woman | El lujo de ser mujer

¿Hay algo más irritante que la falsa modestia? Para algunos, no. | IMDB

La falsa modestia te hace insoportable, asegura un estudio

Nunca la utilices como estrategia para venderte, advierten los resultados. 

Paola Lei | Woman.es

La falsa modestia es uno de los rasgos que más pueden llegar a molestar de una persona, asegura una investigación de un equipo de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Carolina del Norte.

Según el estudio venderse como un ser humano excesivamente humilde no es más que otra forma de autobombo y autopromoción, pero de perfil bajo.

El modus operandi consiste en mostrar una ostensible modestia para llamar la atención sobre algo de lo que estás realmente orgullosa

Estos resultados publicados en la revista Journal of Personality and Social Psychology describen este fenómeno como algo muy común que se manifiesta en las relaciones cara y también en las redes sociales.

Según el estudio, los quejicas y los que hacen autobombo a las claras están mejor considerados que aquellos que practican la falsa modestia para venderse. 

El relax, una fuente de salud. | PeopleImages / ISTOCK

¿Por qué la sauna es buena para ti?

Más allá de aliviar el estrés, la sauna tiene beneficios sorprendentes.

Paola Lei

Una visita a la sauna es más que relajante. Al parecer, tienen beneficios inesperados para el corazón y las arterias, según una investigación de la University of Eastern Finland que asegura que las personas que regularmente disfrutan de una sauna tienen tasas más bajas de tensión arterial, demencia y muertes cardíacas que aquellos que no tienen ese hábito o que lo hacen con poca frecuencia. Este estudio ha encontrado un efecto directo y beneficioso de la sauna sobre la presión sanguínea, la frecuencia cardiaca y la salud vascular.

La investigación, publicada en la revista 'Hypertension', muestra que la sauna seca y caliente reduce la presión sistólica de la sangre de 137 mmHg a 130, y la diastólica, de 82 a 75 mmHg. Mientras la presión sistólica cae solo de un modo temporal, la sistólica se mantiene baja hasta 30 minutos después de salir de la sauna.

Una imagen de una sauna seca de estilo nórdico. | Malkovstock / ISTOCK

Las sesiones de sauna también mejoran la capacidad de los vasos sanguíneos de contraerse y expandirse e incrementan gradualmente la frecuencia cardiaca de un modo similar a cómo lo hace la práctica moderada de ejercicio físico. 

Por supuesto, esto no significa que estar sentado en la sauna sea tan beneficioso para los músculos como entrenar pero sí lo es para la circulación.

Además de todas estas razones, está la primera por la que la gente reconoce que visita una sauna: aliviar el estrés físico y mental, lo cual también disminuye la hipertensión.

Según el estudio, la gente que se daba entre cuatro y siete saunas a la semana conseguía los beneficios máximos. Y aunque los autores aún necesitan investigar más para dar recomendaciones concretas para prevenir enfermedades, sí señalan que esta frecuencia no sería en ningún caso dañina para la salud.

5 trucos para evitar atracones después del gimnasio

Es uno de los errores más comunes: llegar del gimnasio y atracar la nevera. Sigue estas pautas para que no te vuelva a ocurrir.

Paola Lei | Woman.es

1. Entrena antes de comer

Si siempre estás muy hambrienta después de hacer ejercicio, independiente de cuántas horas hayas entrenado o cuántas calorías hayas quemado, intenta programar tus ejercicios antes de una de las comidas principales del día. De esta manera recuperarás energía con unas calorías que ibas a consumir de cualquier manera. Esa comida evitará que te des un atracón a deshora.

2. Diviértete en el gimnasio

Pensar en el ejercicio como una obligación, en lugar de como en una actividad que te divierte te hará buscar una recompensa cuando termines tu entrenamiento. Esta recompensa que te das a ti misma suele ser en forma de comida hipercalórica. Sin embargo si consigues pasártelo bien en el gimnasio tu cerebro no va a buscar una compensación porque no ha pasado un mal rato.

3. Toma lácteos

Tomar lácteos bajos en grasa es otra manera de neutralizar los atracones pos gym, pues te harán sentir lleno hasta la próxima comida y mejorarán tu rendimiento en el próximo entrenamiento.

4. Cambia de hábitos

Muchas veces tus rutinas después del gym te traicionan. Por ejemplo, si acostumbras a salir del gimnasio e ir a picar algo con tus compañeros de clases, ese gesto puede suponer ingresar 500 calorías, independientemente de cuánto hayas quemado ese día en la clase. Lo mejor es variar a aperitivos menos calóricos o comer solo guiados por el hambre y no por la idea de recompensarnos por haber pasado una hora en el gimnasio.

5. Bebe agua en cuanto hayas terminado el entrenamiento

Reemplazar los fluidos que se han perdido durante la clase debe ser prioridad número uno. Además llenar el estómago de agua reduce el apetito, no mucho pero algo y siempre te ayudará a comer menos.

D.R.

Cuatro signos de que el alcohol puede estar dominando tu vida

La mayoría de la gente puede empezar a beber y parar cuando quiera. Aunque no siempre. 

Paola Lei | Woman.es

¿Tienes dudas sobre si tu consumo de alcohol entra dentro de lo normal o, al contrario, constituye un problema que debes afrontar cuando antes? Te facilitamos cuatro síntomas que te pueden ayudar a determinar si es el momento de poner el freno. 

1. Una vez que empiezas a beber no puedes parar

La mayoría de la gente puede beber y, después, dejar de hacerlo cuando desea. Es decir, puede apetecerles una copa de vino en la comida y eso no significa que se van a beber la botella. Pero si has perdido esta capacidad y tienes que beber mientras quede vino en esa botella debes empezar a preocuparte porque estás perdiendo el control.

2. Bebes a solas y medio a escondidas

Tomarte una copa de vino a solas para relajarte después de un mal día no es motivo de preocupación, pero si empieza a volverse un hábito y notas que te apetece beber sin testigos que te juzguen o puedan comentar que bebes demasiado es porque de alguna manera eres consciente de que tu relación con el alcohol no es saludable.

3. Bebes para sentirte 'normal'

Si para sentirte bien en una fiesta o en una cena necesitas beberte primero una copa, probablemente estés confiando demasiado en las propiedades desinhibidoras del alcohol. Otro signo de alarma es si te sientes culpable o te pones a la defensiva cuando alguien te hace un comentario sobre tu manera de beber.

4. Siempre estás poniendo excusas para beber

"Me ayuda a dormir", "mi trabajo es muy estresante", "estoy pasando una mala época"... Si estás buscando coartadas para beber es porque, incluso a ti, te parece que bebes de un modo desorganizado y descontrolado.