woman | El lujo de ser mujer

Los 6 alimentos que debes evitar para adelgazar

Woman.es

Cuando decides perder peso decides buscar algunos aliados que te ayuden a sobrellevar la escasa ingesta de calorías. Sin embargo, el supermercado está lleno de peligros, de falsos amigos, con los que debes tener cuidado:

1. Barritas de fibra.

Aunque la fibra es buena, estas barritas suelen pasarse y, realmente, no lo necesitas (queremos adelgazar, no pasarnos la vida con problemas estomacales). Si la necesitas, mejor, mucho mejor, tomar una pieza de fruta.

2. Comidas preparadas.

Aunque sean congeladas o anuncien su bajo contenido en grasa, no te fíes: suelen contener azúcares y sodio para preservar su contenido en perfecto estado. Además, suelen parecer porciones pequeñas (pero con todas las calorías de un plato completo) y mentalmente te sugestionas y piensas que estás comiendo de menos. Es mejor pasar de ellas (si puedes).

3. Picoteos con alto contenido en hidratos de carbono.

No es que los hidratos de carbono como tal sean malos, pero si te comes una barrita de cereales, o unas galletas o incluso una tortita de maíz (aunque sean alimentos aparentemente sanos), tu cuerpo los va a convertir rápidamente en azúcares. Después, vas a producir altos niveles de insulina para procesarlos inmediatamente y el resultado va a ser un bajo nivel de azúcar de nuevo y la necesidad de comer más para satisfacer ese hambre repentina.

¿Cómo evitar entrar en ese círculo? Combínalos con algo de grasas buenas o proteína y tardarás más en procesarlos (y el hambre tardará en aparecer).

4. Zumos.

Esa pieza de fruta que es tan buena para la salud, que sea a bocados, nada de en zumo. Sí, el zumo a veces es un perverso enemigo disfrazado de compañero saludable: imagínate que quieres hacer un vaso de zumo de naranjas; para ello necesitarás entre 4 y 6 piezas (que son sanas, pero tienen sus calorías), una cantidad excesiva para consumir de una tacada. Además, al exprimirlas, estas desprenden toda la fructosa, que se convierte en azúcares y volvemos de nuevo a los altibajos y el hambre posterior y, por último, pero no menos importante, al consumirlas en zumo y no directamente a bocados te deshaces de toda esa fibra que tanto bien te hace.

5. Bebidas azucaradas.

Aunque tengan cero calorías. Lo anunciaba el documental de 2014, 'Fed Up': los cero azúcares de las bebidas industriales suelen obviar los edulcorantes artificiales... Y tu cuerpo, que es sabio, suele responder de esta manera: "Tú llámalo como quieras, para mí son azúcares." Así que volvemos, de nuevo, a encontrarnos con generación de insulina y el hambre repentina. Por lo tanto, al final, lo mejor es tomar agua (mineral o del grifo) y, si lo necesitas, puedes añadirle menta, limón o incluso unas rodajas de pepino.

6. Comidas bajas en grasa.

El mismo documental señalaba la realidad sobre estas comidas: cuando quitas la grasa, quitas el sabor. ¿Cómo se compensa esto? Añadiendo azúcar, algo que, como sabrás, es igual de dañino para tu organismo (y a la hora de adelgazar). Además, y por si fuera poco, algunos estudios demuestran cuando comes algo que sabes que es bajo en grasa, tiendes a comer de más...

Los 6 mejores aliados para una dieta rápida de desintoxicación

Tomar más fruta, agua con limón o té blanco serán algunos de tus aliados a la hora de limpiar el sistema digestivo después del verano.

Paola Lei

Aunque a la mayoría de los expertos no le gusta el término desintoxicación –insisten en que el organismo ya cuenta con el hígado y los riñones para desintoxicarse por si solo- nos gusta pensar que después de varias semanas de excesos nos podemos limpiar un poco o al menos darle algo de descanso al sistema digestivo.

Llame usted como quiera a eso que ha empezado a hacer esta semana: cuidarse un poco más, beber más agua, comer más fruta o beber más infusiones. En ese trance en el que usted se encuentra vamos a ayudarle con esta lista de superalimentos para la purga post navideña. (ojo, que aún queda el momento Roscón)

1. Medio pomelo antes de cada comida

En lugar de empezar un régimen muy estricto y poco sostenible (a las dos semanas lo habrás abandonado) prueba a comerte medio pomelo antes de cada comida. Esta fruta contiene unos fitoquímicos que son grandes quemadores de grasa, pero además, y según un estudio realizado en Japón la esencia del pomelo tiene la capacidad de conectar y encender las células implicadas en quemar las calorías de la material grasa marrón al tiempo que reducen el apetito.

2. Té de Hibiscus para el abdomen plano

Los flavonoides que contiene el hibiscus contrarrestan la inflamación del estómago que se produce por la acción de la hormona aldosterona que regula el equilibrio entre el agua y los electrolitos.

3. Para “arreglar” el estómago, el guacamole

Puedes pensar en el aguacate como en un experimentado conductor del sistema nervioso, gracias a su acción sobre la galactosamina, una toxina liberada por el hígado. Por otra parte el cilantro, la especia verde con la que se condimenta el guacamole, contiene una mezcla única de aceites muy reconfortante para un estómago dañado por su impacto positivo sobre el intestino irritado.

4. Té blanco, el bloquedor de la grasa del abdomen

Un estudio publicado en la revista Nutrition and Metabolism asegura que el té blanco estimula la lipolisis (rotura de la grasa) al tiempo que bloquea la adipogénesis (formación de las células grasas).

5. La gran desintoxicadora: el agua de limón

Empezar el día con un vaso de agua de limón, y tomar durante el resto del día agua con rodajas enteras de limón dentro es un regalo para el hígado. La piel del limón estimula la salida de toxinas del cuerpo.

6. El fontanero de las arterias: el salmón

Además de dejar de fumar, al lado de los propósitos estrella del año nuevo deberíamos añadir comer salmón dos veces por semana. Una dieta rica en este pescado equivale a abundancia de ácidos grasos omega 3, unos componentes capaces de revertir la rigidez de las arterias y permitir que la sangre fluya mejor por vasos, venas y arterias.

GTRES

¿Deberías seguir comiendo trigo?

Sin renunciar a ningún nutriente, te proponemos alternativas saludables que podrás incorporar a tu dieta en forma de carbohidrato.

Olga Tamarit | Woman.es

El trigo ha estado presente en nuestro menú desde que empezamos a recolectar. En forma de hogaza de pan, pasta o bollos es uno de los productos estrella de la dieta diaria occidental. Desde hace algún tiempo, algunos expertos avisan sobre los posibles peligros de su consumo elevado y algunas dietas milagro hablan de suprimirlo radicalmente.

¿Quién tiene la razón? Hablamos con Susana Castañeda, nutricionista y naturópata, sobre las modas de las dietas proteinadas que eliminan el consumo de trigo y carbohidratos: «Son perjudiciales porque cargan el hígado, provocando, en ocasiones, una cetosis –hacen que el cuerpo tire de las reservas de proteínas y grasas como fuente de energía para moverse–, además de causar otra serie de posibles problemas: digestivos, energía baja, mal humor...»

Diferentes variantes de trigo. | GTRES

No debemos eliminar ningún nutriente de nuestra dieta, pero quizá sí es una buena idea sustituir el trigo por otro tipo de cereal que esté menos procesado. «El trigo originario ya no es el mismo, pasó por una serie de transformaciones y, una vez digerido, es prácticamente un azúcar», explica Susana Castañeda, que también nos habla sobre lo que muchos nutricionistas piensan: el trigo actual ha sufrido múltiples transformaciones genéticas que lo han hecho menos digerible que antaño, convirtiéndolo en un hidrato simple, sin casi valor nutricional.

¿La solución? Prueba a introducir otros hidratos complejos en tu dieta: panes integrales o cereales menos procesados como la espelta, el trigo sarraceno, centeno o quinoa.

D.R

Los 'smoothies', una forma sencilla de consumir avena

El consumo habitual de avena ayuda a disminuir los niveles de colesterol y azúcar en sangre. Además, gracias a sus fitoquímicos, nos protege contra el cáncer. Te proponemos tres sencillas formas de incorporarla a tu dieta en forma de deliciosa bebida.

Olga Tamarit | Woman.es

Te hemos hablado muchas veces de los beneficios que tiene incluir la avena en tu dieta diaria, pero quizá no sepas cómo hacerlo. Te damos tres recetas sanas y fáciles para que tu dieta sea equilibrada sin perder el sabor.

¿Te apuntas a la `revolución healthy'?

SMOOTHIE DE AGUACATE.

D.R

Ingredientes (4 raciones)

½ pepino.

1 aguacate.

1 plátano.

1 kiwi.

2 peras.

2 puñados de rúcula.

60 g de Copos Solubles Kölln.

0,5 l de agua.

Preparación: Lavar, pelar y trocear los ingredientes. Batir y listo para servir.

SMOOTHIE DE MANZANA, KIWI Y PLÁTANO.

D.R.

Ingredientes para una porción (0.4 l):

½ mazana.

1 kiwi.

250 ml de zumo de naranja.

3 cucharadas de Copos de Avena Suaves Kölln.

Preparación: Pelar y trocear la fruta, mezclar con el resto de ingredientes, batir y listo para servir.

SMOOTHIE DE MELOCOTÓN Y ALBAHACA.

D.R.

Ingredientes para una porción:

1 melocotón maduro.

1 cucharada de albahaca fresca troceada.

250 ml de leche desnatada o leche de avena.

25 g de Copos Solubles Kölln

Preparación: Pelamos y troceamos el melocotón, mezclamos con el resto de ingredientes y batimos.

Si quieres conocer más recetas saludables con avena puedes echar un vistazo a la web de avena Kolln.