woman | El lujo de ser mujer

Daisy Ridley, la aguerrida 'Rey' de 'Star Wars', en los Oscar | GETTY

Daisy Ridley defiende su delgadez: "Yo también soy una mujer real"

La actriz de 'Star Wars' ha respondido a aquellos que la atacan por no tener las curvas que se presuponen a 'una mujer real'.

Clara Hernández | Woman.es

La actual tendencia de exaltación lo 'curvy' y de las 'mujeres reales' cuenta con una primera víctima. Se trata de la actriz Daisy Ridley, la delgada y flexible Rey en la última película de la saga 'Star Wars'.

Al parecer, algunos usuarios la han acusado en las redes sociales de fomentar, con su delgadez, falsas expectativas entre las chicas jóvenes, ya que las mujeres reales "tienen curvas".

Ha sido un comentario concreto, realizado por una usuaria en Instagram, el que ha provocado que la actriz interviniera. En este, aparece un fotograma de la película de 'Star Wars' donde a su protagonista se le ha añadido un bocadillo con unas declaraciones: 

El comentario que ha provocado la ira de Daisy Ridley | INSTAGRAM

"No puedo creer las falsas expectativas que estoy creando entre las chicas jóvenes. ¿Quien me escogió para el papel, de todas formas? ¿No saben que las mujeres reales tienen curvas", dice, supuestamente, Rey en la viñeta.

La réplica de la actriz no se ha hecho esperar: "Las mujeres reales son de todas las formas y tamaños, de todos los grados y valentías; con familia y sin familia. Soy una 'mujer real' como cualquier otra mujer en el mundo", escribió Daisy a continuación.

Pero no contenta con su respuesta, la actriz ha publicado después un texto bastante extenso dando más detalles sobre su postura.

"Lo que es curioso es que la mayor parte del tiempo he leído mensajes estupendos de gente de todas las partes del mundo. Gente que se identificaba con algo que tiene Rey y que no habían encontrado en otros personajes femeninos hasta ahora. Gente cuyas hijas ahora piensan que pueden hacer cosas sin la ayuda de un hombre, pero que tampoco tendrían reparo en pedir ayuda si lo necesitan. Gente a quien le encantó que 'El despertar de la fuerza' tuviera un montón de increíbles personajes femeninos. Es mucho más doloroso seguir atacando a otras mujeres que ser una mujer, ser quien quieres ser".

Daisy Ridley, la flamente 'Rey' de 'Star Wars: el despertar de la fuerza' | GETTY

La actriz, todavía, añade algunas frases a su alegato: "No voy a pedir perdón por mi aspecto, por lo que digo o por cómo vivo mi vida", y aclara que sus palabras no van dirigidas a quien 'posteó' la viñeta, sino a todo el mundo.

Numerosos usuarios han llenado de 'likes' el muro de Daisy Ridley. En cuanto al post que desencadenó la tormenta, se ha esfumado de la red social.

Las chicas de la serie 'Girls', solteras... y supervivientes en Nueva York | D.R

Chicas 'single': el fenómeno que promete revolucionarlo todo

No dependen de ningún hombre, desafían convenciones y algunos las señalan como el motor de la próxima revolución social. Bienvenidos a la república independiente de las nuevas solteras.

Clara Hernández | Woman.es

"La libertad es mejor marido que el amor para muchas de nosotras", declaró Louisa May Alcott, la popular autora de 'Mujercitas', ante una perpleja América que solo concebía el futuro de la mujer como esposa y madre.

Más de un siglo después, la soltería no solo ha dejado de ser una aberración, sino que el número de mujeres sin pareja o de aquellas que retrasan el matrimonio se ha disparado en países como EE UU. Hasta un punto que estas nuevas 'single' constituyen "una nueva categoría de ciudadano". Y un colectivo que podría cambiar el paisaje y normas de nuestra sociedad.

Al menos, esto es lo que vaticina la escritora y periodista Rebecca Traister en 'All the single ladies' ('Todas las chicas solteras'), un libro que se ha convertido en best seller nada más pisar las librerías norteamericanas. Y que la autora comenzó a escribir en 2009, cuando por primera vez en la historia de ese país el porcentaje de mujeres solteras (53%) superó al de casadas.

'Sexo en Nueva York', paradigma televisivo de soltería | D. R.

"Es un cambio radical con implicaciones políticas y sociales. Estamos asistiendo al replanteamiento total de lo que debe ser la vida de las mujeres y a la creación de un nuevo segmento de población: mujeres adultas que no son ni económica, ni social, ni sexual, ni reproductivamente dependientes del hombre", ha explicado Traister en las numerosas entrevistas que atiende estos días.

La periodista incluso asegura que los votos de las 'single' —por lo general más afines a los partidos progresistas— podrían ser determinantes para el resultado de las próximas elecciones (suponen casi el 25% del electorado), por lo que algunos políticos han incluido en sus programas guiños a algunas de sus principales demandas, como la de la igualdad salarial.

"Las mujeres solteras están conquistando su espacio en un mundo que no estaba diseñado para ellas. Están inventado una nueva república", insiste la periodista, quien también destaca su amor por la libertad y su poder para transformar, ya que entre las principales activistas y pensadoras abundan las 'single', con más posibilidades de entregar su tiempo a una causa.

Un apunte: "No estoy diciendo que estar soltera sea en sí mismo mejor que estar en pareja. Pero su aumento es un emocionante giro en la historia", aclara la autora.

GETTY

Seis modos de acabar de estropear un mal día

Dormir poco o ver el telediario pueden ser dos acciones que desencadenan en un mal día. 

Paola Lei | Woman.es

1. Dormir poco

La falta de sueño y el riesgo de depresión van juntos. Si no estás pasando una buena temporada, lo mejor es que crees una rutina y te vayas a la cama y te despiertes siempre a la misma hora. Las personas que sufren insomnio tienen más riesgo de acabar deprimidas.

2. Estresarse de más

Intenta relajarte porque el estrés crónico se relaciona con el riesgo de sufrir episodios depresivos y es una causa frecuente del origen de esta enfermedad. Vale la pena esforzase en relajarse por todos los medios posibles. Medita, haz yoga, prueba con todo.

3. Tomar mucho café o comer con mucha sal

Somos lo que comemos y bebemos y los alimentos impactan sobre nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, consumir mucha cafeína, alcohol y azúcares procesados no  va a mejorar tu ánimo si ya vienes de capa caída.

4.Tener cerca a gente negativa

Si estás deprimido rodéate de gente positiva, con buena energía y mejor humor, y trata de pasar menos tiempo con aquellos que te hacen sentir irritable y triste. Intenta reemplazar los pensamientos negativos con ideas positivas, y no pierdas tu tiempo con personas que te hacen sufrir.

5. Facebook y otras redes sociales

Facebook o Instagram puede empeorar tu tristeza. Así lo demuestran múltiples estudios. En esos sitios puedes ver lo que tus amigos y conocidos quieren enseñar de su vida , casi siempre sitios de ensueño, viajes y una relación idílica de pareja. Seguro que a ti no te va tan … a ellos tampoco, así que resiste la tentación de hacer comparaciones basadas en lo que se publica en las redes sociales.

6. El telediario o el estado del tiempo

También pueden causar infelicidad, causar sentimientos de envidia o de aislamiento social. Además, las noticias de los telediarios pueden agravar la tristeza o preocupación que puedes sentir. Si no estás bien, ahórrate la televisión y dedica más tiempo a tu hobby favorito cualquiera que este sea.

Tags:

salud

Niñas, las protagonistas de las campañas de Misiones Salesianas | Misiones Salesianas

Estas niñas no quieren ser princesas

No sueñan con vestidos largos, ni con ser Cenicienta o Blancanieves. Las niñas que no pueden ir a la escuela quieren estudiar. Una campaña de Misiones Salesianas trabaja para ayudarlas a conseguirlo.

Paka Díaz | Woman.es

Hoy, Día de la Mujer Trabajadora, Misiones Salesianas lanza su campaña 'Ellas no quieren ser princesas' para dar a conocer la realidad de millones de niñas en el mundo a las que se les va a negar ir a la escuela. Más de 60 millones de niñas que corren el riesgo de ser analfabetas.

Hablamos con Ana Muñoz, portavoz de Misiones Salesianas, de esta campaña y de la importancia de la educación.

Muñoz recuerda que, si tienen que elegir, la mayoría de las familias opta por que sean los pequeños varones los que estudien. "Las niñas son las últimas", apunta y señala que es muy importante que ellas conozcan sus derechos para que puedan reclamarlos y ejercerlos. Una niña que estudia será una mujer con una mayor capacidad de decisión sobre sí misma, que podrá participar en su comunidad y será más difícil que abusen de ella.

Los misioneros salesianos trabajan en más de 130 países, muchos de ellos en conflicto y se enfrentan a situaciones muy arriesgadas y peligrosas. Como en Yemen, donde recientemente cuatro monjas de la Caridad y otras 12 personas han muerto asesinadas en la residencia de ancianos en la que trabajaban, mientras que el misionero salesiano Tom Uzhunnalil ha resultado desaparecido. Sin embargo, Ana Muñoz asegura que nadie se va a marchar del país, ni de Siria, ni de ningún otro: "Ellos están antes, durante y tras el conflicto".

También trabajan con los refugiados en Turquía y sobre los niños y niñas que están desperdigados por Europa en terribles condiciones, con el frío y el barro mordiéndoles la carne, sin ropa para cambiar la que se les moja y con colas interminables para conseguir un bocadillo o una botella de agua. Muñoz en tajante: "Están saliendo de sus países para salvar sus vidas y les estamos diciendo que aquí no tienen sitio".

¿En qué consiste vuestra nueva campaña 'Ellas no quieren ser princesas' y por qué la lanzáis ahora?
'Ellas no quieren ser princesas' quiere cumplir con un doble objetivo. Por un lado, sensibilizar y da a conocer la realidad de millones de niñas en todo el mundo. En el Norte, nuestras niñas sueñan con ser como Frozen, Blancanieves o Cenicienta… pero para millones de niñas su sueño es poder ir al colegio. El otro objetivo, es la recaudación de fondos para seguir trabajando para que las niñas puedan ir a la escuela y seguir fortaleciendo el papel de la mujer en los más de 130 países en los que trabajamos. Hoy, Día de Internacional de la Mujer nos parece que es la fecha perfecta para darnos cuenta de que nacer mujer significa tener más probabilidades de ser pobre y de vivir la exclusión.

Más de 500 millones de mujeres en todo el mundo no saben leer ni escribir. ¿Cuántas niñas están en riesgo de convertirse en analfabetas?
En la actualidad, más 60 millones de niñas y chicas jóvenes no van a la escuela y tienen un alto riesgo de ser analfabetas. Las mujeres y las niñas en los países del Sur son las que se hacen cargo de las tareas del hogar. En muchas ocasiones, las crían son las que andan kilómetros para ir a buscar agua, por ejemplo. Además, hablando de países empobrecidos, las familias suelen apostar por los hijos varones en el caso de que alguno pueda ir a la escuela. Las niñas son las últimas.

Los matrimonios forzosos son todavía frecuentes en India | Misiones Salesianas

¿Cuál es la labor de Misiones Salesianas para ayudar a estas mujeres y conseguir que estas niñas tengan acceso a la educación?
En el caso de las niñas, los misioneros salesianos trabajan para que puedan ir a la escuela. Apoyamos que el lugar de las niñas y los niños es el colegio y el patio de recreo. En ocasiones, para que las niñas puedan ir al cole es tan sencillo como hacer un pozo en el pueblo o aldea. Además, los misioneros trabajan con las familias para que vean la importancia de que sus hijas estén educadas y, al menos, sepan leer, escribir y expresarse. Con las mujeres el trabajo es similar, también buscamos el fortalecimiento del papel de las mujeres en sus comunidades. Los misioneros trabajan con grupos de mujeres que a su vez trabajarán con las mujeres de sus pueblos. Se dan cursos de alfabetización, de mantenimiento de la familia, de higiene, de alimentación… Pero, además, se les dan a conocer sus derechos. Las mujeres son la columna vertebral de las familias. Otra de las labores que realizan los misioneros salesianos en muchos lugares es el apoyo a las menores que quedan embarazadas y son expulsadas de sus familias… en la India, por ejemplo, los Salesianos trabajan para evitar matrimonios forzosos. Lo cierto es que el trabajo se adapta a las necesidades de las mujeres y niñas de cada país.

¿Crees que tantos cuentos de princesas, tantos vestidos largos y sueños de purpurina tapan el drama de estas niñas?
En Misiones Salesianas así lo creemos. Vivimos alejados del sufrimiento de millones de personas. Son realidades muy lejanas y, generalmente, no pensamos en ello. Vivimos en nuestra burbuja. Los cuentos de princesas con un maravilloso príncipe azul han hecho un poco de daño a las mujeres, pero poco a poco las cosas van cambiando. Aunque hoy todavía nos queda mucho por hacer.

¿Cómo se puede educar a las niñas para que sean mujeres fuertes?
Una niña que va a la escuela va a tener una vida muy diferente a otra que no pueda hacerlo. Una niña que va al colegio va a mejorar su calidad de vida y la de los suyos. Va a tener más y mejores herramientas para enfrentarse al futuro. Encontrarán un mejor empleo, mejorarán los hábitos de higiene y de alimentación de la familia, se casarán más tarde, vivirán su maternidad de manera más responsable… Además, conocerán sus derechos y querrán ejercerlos, será más difícil que las exploten o abusen de ellas, participarán en la toma de decisiones de sus comunidades… En Misiones Salesianas decimos que educar a una mujer es educar a un pueblo.

Los misioneros salesianos trabajan en más de 130 países, muchos de ellos en conflictos y en zonas remotas a las que no llega nadie a ayudar. Por ejemplo, en Yemen donde, hace unos días, en Aden, la segunda mayor ciudad del país hubo un brutal ataque en el que fueron asesinadas 16 personas de un asilo el guardia de seguridad, once ancianos y cuatro misioneras de la Caridad que trabajaban como enfermeras en el centro. ¿Van a seguir trabajando allí?
Bueno… en Yemen, en ese ataque del que hablas… también un misionero salesiano, Tom Uzhunnalil, ha desaparecido. El misionero vivía allí con las hermanas desde que en septiembre atacaran nuestra parroquia. Desde el día del ataque, no hemos sabido nada de él, a pesar de los esfuerzos por conocer su paradero. Más allá de Yemen… la realidad es que los misioneros salesianos en zonas en conflicto, como RCA o Siria, no se plantean dejar de trabajar allí. Tienen claro que están para servir a la población. Los misioneros salesianos están antes, durante y tras el conflicto. Su vida es un ejemplo de compromiso con quienes más les necesitan. Misiones Salesianas no puede más que estar también a su servicio y apoyarles en todo lo que necesiten.

¿Consideras que los medios están informando lo suficiente sobre lo que ocurre en Yemen?
El conflicto de Yemen está pasando desapercibido en los medios de comunicación. No sólo el asesinato de las hermanas y la desaparición del misionero salesiano, sino del propio conflicto en sí. No sabemos, o muy poco, qué está ocurriendo ni cómo está la población. Esa es la realidad.

Misiones Salesianas denuncia que 300.000 niños son obligados a participar en la guerra en países como Siria, República Centroafricana, Yemen, Sudán del Sur y Somalia. Niños que tampoco sueñan con ser príncipes.
Pues tampoco. La realidad de los niños soldado es, además, muy compleja. Por un lado, están que se enrolan a las milicias y grupos armados porque les ofrecen una familia y dinero. Son menores abandonados y en situación de abandono que no se sienten queridos. Así, si les dan una razón para luchar y un sentido de pertenencia… ellos harán todo. Pero también están los menores que son secuestrados por los grupos. Lo que sí tienen en común es que son niños a los que se les roba su infancia. En vez de jugar con coches o pelotas, su juguete es el fusil. Sin embargo, la experiencia nos dice que, a pesar de no ser fácil, con apoyo estos niños pueden reinsertarse en la sociedad.

Estos días, los refugiados en suelo europeo están hacinados en el barro de la lluvia, apenas sin ayuda y tiendas de campañas, sin organización. ¿Estamos fallando a los niños refugiados?
Creo que sí, que de algún modo no estamos haciendo bien las cosas. Los niños y niñas están saliendo de sus países para salvar su vida y les estamos diciendo que aquí no tienen sitio. En Turquía, por ejemplo, los misioneros salesianos trabajan con niños y niñas y están atendiendo a más de 300 y dando apoyo a las familias. Pero somos un granito de arena. En Misiones Salesianas queremos que 2016 sea el año de los niños y niñas bajo el paraguas de la campaña 'Ellos Me Importan'. Millones de niños y niñas en todo el mundo están pasando por situaciones muy difíciles antes de tiempo. Deberíamos luchar porque puedan vivir su infancia entre juegos, risas y cuadernos. Así entendemos que debería ser y, por ello, nos remangamos cada día.