woman | El lujo de ser mujer

tigh_gap_sporty / INSTAGRAM

Las modas de internet que no te hacen más sexy

Araceli Ocaña | Woman.es

En la Red se pueden encontrar consejos avalados por profesionales, trucos de celebrities y bloggers que cuentan los beneficios de determinados gestos y rutinas e incluso textos motivadores para aceptarse y quererse al margen de todo...

Sin embargo, en los últimos tiempos se han puesto de moda diferentes tendencias que, apoyándose en las redes sociales, llevan a miles de personas a enrolarse en absurdos retos que, por muy moda que sean, no llevan a mejorar la autoestima, tampoco a sentirse mejor, ni, por supuesto, ser más 'sexy'.

#KylieJennerChallenge, el primero

Consistía en aumentar el tamaño de los labios absorbiendo un vaso durante un rato. Los vasos se dilataban y, decían, podías acabar pareciéndote a la hermana pequeña de Kim Kardashian. Ella misma se posicionó en contra de este insalubre juego y acabó reconociendo que ella había pasado por las manos de un profesional para conseguir sus ya famosos y carnosos labios.

Foto: Instagram | kyliejenner

#BellyButtonChallenge, la locura se desata en China

Un falso estudio americano y cientos de jóvenes (21 millones de publicaciones en Weibo, el Twitter chino) creyéndoselo a pies juntillas: este movimiento dice que puedes determinar si necesitas perder peso o no haciendo un raro contorsionismo... Si puedes tocar la parte izquierda de tu ombligo pasando tu brazo derecho por detrás, no lo necesitas.

Una práctica que poco tiene que ver con la realidad y nada que ver con el nivel de grasa, sino, más bien, con la flexibilidad de cada uno. Sin embargo, de Oriente a Occidente, este 'challenge' se ha propagado como la pólvora...

Foto: Instagram | yucary92

#CollarboneChallenge, la última en llegar

Avisado queda: tampoco sirve para nada.

Dicho esto, recogemos los detalles de la ultimísima moda: te pones un puñado de céntimos sobre la clavícula, si eres capaz de sujetarlos, has aprobado, si no no. Pero, ¿aprobado... qué? En realidad, nada, pero en la misma red social china, Weibo, y también en Instagram, este movimiento viene a decir que si lo consigues es que eres sexy. ¿Y si no? Pues el significado de eso, todavía, está por decidir...

Foto: Instagram | steppphanieliii

'Tigh Gap' y #BikiniBridge, las del verano

Y con el verano, llegan más modas. La cosa podría quedar en las clásicas fotos de pies chapoteando en la piscina, e incluso con los juegos que, con humor, invitan a averiguar si se trata de una foto de piernas al sol o salchichas... Pero no: dos modas llegan cada año con el estío. dos modas, por supuesto, que poco tienen que ver con ser sexy o no y que no tienen ningún fundamento.

Por un lado, está el 'tigh gap', o el espacio que, según algunos, debería quedar entre los dos muslos. Si no existe, dicen, deberías adelgazar. Sin embargo, médicos y nutricionistas de todo el mundo se esfuerzan en señalar en que cada cuerpo es distinto y no necesariamente ha de existir ese hueco, incluso aunque el índice de masa corporal sea bajo. Pero, una vez lanzado el bulo, ahí queda.

De hecho, como un bulo nació #BikiniBridge, aunque pronto se convirtió, también en locura en la Red. En este caso, se trata de ponerse el bikini, tumbarse y marcar cadera. Y si eso no ocurre... Bueno, si eso no ocurre, tampoco ha quedado muy claro qué está mal, pero el caso es que son muchas las que se vuelven locas subiendo sus imágenes como si se tratase, de nuevo, de una absurda competición.

Foto: Instagram | welovebikinibridges

¿Cuánto tiempo necesitas para perder lo que has conseguido en el gym si te lo saltas? Esto es lo que dice la ciencia

Muchas veces vivimos inmersas en el eterno bucle de ir y no ir al gimnasio, y viceversa. Vamos dos semanas, dejamos de ir tres, volvemos, y así. Un bucle que se intensifica cuando se acerca el verano y aumentan nuestros sentimientos de culpa por lo que pudo haber sido (un cuerpo de escándalo) y no fue.

Paola Lei | Woman.es

Te interesa:

· Cinco malos hábitos del gym que debes abandonar ya.

· Las 'fit girls' que debes seguir en Instagram.

· Cinco señales de que no lo estás dando todo en el gimnasio.

Si eres de las que vives en una montaña emocional con tu cuota del gimnasio, te interesa saber la respuesta a esta pregunta: una vez que consigues estar en forma o adelgazar lo que querías, ¿puedes dejar el gimnasio? Y si lo haces, ¿cuánto tiempo duraría el efecto que has conseguido?

La respuesta es que los beneficios del gimnasio se pierden más rápido de lo que creemos. Según explica, Shawn Arent, un estudioso de la actividad física de la Universidad de Rutgers, si paras de entrenar en una semana el cuerpo perderá todo lo conseguido. “Si dejas de entrenar a los siete días se empieza a notar la pérdida de la condición física. Es una cuestión simple: la usas o la pierdes. Hay que tener períodos de descanso para evitar sobreentrenar el músculo pero no pueden ser muy largos porque si se deja de estimular la masa muscular no hay ninguna razón para que ésta se mantenga, no hay ninguna razón para que no pierde tamaño y fuerza cuando se deja de estimular”, dice el profesor.

En cuanto a la condición cardiovascular, en una semana se empieza a notar que el corazón empieza a bombear menos sangre, hay menos glóbulos rojos disponibles. Y esto es algo que impacta en el estado de salud porque el ejercicio físico forma parte de tu vida. No es una anécdota, es algo que realmente define quién eres y cómo vives.

La siguiente pregunta importante es si es posible recuperar lo que has perdido por saltarte el gimnasio dos semanas. La respuesta del profesor es que sí, pero no hay que preocuparse demasiado, lo que hay que hacer es volver al gimnasio cuanto antes. “Siempre dependerá de cuál era la forma física previa y cuán disciplinada seas con el gimnasio. Lo que está claro que si dejas de ir, “al un mes o a los dos meses lo habrás perdido todo” y tendrás que empezar de cero.

Cinco hábitos para perder peso que no tienen nada que ver con una dieta

Paola Lei | Woman.es

Te interesa:

· Di adiós a la piel de naranja.

· Trucos para adelgazar que podrás poner incluso cuando no tienes tiempo.

· Trucos psicológicos para adelgazar.

Pon la comida sana (frutas y verduras) en un sitio visible y accessible

Una revisión de 112 estudios realizada por la Universidad de Cornell concluyó que las personas hacían mejores elecciones de comida cuando los alimentos sanos estaban a la vista y al alcance. Es decir la fruta pelada y cortada en un bol, la verdura lavada, etc. Solo hay que observar lo fácil que es de comer la comida basura.

Diseña tus ensaladas y platos saludables con un poco de arte

Es el resultado de una investigación de la Universidad de Oxford que reveló que las personas comían más e incluso estaban dispuestos a pagar más dinero si las verduras estaban dispuestas en líneas o las frutas estaban colocadas con algo de gracia en el plato. En cambio si estaban apiladas apenas las probaban.

Come algo antes de ir al supermercado (y no vayas si estás enfadada)

Un estudio de 2013 realizado por la Universidad de Cornell reveló que si te saltas alguna comida antes de ir de compras tienen más riesgo de comprar comida poco saludable. Igualmente si vas enfadada buscarás en la comida consuelo para tus cuitas. Ese premio de consolación casi siempre tiene forma de helado y sabor a chocolate.

Exponte a la luz del sol por las mañanas

El tiempo y la intensidad a la que te expones a la luz natural afecta significativamente a tu peso. Las personas que toman el sol moderadamente por las mañanas suelen tener un índice de masa corporal menor que los que no se exponen nada a la luz solar, según una investigación realizada en la Universidad de Northwestern. La luz influye en los ritmos circadianos, el metabolismo y la regulación del peso.

No comas mientras estás distraída

Si comes navegando por Internet o mirando la tele no estarás concentrado y acabarás comiendo más de la cuenta o con la sensación de que no has comido nada. Te volverás a servir.

3 motivos por los que cotillear es bueno para la salud

Woman.es

Está mal visto, pero es intrínseco a la naturaleza humana. Entonces, ¿qué hacemos con el cotilleo? Pues, si hacemos caso a lo que señalan unos psicólogos evolucionistas, su práctica no solo no es mala sino que es recomendable.

Estos son los motivos (para autoconvencerte y convencer a otros, sobre todo) por los que no debes dejar de lado el cotilleo:

1. La vida social prolonga la vida

Lo anunció el profesor de psicología evolucionista en Oxford, Robin Dunbar, hace unos días en un festival científico: "Si hay algo importante que prevendrá tu muerte es el tamaño de tu red de contactos. Tiene un efecto más importante que cualquier otra cosa, salvo dejar de fumar. Tu red social tiene un gran impacto en tu felicidad y bienestar." Para ello se basó en un estudio que analizaba a pacientes de cirugías cardíacas y los riesgos de sufrir un infarto tiempo después de la intervención... El mejor predictor de buena salud era la calidad de su vida social (por encima de peso o la medicación recetada). Lo mismo ocurría con madres de bebés recién nacido: cuanto más contactaban con familiares y amigos, menor incidencia de enfermedades.

2. El cotilleo fomenta las relaciones sociales

Porque, tal y como explicó la doctor a Jennifer Cole, del Departmento de Piscología de la Universidad de Manchester en el mismo encuentro, cuando cotilleamos, "sabemos que estamos violando la privacidad de otro y rompe reglas sociales sobre educación. Pero si alguien no cotillea nada en absoluto, no nos gusta, sospechamos."

3. Porque aquél que se encarga de saberlo todo de todos funciona como engranaje

Y esto ocurre en círculos sociales y familiares: aquél que se encarga de transmitir información sobre nacimientos, enfermedades o compromisos, entre otros, cumple la función de mantener el grupo unido.

Sin embargo, para que sus beneficios sean reales, el cotilleo debe ser sano, hacerse bien y no con oscuras intenciones: no hay que sacar provecho. "Cotillear proporciona un nivel de poder, pero es frágil," explica Donbar. "Si te ganas una reputación de alguien que cotillea negativamente, te conviertes en alguien en quien no confiar para contarle las cosas."

La tarea, en definitiva, parece más sencilla de lo que es: "Es un juego de póker complejo," explica el psicólogo. "Funciona porque tú sabes algo que otro no sabe. Puede tener un efecto positivo, pero si se va demasiado lejos la reputación del cotilla puede estar en peligro. Juegas tus cartas lo más fuerte que puedes. Intenta equilibrar, reforzar y mantener, como le haces el mantenimiento a un coche. Comparte jugosos detalles pero no te pases."