woman | El lujo de ser mujer

Los 10 mandamientos de una buena piel

Defiéndelos, predica con el ejemplo y no te los saltes bajo ningún pretexto. Así no tendrás que pagar la penitencia de un envejecimiento prematuro.

Myriam Serrano

HARÁS DE LA LIMPIEZA TU MEJOR ALIADA

Da igual si usas agua y jabón o una de las nuevas texturas cachemir, lo importante es que no dejes de realizar el primer ritual de la belleza ni un solo día. Mañana y noche. Dejarás la piel libre de impurezas y lista para recibir su tratamiento. Es imprescindible que este gesto sea ‘adaptado’, es decir, que los productos elegidos sean los apropiados para tu piel, pero también a tus preferencias, porque hacer placentero este protocolo –que disgusta a la mayoría de las mujeres– es una garantía de continuidad y por tanto de éxito. La limpieza no debe ser agresiva, sobre todo en el caso de las pieles sensibles, por ello debes evitar jabones alcalinos o productos con alcohol. Elige fórmulas con agentes limpiadores suaves, para preservar la película hidrolipídica protectora de la piel.

Prueba: Toleriane, de LA ROCHE-POSAY. En farmacias. Para maquillajes intensos, hay productos específi cos y con texturas inéditas en la línea Demaq’Expert, de L’ORÉAL PARIS.

Un pelo brillante: Al pie de la letra

Melenas voluptuosas, accesorios muy chic, maxi flequillos, productos de acabado deslumbrante...Todo lo que necesitas para vestir tus cabellos de fiesta.

Myriam Serrano

Los hemos visto en las pasarelas y nos han gustado. La tendencia empezó con las diademas, que ahora aumentan en grosor y fantasía para convertirse en los complementos más sofisticados, protagonistas absolutos del look. ¿Quieres convertirte en la reina de la fiesta? No lo dudes: recógete el pelo bien tirante o alísalo, y plántate un tocado que acapare todas las miradas.
Toma nota: Nuestros preferidos son de Mami’s (tel. 972 82 72 17); Michel Meyer (tel. 914 353 220) y El Gabinete de las Maravillas (tel. 659 390 458).

Shopping adictas

Cuando gastar se convierte en una necesidad, algo en nuestra cabeza no anda bien. ¡Ojo con las compras compulsivas!

Olga Boluda

Seguro que alguna vez todas hemos caído en las ‘psicocompras’, que hemos sustituido un vacío, la ansiedad o el estrés por manos cargadas de bolsas que nos hacen sentir mejor, aunque sea un momento. Sin embargo, no por ello somos compradoras compulsivas, una adicción que se da sobre todo entre mujeres, y a la que hay que estar atenta en periodos de alto consumo, como la Navidad. Los adictos al ‘shopping’ disfrutan más con el acto de comprar que con lo que adquieren y, cuando llegan a casa, les asalta un sentimiento de culpa y tristeza por haberse pasado de la raya. Piensan que no lo repetirán más y en cómo van a justificar el dinero gastado... Ni se acuerdan de lo que han comprado; de hecho, muchos no llegan ni a abrir las bolsas: las esconden, para no enfrentarse a su problema. Acumulan por acumular, sin disfrutarlo. Necesitan ayuda.
8 PREGUNTAS QUE DEBES HACERTE:
Contesta cada pregunta con la siguiente escala:
1. Nunca me ocurre.
2. Algunas veces.
3. Bastantes veces.
4. Casi siempre.
5. Siempre.
¿Sientes placer al comprar por comprar?
¿Salir de tiendas te ayuda a olvidar disgustos o problemas?
¿Usas las compras para sentirte más satisfecha contigo misma?
¿Alguna vez has tenido o tienes dificultades familiares o económicas por tus adquisiciones?
¿Utilizas las compras para ganar confianza frente a los demás?
¿Adquieres ropa u objetos innecesarios o que luego no utilizas?
¿Empleas excesivo tiempo, dinero o energía para vestir a la moda?
¿Presentas impulsos incontrolados de adquirir productos desproporcionados a tus posibilidades económicas?
Fuente: versión abreviada del cuestionario de compra compulsiva del libro de J.J. de la Gándara: ‘Comprar por comprar’ (Cauce Editorial, 1996).
Si has contestado 4 y 5 más de cinco veces, es el momento de actuar.
Señales de alarma...
Gastas por encima de tus posibilidades e ir de compras se convierte en tu única salida de ocio.
Adquieres más cosas de las que necesitas y, o bien las guardas sin estrenar, o las regalas.
Pierdes la noción del tiempo cada vez que te vas de tiendas.
Realizas gastos impulsivos por lo menos una vez por semana y luego te arrepientes.
Dejas puestas las etiquetas en la ropa para poder devolverla.
Muchas veces ni siquiera abres los paquetes y ocultas tus adquisiciones.
Te molesta mucho que los demás te pregunten por tus gastos incontrolados.
Alargas al máximo tu crédito y llegas a pedir prestado para comprar.
¡Busca Solución!
¿Lo primero? Sin duda, acudir a un psicólogo o psiquiatra especialista en adicciones. Este profesional realizará un diagnóstico, en función de las variables psicológicas del paciente, para saber qué le ha llevado a desarrollar esta conducta.
Si la causa es una depresión, un cuadro de ansiedad o un trastorno de la personalidad, se deben tratar estas patologías al mismo tiempo que se imponen las medidas de control sobre el dinero y todas las tarjetas de crédito.
Si es un problema aislado o una situación de inestabilidad puntual que se ha resuelto con esta conducta, serán sufi cientes algunas sesiones de psicoterapia: en ellas, te enseñan a controlar los impulsos y a olvidarte de las tarjetas de crédito, al menos por un tiempo.
Como sucede con la mayoría de adicciones, el apoyo de la familia y de los amigos es esencial para superar el hábito con garantías sufi cientes y evitar futuras recaídas.

La calabaza, un gran aliado para la piel

Son bajas en calorías, saciantes, antioxidantes y deliciosas. Descubre las propiedades de este ingrediente secreto, pruébalo en tu mesa y en una buena mascarilla casera. Verás que guapa.

Cómprate una calabaza. La aprovecharás. Vacíala para dibujarle una sonrisa (terrorífica o amable, tú eliges) y ponerle dentro una vela que ilumine tu noche de Halloween. ¡No tires la pulpa! Puede hacer mucho por ti y tu belleza, porque es un poderoso antioxidante, con muchos beneficios antiedad. Entre su privilegiada composición destacan los betacarotenos, que el organismo transforma en vitamina A, esencial para la salud de la piel y de los ojos. Es también una gran aliada en las dietas adelgazantes, por su alto contenido en fibra, que aumenta el poder saciante, y en potasio, muy eficaz para evitar la retención de líquidos.
Cuida tu línea
Sus propiedades depurativas, refrescantes, emolientes, laxantes y antisépticas tienen un efecto directo o indirecto sobre la belleza de la piel. La calabaza es uno de los vegetales de otoño más golosos y con menos calorías. Su elevado contenido en almidón y fi bra (1,3 gramos por cada 100) también ayuda a regular las funciones intestinales.
¡Bébetela!
Si buscas un efecto diurético y laxante, que te ayudará a perder peso, y al mismo tiempo aumentará tus defensas inmunitarias antes de que llegue el frío, prepara un licuado con 500 gramos de pulpa de la calabaza. Tómalo cada mañana en ayunas con una gota de aceite de oliva (para asimilar sus vitaminas liposolubles). Puedes mejorar el gusto si le añades un poco de zumo de naranja.
Pipas para el cabello y las uñas
Las semillas de calabaza son una reserva importante de zinc, un material poco habitual en otros alimentos y que es esencial para la salud del cabello, uñas y piel. Añade a diario una cucharada a la ensalada, el arroz o tu desayuno. ¡Lo notarás!
En mascarillas
Para suavizar la piel: cuece 100 gramos de pulpa de calabaza durante 30 minutos. Mézclala con una cucharadita de aceite de oliva virgen. Una vez fría, aplícala por toda la cara, deja actuar 20 minutos y retírala con agua tibia.
Con efecto iluminador: mezcla una papaya (sin semillas ni piel) con un huevo batido y con 100 gramos de pulpa de calabaza cocida. Extiéndela sobre el rostro y deja actuar 10 minutos.
Ponla en tu mesa
Puede prepararse cruda, en trocitos o rallada, y añadirla a las ensaladas. también está deliciosa guisada en potajes, purés o sopas, y en tartas o mermeladas. Prueba también a preparar zumos saludables, bien con calabaza sola o combinada con manzana, naranja o kiwi.
Buena aliada
La calabaza regula la tensión arterial, tiene efectos desintoxicantes, tranquilizantes y antiestrés. Sus nutrientes son efi caces para los ojos, ya que previenen las cataratas y mejoran la visión nocturna; es digestiva y beneficiosa para la gastritis; previene los cálculos renales y estimula la función del pancreas.