woman | El lujo de ser mujer

Gtres

¿Es bueno que los niños tengan deberes?

La OMS ha dado la señal de alerta: los niños españoles pasan demasiadas horas haciendo deberes escolares. Como consecuencia, muchos padecen estrés y pueden poner en riesgo su salud.

Paka Díaz | Woman.es

El hijo de mi amiga Emilia saca buenas notas, es un niño activo y alegre. Como actividades extra escolares va a clases de inglés, a fútbol y a baloncesto. Además, cada tarde, suele tener que hacer deberes escolares. También los fines de semana y en vacaciones como las de Pascua. Más de una vez he asistido a como mi amiga y/o su marido le decían al pequeño que no remoloneara y se pusiera de una vez a terminar las tareas. También he visto como ambos le ayudan a hacerlos. Cuando les pregunté qué opinaban de que los profesores mandaran deberes, ambos dijeron que no les parecía mal, que eran necesarios y que sirven para fijar conocimientos, etcétera. Sin embargo, ella reconoce que, a veces, su hijo le da pena y que alguna vez él le había preguntado desanimado: “Mamá, ¿cuándo voy a tener tiempo para jugar?”

Como mis amigos, muchos padres españoles fluctúan entre la creencia del aprendizaje que supuestamente conlleva hacer deberes, y el hastío ante tanta tarea de los niños. Todos ven que a veces son excesivos aunque creen que, “si los mandan será por algo”. Pero, ¿es cierto? Hay quien opina que no. O, al menos, no como están planteados hasta ahora. Y, además, la sensación de que los niños están cansados es una realidad. Según un reciente informe auspiciado por la Organización Mundial de la Salud, los niños españoles se sienten agobiados por las tareas escolares. La OMS advierte de que tanto estrés puede poner en riesgo su salud y causarles dolores de cabeza o abdominales, de espalda o mareos, además de hacerles sentirse tristes, tensos o nerviosos. España aparece como el cuarto país en este ranking-, sólo superado por Malta, Escocia e Islandia. Uno de los principales motivos es que, según el informe PISA, España dedica 1,6 horas semanales más que en el resto de Europa a las tareas escolares en el hogar: una media de 6,5 horas a la semana, cifra sólo superada por Polonia con 6,6 horas semanales, Irlanda con 7,3 horas, Italia con 8,7 horas y Rusia con 9,7 horas. Por contra, en Finlandia, el país que se ha convertido en referente educativo de toda Europa, sólo dedican a la semana 2,8 horas a los deberes. Lo ideal, allí, es que no superen la media hora diaria. Por eso, muchos padres y madres se han cansado de esperar y están pidiendo que se racionalicen los deberes o que, directamente, desaparezcan.

Eva Bailén era una madre cansada de cómo su hijos, y los niños y niñas que veía en su entorno, estaban “perdiendo su infancia en vez de jugar”. Así que decidió hacer algo y lanzó una campaña de recogida de firmasPor la racionalización de los deberes en el sistema educativo español’ en change.org. “Ya he conseguido ya más de 200.000 apoyos, que se hable del tema en los medios, que los padres afectados estén más informados y sean más conscientes del problema”, explica Eva, para quien la experiencia con los deberes de sus hijos es muy frustrante. “Me parece injusto e incluso contraproducente para el aprendizaje que desde temprana edad estén sometidos a esas horas extras, sin poder desconectar de la escuela por las tardes, los fines de semana, ni en las vacaciones. El que más pena me ha dado siempre ha sido mi hijo mediano, a menudo desbordado, muy presionado por unos deberes que hacía sin gran esfuerzo intelectual, pero con los que no aprendía nada nuevo, ya que solo consistían en repetir cuentas que ya sabía hacer, o en copiar del libro de texto, sin lugar a la creatividad”. Eva, como muchos educadores, padres y madres, está en contra de las tareas extra en los cursos de primaria y, sobre todo, de los deberes repetitivos, no personalizados. “Esos que se mandan para ocupar el tiempo de los niños. Se pueden proponer otros más creativos, que se puedan poner en práctica en la cocina de casa, en el supermercado, o en el día a día de la economía doméstica. Los niños deberían tener sus tardes libres para jugar y aburrirse”, opina porque cargarles de tanta actividad “a la larga puede hacer que tengan una carencia en su capacidad para tomar decisiones y, desde luego, pueden sufrir estrés, ansiedad y hastío por la escuela y el aprendizaje”.

Gtres

Hacer que los los críos actuales tengan una agenda de ministros donde, además del colegio hay numerosas actividades extra escolares puede acabar haciendo que se agoten.“Hace unos años, uno de mis hijos, con 7 años,  me dijo ‘mamá, no te ofendas, pero yo no quiero estudiar’. Me quedé de piedra. No entendía cómo un niño despierto, inquieto, curioso y creativo, como son la mayoría a esas edades tempranas, se estuviera cuestionando sus días en la escuela. Creo que fue la primera vez que empecé a plantearme el sistema educativo en general y los deberes en particular”, recuerda Laura Monge, una pamplonesa farmacéutica, educadora y autora del blog Mis trucos para educar y además colaboradora de Sin deberes, otra web dedicada a orientar a padres sobre las tareas escolares. Además, Laura tiene cinco hijos. “Nuestros niños están cansados y aburridos. Les exigimos mucho y les dejamos muy poco tiempo para ser niños, para el juego libre, para aburrirse, inventar y crear. Tenemos niños agotados, desinteresados y desmotivados”, explica. Como Eva Bailén, considera que solo debería haber deberes a partir de los cursos superiores. Para los de primaria propone la lectura como única tarea. “Una buena comprensión lectora puede mejorar el rendimiento académico de nuestros niños en todas las asignaturas, además de descubrir un placer para toda la vida. Ahora llegan exhaustos al momento de lectura”. Tras el toque que ha dado la OMS a la educación española, Laura considera que ha llegado el momento de ponerse las pilas. “No creo que haga falta esperar más. Pero, pese a tener una tasa de abandono escolar temprano que casi duplica la media europea, lejos de cambiar, seguimos hinchando los deberes de los niños y llenándoles de carga.”

Desde la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) también han preparado un documento para el próximo Ministro de Educación que haya que propone una revisión de las tareas escolares y de las sanciones que se aplican a los niños en caso de no hacerlas. “Nuestra opción es suprimirlos tanto de primaria como de secundaria. Que no haya deberes obligatorios y que no se pueda castigar o sancionar a quienes no los hagan. En el sistema actual a veces se llega incluso a ridiculizar a los niños en clase por no haberlos hecho. Eso hace que muchos críos lleguen a desarrollar síntomas de acoso escolar como ansiedad o dolores de tripa”, nos adelanta Jesús Salido, presidente de la CEAPA, de la propuesta que se quiere llevar al Ministerio de Educación.“Los deberes crean desigualdad social y generan una triple presión sobre los niños. Social porque parece que si no los hacen no se esfuerzan y no generan hábito de estudio, institucional porque se crea desde el propio sistema y familiar porque condicionan tanto las relaciones entre la familia como el ocio de toda ella”, explica Salido que además considera que el estudio de la OMS les da la razón. “A nadie nos gusta tenernos que llevar trabajo a casa. A los niños y la niñas tampoco. Los deberes nos estresan a todos”, concluye.

Sin embargo, desde la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) consideran que suprimir los deberes puede conllevar un aumento del fracaso escolar. Por eso, consideran necesario que la familia se implique con el fin de estimular el aprendizaje y para ello los deberes son primordiales ya que, además, refuerzan la capacidad de razonamiento y memoria en los niños. Pese a defenderlos, la CONCAPA también considera que es necesaria una racionalización, para que los pequeños no tengan una carga excesiva de trabajo.

Y mientras el debate sigue abierto en España, en la escuela de primaria Sun Valley, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, han decidido pasar a la acción. Tras observar que tanto los progenitores como los niños estaban agobiados con los deberes escolares, decidieron replantearse la función de la educación. Se hicieron una pregunta: ¿cuál es el objetivo de los deberes cuando los niños ya pasan 7 horas en la escuela? Como respuesta, decidieron dejar de mandar tareas para hacer en casa. El director de este centro educativo, Gavin Keller, asegura que gracias a ello han conseguido un aumento de los resultados académicos, de los niveles de motivación y de la lectura entre los estudiantes. “Nos aseguramos de que las horas que pasan en la escuela estén tan centradas en la tarea y tan llenas de diversión que después haya tiempo de hacer deporte, estar con sus amigos y  que por la noche todavía tengan energía para leer antes de dormir”, explica Keller.

Pinterest

¿Qué tipo de reloj biológico tienes?

A unos les cuesta mucho madrugar mientras otros saltan de la cama antes de que suene la alarma del teléfono (porque, a ver ya nadie usa despertador). A unos se les cierran los ojos a las 22:00, mientras otros no se meten en la cama antes de la una de la madrugada.

Paola Lei | Woman.es

El doctor Michael Breus ha llegado a la conclusión de todo se explica porque cada persona requiere un ajuste diferente y tiene un tipo de reloj biológico. Lo dice en su libro 'The power of When: The best time to do everything real' ('El poder del cuando: El momento óptimo para hacerlo todo'). Según el experto en sueño, existen cuatro cronotipos diferentes identificados, a los que ha bautizado con nombres de animales. A saber, delfín, león, oso y lobo. Se trata de saber qué animal somos y tratar de adaptar nuestros horarios a los mandatos de la biología.

1. La delfina

via GIPHY

Duermen con medio cerebro en alerta porque necesitan no perder de vista a sus posibles depredadores. Si tu sueño es liviano, te despiertas ante el menor ruido, normalmente no tienes ganas de dormir y sufres de insomnio eres uno de ellos. Las personas que responden a este cronotipo son inteligentes, extrovertidos y tienen una intensa vida social y muchos amigos. Físicamente, son delgados, y su metabolismo basal es rápido. Estos serían los horarios de un delfín:

6:30 Ya están despiertos.

7:30 - 9:00 Desayuno.

9:30 - 12:00 Un café porque ya estarás con la cabeza embotada.

13:00 - 14:00 No tendrás hambre pero es tu hora ideal para comer. Breus aconseja tomar una sopa o una ensalada, algo ligero que te mantenga despierto.

15:00 - 16:00 En un mundo ideal deberías echarte la siesta, si no puedes sal a dar un paseo.

17:00 - 18:00 Estarás fresco para empezar una nueva tarea o un trabajo que requiera esfuerzo intelectual.

Antes de las 19:00 No comas aunque tengas hambre, estarás en modo hiperactivo y comerás por impulso y ansiedad, mucho más de la cuenta con toda probabilidad.

19:30 - 20:00 Es tu momento del día con más energía. Aprovéchalos, ve al gimnasio o sal a correr.

20 - 20:30 En teoría es el momento perfecto para tener sexo aunque reconozco que el timing es un poco inadecuado. Teniendo en cuenta que el experto en cuestión es anglosajón debemos explicar que da por hecho que a las 20:30 ya has terminado de cenar y lo que recomienda es que aproveches este momento de relax para tu relación de pareja y que utilices el sexo como un relajante que te prepare para dormir. Extrapolando esta situación a los horarios españoles, diríamos que después de comer, entre las 21:30 y las 22:00 es un buen momento para tener sexo.

22:00 - 23:30 Se te cierran los ojos, tienes que hacer verdaderos esfuerzos para no irte a la cama.

23:30 Es tu hora ideal para conciliar el sueño, no intentes meterte en la cama antes porque te vas a desvelar. Si en 20 minutos no te has dormido levántate de la cama y ponte hacer algo y vuelve a intentarlo pasados 15 minutos. Los delfines apenas necesitan seis horas de sueño.

2. La leona

via GIPHY

Te levantas prontísimo antes del amanecer, muy alerta y lista para la acción. Si te levantas con mucha energía y ganas de comerte el mundo este es tu cronotipo. Suelen ser líderes innatos, con una mente analítica y muy metódicos. Comen bien y rara vez tienen sobrepeso.

5:30 - 6:00 Abres los ojos con una energía desbordante y sin haber tomado café. Lo ideal es que desayunes cuando te levantes y bebas dos vasos de agua.

6:00 - 7:30 Es la hora del sexo.Los leones madrugan pero no necesariamente saltan de la cama inmediatamente.

7:30 Es la hora ideal de desayunar pero antes de las 10.00 necesitarás un tentempié porque no paras y necesitas reponer fuerzas.

10:00 - 12:00 Tu mente está muy despierta y es el momento más productivo del día, aprovéchalo.

13:00 Deberías comer a esta hora, pero bueno si vives en España seguro que no lo harás antes de las 14.00. Debes evitar los carbohidratos pesados, ya que te producirán sueño.

17:00 Ya llevas diez horas en pie y a toda máquina y el cerebro empieza a enviar los primeros signos de agotamiento. Deja que tu mente divague y date un descanso.

17:00 - 18:00 Es la hora ideal para ir al gimnasio. Ahí lo dejo.

19:30 En un mundo ideal, que no es España, es tu hora de cenar, dice nuestro experto. Lo que significa es que eres de cenar temprano como los guiris, pero aquí seguramente te pondrás a ello a las 21.00 como pronto. Si tomas alcohol después de esta hora tendrás problemas para dormir, tu organismo no podrá metabolizarlo.

20:00 - 22:00 Ya estás muerta de cansancio, no das más de ti. Solo piensas en la cama, sin embargo debes aguantar y no dormirte hasta que pasen un par de horas.

22:30 - 1:30 Ahora sí puedes caer en la cama como una piedra para descansar hasta el día siguiente sin sobresaltos.

3. La osa

via GIPHY

Se mueven con el ciclo solar, con muy activos durante el día y se van apagando a medida que el sol se pone. Eres del cronotipo oso si necesitas dormir ocho horas y siempre te despiertas con sueño. Los osos tienen hambre todo el tiempo y pican mucho suelen tener siempre algunos kilos de más. Son sociables y abiertos. Casi la mitad de los seres humanos perteneces a este cronotipo. Si no, abre la ventana, y exponte a la luz natural cuanto antes.

7:30 - 9:00 Hora de desayunar. Puedes comer mucho, mejor proteínas que carbohidratos y tómate un buen café.

9:00 - 10:00 Lo mejor es que vayas andando al trabajo y te expongas a la luz solar, es tu activador natural. Llegarás al trabajo más despierto.

10:00 - 12:00 Es tu mejor momento intelectual del día, aprovecha ese intervalo para hacer trabajos que requieran concentración o representen algo de dificultad. También es buena idea tomarte un segundo café.

12:30 - 13:00 Te mueres de hambre, pero te apetece grasa, carbohidrato, algo denso, con muchas calorías … según el experto no es buena idea dar rienda suelta a tu deseo y deberías ¡atención! hacer 30 minutos de ejercicio físico para acelerar el metabolismo. Además, recuerda a los osos glotones que el almuerzo debe tener la mitad de calorías que el desayuno, y el doble que las de la cena.

14:00 Matas por un trozo de chocolate pero debes pensar en otra cosa y aguantar un poco.

15:00 - 16:00 Ahora sí puedes permitirte picar algo, queso, galletas o frutas, no más de 250 calorías.

19:00 Tienes hambre otra vez, por ti te lo comerías todo, pero la ciencia manda a hacer deporte, y si es en grupo, mejor.

20:30 Si has llegado hasta aquí sin picar te mereces una buena cena, esta sería tu hora ideal y luego no volver a probar nada hasta el día siguiente.

22:00 Hora de relajarse, leer o hablar con la familia o incluso de darse un baño caliente si te apetece.

23:00 Apaga la tele, el ordenador, mira por última vez el móvil y vete a la cama. Si puedes repite la dosis de sexo, pero no vuelvas a comer. Te dormirás enseguida.

4. La loba

via GIPHY

Son seres noctámbulos. Te cuesta despertarte antes de las 9:00 y aunque tomes dos cafés sigues atontado toda la mañana. Tu pico de vitalidad se manifiesta a medianoche. Eres temeraria, y tiene éxito con los chicos. Te gusta beber y comer alimentos ricos en grasa y azúcar, no es raro que tengas algo de sobrepeso. Son creativos y tienen un humor variable.

7:00 - 7:30 Llevas media hora tratando de salir de la cama. Este, como todos, será un día duro. Nuestro experto recomienda que te pongas dos alarmas con 20 minutos de diferencia entre ellas.

7:35 No te da tiempo a desayunar pero no hacerlo es un error el día se te hará cuesta arriba y tampoco lo has empezado con muy buen pie. Es hora de hacer la primera comida del día rica en proteínas. Aprovecha para beberte dos vasos de agua. Si puedes renuncia al café.

8:30 - 9:00 Sigues dormido y vas con el piloto automático puesto camino al trabajo. Si puedes ir dando un paseo no te sentará nada mal.

10:00 - 11:00 Empiezas a ser persona. si estuvieras en casa sería un buen momento para tener sexo… pero nada es perfecto. Tómate un café.

13:00 Ahora sí estás a pleno rendimiento. Sal a comer fuera con tus compañeros del trabajo.

15:00 Ahora es cuando empieza tu jornada laboral, estás a tope de actividad.

17:00 - 18:00 Estás en tu mejor momento, te puedes comer el mundo. Es el momento idóneo para tener reuniones, videoconferencias, arrancar nuevos proyectos. Tus compañeros te miran mal, claro.

19:00 - 20:00 Hora de hacer algún deporte o actividad física.

21:00 Hora de cenar.

22:00 - 23:00 Es tu hora ideal para tener sexo.

23:00 Metete en la cama y no olvides dejar configuradas tus dos alarmas que mañana será otro día.

Tags:

salud

Foto: Gtres

Todo sobre el pan de espelta, el supercereal de moda

Además de ser uno de los más demandados, es perfecto para una buena digestión y una dieta equilibrada.

Woman.es

El pan de espelta se ha convertido en poco tiempo en uno de los imprescindibles de todos aquellos a los que les gusta cuidarse, gracias entre otras cosas, a sus innegables propiedades nutricionales y a su excelente sabor. Contiene mucha fibra y un gluten mucho más fácil de digerir que el del trigo, además de provocar menos alergias.

Moncho López, de las panaderías Levadura Madre, nos cuenta los secretos de un cereal milenario que está más de moda que nunca. Su nombre oficial es Triticum Aestivum y empezó a cultivarse en Irán hace al menos 7.000 años, aunque no llegó a Europa hasta la Edad Media. En poco tiempo se convirtió en un cereal muy apreciado gracias a su capacidad para adaptarse a climas fríos y húmedos, por lo que su cultivo se extendió rápidamente por Centroeuropa. Sin embargo, con el tiempo y la mecanización agrícola, el trigo fue ganando terreno y la espelta cayó en el olvido, debido entre otras cosas “a su pequeño tamaño y a lo difícil que es su panificación”, como nos comenta Moncho López. 

Además, cuenta con numerosos componentes que lo hacen todavía más interesante, como proteínas, grasas, carbohidratos, fibra, sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, zinc, hierro y vitaminas tipo E, B1, B2, B3, B6 y B9 por cada 100 gramos. Perfecto para mejorar las digestiones “En los últimos años se han recuperado algunos cereales un poco olvidados, sobre todo para tratar de solucionar la gran cantidad de problemas digestivos que han aparecido en la sociedad moderna. Entre otros hemos dado con la espelta, un cereal que se digiere mucho más fácilmente que el trigo” cuenta Moncho, en cuyas panaderías vende este tipo de pan cada día, siendo uno de los que mayor éxito tiene.

Foto: Gtres

“La espelta es un cereal que contiene gluten, pero a diferencia del trigo, este es de mala calidad, refiriéndome a que es un gluten débil y esto es precisamente lo que hace que su digestión sea más sencilla” añade Moncho. A esto se suma que la espelta, o escanda como se la conoce en Asturias, contiene magnesio, calcio, selenio, hierro, manganeso y zinc, además de betacaroteno, vitamina E y vitaminas del complejo B, especialmente niacina, que está especialmente indicada para los problemas digestivos. El pan de espelta es muy energético, pero aporta menos calorías que el elaborado con la harina de trigo clásica, su consumo diario ayuda a disminuir los niveles de colesterol y regula el metabolismo. También causa menores problemas alérgicos que el trigo y gracias a su alto contenido en triptófano, estimula la producción de serotonina.

Más saludable que el trigo y con un gran sabor La espelta es un cereal pequeño y con mucha cáscara, por lo que es complicado adaptarlo a las grandes producciones industriales, sin embargo “esas mismas características lo hacen más que interesante para los pequeños artesanos como nosotros, que podemos hacer panes más saludables que los de trigo y casi con el mismo sabor” asegura Moncho.

Pero no todo son ventajas, porque a pesar de que su consumo ha aumentado muchísimo en los últimos años, los agricultores aún no han tomado conciencia de ese cambio en el consumidor final, de modo que las producciones de espelta son muy bajas y eso repercute en el precio: “En definitiva, el pan de espelta es un poco más caro pero a cambio es mucho más digestivo y tiene un gran sabor. En contrapartida, para el panadero supone un mayor esfuerzo en la panificación y en los costes, por lo que no todos los panaderos están dispuestos a trabajarla. Sin embargo, en Levadura Madre es el que más vendemos”.

Foto: D.R.

 

Foto: Instagram | @belenhostalet

Apúntate a la 'no dieta' con 4 pasos

¿Seríamos capaces de incorporar estos trucos a nuestra rutina?

 

Paola Lei | Woman.es

La No DIETA es un compendio de pequeñas trampas y estrategias de autoengaño para convencerse de que uno no está a régimen y, sin embargo, mantener unas normas propias de quien está oficialmente a dieta.

Se basa en cuatro trucos fundamentales, igual podríamos entrar en ese selecto club de los que nunca se ponen a dieta (o eso dicen). Veamos al menos cómo lo hacen:

1. Esconden sus caprichos y pequeños pecados en el último cajón o en tuppers opacos

Se trata de ocultar las tentaciones: esconder esa tableta de chocolate o esas galletas de mantequilla detrás de la última estantería, para escapar de la necesidad irrefrenable de zamparnos una (o varias antes de dormir). Estas personas que nunca se ponen a dieta se auto engañan, no se dicen a sí mismos: “El lunes empiezo …” pero guardan esos caprichos en lugares inaccesibles y recónditos hasta que terminan por olvidarlos. Es lo que dice Brian Wansink, autor del libro 'Mindless Eating: Why we eat more than we think' (Comer sin pensar: Por qué comemos más de los que pensamos). En sus investigaciones Wansink descubrió que cuando las personas tenían los chocolates guardados en un bol transparentes comían un 70% más que cuando las golosinas se guardaban en un bol opaco.

2. Practican el minimalismo

Esto quiere decir que no acumulan comida como si aún no hubiera terminado la pos guerra. Si tienes la nevera llena acabarás comiendo de más. Para evitarlo suelen hacer una purga mensual del frigorífico y tirar todo lo caducado o lo que ya sabes que no comerás. Su objetivo es poder dejar dos centímetros de distancia entre cada pieza guardada en la nevera y evitar así hacer montones y pilas de cosas.

3. Tienen siempre algo sano listo para  comer

Si tienes un repentino ataque de hambre no se te ocurrirá pelar una zanahoria, es mucho más probable que abras una bolsa de patatas fritas. Para minimizar ese riesgo debes ponerte muy fácil comer frutas y verduras. Los adscritos a la 'no dieta' limpian, pelan y cortan zanahorias, kiwis y manzanas y los guardan en la nevera. Serán muy útiles para tu próximo atracón nocturno. “Tienes tres veces más probabilidades de comer lo primero que encuentras a mano”, señala Wansik en su libro.

4. Cuelgan el recibo de la compra en un lugar visible, por ejemplo la puerta de la nevera

Funciona como una especie de inventario de las cosas saludables que tienes para comer, y a la vez como un recordatorio para escoger alimentos sanos sobre otros que no lo son ¿Qué mejor manera de animarte a comer ese queso de cabra orgánico con ese tomate kilómetro cero que acordarte de lo que te costaron en el mercado orgánico del barrio?