woman | El lujo de ser mujer

Las fit girls que debes seguir en Instagram

Aida Ortega | Woman.es
Ver 24 fotos

Se ha producido una fiebre por la vida sana y el ejercicio físico. Mantenernos en forma y cuidar nuestra salud ha pasado a ser una de nuestras prioridades.

Pero seamos sinceras, si todo esto no lo muestras en Instagram, no eres nadie. Nuestros follow ahora se dirigen hacia chicas que además de interesarse por la moda y la belleza se preocupan por sentirse bien. Estas 8 cuentas que te mostramos nos enseñan ejercicios diarios mediante vídeos como hace Paula Ordovás de My Peeptoes o las claves para convertirnos en una fit girl como Miriam Albero.

Antes de comenzar con la operación biquini, descubre como lo están haciendo ellas.

Jessica Semmens / INSTAGRAM

Jessica Semmens adelgaza gracias a Instagram

Araceli Ocaña | Woman.es

Que Instagram es la red social en la que más se habla de comida es una verdad universal: no solo los platos bonitos son absolutos protagonistas (a excepción de los gatos, que también reclaman su sitio) sino que hasta la etiqueta #foodporn se ha convertido en término para englobar todas esas cosas con pinta deliciosa.

Bien, pues hay personas que han decidido abrazar esta tendencia, aprovecharse de ella y sacarle partido: Jessica Semmens, de 22 años, se ha hecho mundialmente famosa (aunque en su cuenta de Instagram tiene apenas 3.000 seguidores) porque en dos años ha perdido 57 kilos, todo un éxito después de que el médico le anunciase que, debido a su obesidad, no sobrepasaría los 35. Pero no es este su único mérito, sino que esto lo ha logrado gracias a esta red social, en la que ha ido publicando sus comidas y sus seguidores las han ido evaluando: ¿es sano este plato o no? ¿Qué debería cambiar?

Así, el cambio en su fisonomía es espectacular.

Los medios ingleses se han abalanzado a reconocer el mérito de Jessica: The Sun y el Daily Mail ya le han dedicado sendos reportajes, con entrevistas incluidas: "Creí que estaba destinada a tener sobrepeso de por vida pero cuando empecé a contar calorías en una aplicación móvil y a compartir fotos de mis comidas aluciné con la cantidad de comentarios que recibía."

Un método (el de contar calorías gracias a apps móviles) en auge, aunque lo de postear sus imágenes de comida sana para motivarse es una vuelta de tuerca interesante: "Empecé a documentar el cambio en mi figura según perdía peso y fue una buena forma de ver mi progreso y mantenerme a raya cada vez que sentía la tentación de coger la caja de galletas. Si no me mantenía fiel a la dieta, no solo me estaba defraudando a mí misma, sino también a mis seguidores."

Así, Jessica publica cada una de sus comidas, sus pensamientos (y lo que cuesta probar nuevas dietas o ir cada día al gimnasio) así como imágenes de artistas en las que inspirarse a la hora de adelgazar. Tras recibir mofas durante el colegio y sentirse cansada solo al andar a la edad adulta, la joven decidió cambiar de vida.

Probó a reducir azúcares, carbohidratos, probó también la dieta Atkins y la Paleo, hasta que una app móvil le dijo cuántas calorías debía consumir al día y cómo. "Una amiga me había hablado de todas las cuentas de Instagram de comida sana, así que al principio usaba la función de búsqueda para encontrar ideas. Me ayudó a ver los diarios de otra gente que estaba perdiendo peso y me hizo darme cuenta de que podía compartir el mío," confiesa.

Y de ahí a comenzar a visitar el gimnasio solo había un paso. Y otro, que consistía en publicar sus fotos después de intensas sesiones de ejercicio. Y así, paso a paso, con gran esfuerzo, Jessica se convirtió en una abanderada de la vida sana que ahora vive sus merecidos minutos de fama.

El diseñador ha declarado que "buscaba el olor del agua fría sobre la cal caliente, que le recordara el que desprendían los muros cuando su abuela echaba agua en su Túnez natal". A partir de esa idea, la perfumista Marie Salamagne creó "una fórmula con notas frescas, acuáticas, minerales -de pimienta, rosa, freesia, peonia, al que se añadió una nota animal rodeada de almizcle, menos inocente. Más carnal".

Perfumes Alaïa y Totem de Kenzo

Marta Bonilla | Woman.es

Del primero del diseñador Azzedine Alaïa, un exquisito contraste de frescor y calidez, al nuevo Totem de Kenzo para millenials.

¿Por qué no puedo parar de correr?

El running es el nuevo deporte de moda que crea adicción.

Paola Lei | Woman.es

La carrera tiene un fascinante poder adictivo. Hay un factor químico y también hay competencia, desafío y contagio social. “El ejercicio aeróbico genera endorfinas, es algo que no pasa en el gimnasio donde habitualmente se hacen entrenamientos cruzados que combinan varios tipos de ejercicios, explica Óscar, y agrega: “Luego hay un componente social. Depende de con quien se entrene, de la forma física del grupo, del sitio donde se entrene uno será más o menos competitivo”. Este experto ha comprobado cómo en algunos grupos de corredores se presiona para reproducir modelos de entrenamiento propios de corredores de élite. “Si eres un corredor amateur - y en realidad casi todo el mundo lo es - hacer eso es un disparate”. Un estudio realizado en la Universidad de Stanford se concentró en estudiar la salud de 1.200 ultrarunners, se les llama así a los que entrenan para pruebas más duras que el maratón. Por ejemplo, el llamado IronMan. Según cuenta uno de sus autores, el doctor Eswar Krishnan, estas personas casi nunca faltan a su trabajo cuando se lesionan, y rara vez visitan al médico. En su opinión desarrollan una especie de “estoicismo” que los hace ignorar síntomas que seguramente para otra persona serían razón suficiente para ir al médico. El Dr. Krishnan insite en la idea de que estos corredores han desarrollado mecanismos para “ignorar” algunas molestias físicas de su deporte. “A cambio han conseguido estar a salvo de las enfermedades más comunes de la vida moderna”.

En este trabajo publicado en la revista PLoS One, casi todos los corredores extremos habían cumplido 40 años, no sufrían problemas de hipertensión ni de arritmia. La mayoría padecía episodios de alergia y asma después de correr, y más de la mitad había tenido al menos una lesión relacionada con la carrera en el ultimo año, suficientemente grave como para verse obligado a dejar el entrenamiento una temporada. De hecho las lesiones iban subiendo en frecuencia y gravedad según aumentaban los kilómetros corridos. Algo parecido también les pasaba a los corredores recreacionales (los que corren alrededor de 40 minutos tres veces por semana). Muchas de las lesiones eran problemas de rodilla o fracturas por estrés combinadas con alguna contusión inesperada. Por lo visto, y según este estudio, en las caídas son habituales los golpes en la cabeza. Curiosamente estas lesiones eran más comunes entre los jóvenes poco experimentados que corrían más rápido y con más intensidad. En cambio Los corredores de más de 40 años entrenaban a un paso que dominaban mejor y no se hacían daño.

Según la National Sporting Goods Association, hasta finales de 2013 en Estados Unidos había 51,450,000 corredores de todas las edades y categorías, de los cuales 30 millones salían a corren más de 50 días al año. Allí se venden 45 millones de zapatillas anuales. “Es el sexto ejercicio más popular en ese país, y por tanto tienen mucho más lesionados que nosotros, expone el doctor Vaquero que admite que “los problemas físicos pueden aparecer en cualquier corredor, pero son mas frecuentes en los que empiezan a correr con una escasa preparación o en los que sin tener nivel se imponen como reto superar pruebas de larga duración o de mucha exigencia como los maratones”. Para Óscar de las Mozas es importante marcar una diferencia: No es lo mismo correr que entrenar. “Correr es un impacto repetitivo. Para aguantarlo hay que entrenar los músculos y fortalecerlos, con sentadillas, zancadas, de piernas y ejercicios de fuerza. Son cosas diferentes”, asegura el entrenador y remata: “Correr todos los días no es bueno, y si te tienes que recuperar de un maratón a golpe de Ibuprofeno, creo que el sentido común habla por si solo”.

Si eres adicta a este deporte, no te pierdas La cara B del running.