conclusiones precipitadas y siempre da un voto de confianza y deja al otro que se explique.

Pregunta sin entrometerte

Si haces una pregunta directa a alguien que no es tu amigo te merece que te salga por la tangente y evite ese tema y casi cualquier otro cuando estés delante. Es mejor dejar que la otra persona explique por sí misma aquello que quiera contar.

No insistas y aprende cuándo hay que parar

Muchas veces creemos que insistir una y otra vez provocará que el interlocutor baje la guardia y confiese, pero muchas veces esta estrategia es contraproducente pues advertir que alguien quiere descubrir algo sobre tu vida cueste lo que cueste levantará los muros de la desconfianza.