woman | El lujo de ser mujer

5 malos hábitos del gym que debes abandonar ya

Paola Lei | Woman.es

Si pasas horas y horas en el gimnasio y no consigues ver el resultado que te gustaría quizás es hora de revisar tus hábitos y desterrar algunos que parece que sí pero luego no. Veamos:

1) Quemar la elíptica

Es una máquina con buena fama porque reduce el impacto en las articulaciones. Sin embargo, para muchos preparadores personales es una máquina aburrida que no desafía al que la usa, con lo cual nunca sales de tu zona de confort. Quizás por eso su efectividad es menor que la de otros equipos de la sala. Es mejor hacer 20 minutos mezclando varias practicas, correr, pesas, estiramientos que pasarse 45 minutos en la elíptica.

2) Entrenar mucho tiempo pero con un paso moderado

Tienes un cuerpo maravilloso que entre otras tiene la capacidad de adaptarse a cualquier nivel de actividad. Así que si no lo fuerzas el va a administrar sus energías sin tocar sus reservas y sin perder nada de peso. Por eso lo más conveniente e sir cambiando de entrenamiento con frecuencia e ir cambiando y subiendo la intensidad. Si te desafías a ti misma con 30 minutos de ejercicio intenso sin parar con paradas de entre 15 y 30 segundos conseguirás mejores resultados que si sigues ejercitándote a un ritmo pausado durante una hora. La idea es dar el 100% en 30 minutos en lugar del 75% en una hora.

3. Revolotear por el gimnasio sin un plan concreto de entrenamiento

Puede ser que ir de un sitio a otro mirándote en cada espejo mejore tu autoestima y tu vida social pero seguro que no notarás ningún efecto en tu cuerpo ni en tu peso. Intenta ir al gimnasio con un programa cerrado de ejercicios o en el horario de una clase. No te distraigas ni distraigas a los demás.

4. Hacer demasiado cardio…

Y muy poco entrenamiento de fuerza y resistencia. Seguro que te han dicho muchas veces que el ejercicio cardiovascular quema más calorías, ¿verdad? Y es cierto que con una hora en la cinta de correr quemas unas 400 calorías. Sin embargo con un entrenamiento de pesas, una clase de Body Pump o una sesión de Cross Met elevas tu frecuencia cardiaca, construyes músculo y también quemas calorías, incluso mucho después de haber terminado el entrenamiento.

5. Vas sola al gimnasio

Si antes te recordamos que al gimnasio no se va a hacer vida social. Ahora te decimos que hay un término medio. Tampoco te conviertas en la ermitaña del gym, esa antisocial que no dice ni Buenos Días. No, entrena y haz amigos. Sí se puede hacer ambas cosas, no a la vez, pero sí una primero y la otra después. Pero el gimnasio se tiene que convertir en un lugar donde te apetece ir y donde te lo pasas bien. Por eso no es mala idea apuntarse con alguna amiga o con la pareja (si estás dotada de gran poder de convencimiento). Ir solo es aburrido y muy probablemente abandonarás tus Buenos propósitos en un par de meses.

Fotograma de 3 bodas de más.

10 alimentos contra la astenia primaveral

La palabra astenia proviene del griego y significa “sin fuerza”. Y así es como te sentirás si te atrapa: cansancio, apatía, sueño, falta de energía… Esa sensación de bajón y de no tener ganas de nada que afecta a la mitad de la población con el cambio de estación. Si quieres esquivarla, pon de tu parte reforzando la presencia de estos alimentos en tu dieta.

C. Ávila | Woman.es

1. Frutos secos. Son pura energía en formato de bolsillo, además, su alto contenido en magnesio tiene efecto antiestrés, te ayudará a reducir la ansiedad y la irritabilidad y mejorarán la calidad del sueño.

2. Plátano. Si es lo que come Rafa Nadal entre raquetazo y raquetazo para reponer fuerzas, por algo será. Si tomas uno a media mañana tendrás energía para las horas siguientes. Además posee triptófano, aminoácido esencial que promueve la liberación de serotonina. Otras frutas ricas en triptófano son la piña, el aguacate y la ciruela.

3. Avena. Es uno de los cereales más completos ya que contiene proteínas, grasas insaturadas, carbohidratos, minerales y fibra. Además es una fuente de de vitaminas B6 y B5 (relacionada con los cambios de humor y la fatiga). Una ración en el desayuno te ayudará a evitar los bajones de energía.

4. Lechuga. Igual que otros vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas…) contribuirá a tu buen estado de ánimo gracias a su elevado contenido en ácido fólico. Su carencia se hace patente en forma de fatiga e irritabilidad.

5. Dátiles. Ricos en hierro, magnesio, vitamina B3 y ácido fólico, son una bomba de energía para los músculos y también para el cerebro: incrementan la capacidad intelectual y la agilidad mental.

6. Tofu. Su elevado contenido en proteínas favorece la producción de dopamina, adrenalina y noradrenalina, que favorecen el estado de alerta. Si no te puedes permitir andar todo el distraída y en las nubes, súmalo a tu dieta.

7. Pescado y mariscos. ¿Quién no ha tenido alguna vez esa sensación de que las neuronas se le han declarado en huelga? El marisco es rico en zinc, un mineral que también está presente en las legumbres, la carne y los frutos secos, agiliza la comunicación de las neuronas entre sí. Además, el alto contenido de estos alimentos en grasas saludables, fósforo y vitamina D, estimularán la función cognitiva.

8. Yema de huevo. Uno de sus componentes es el selenio, favorece un mejor estado de ánimo, además es un alimento especialmente nutritivo para el cerebro por su contenido en dos aminoácidos esenciales: la colina y la luteína que favorecen la memoria, el pensamiento y otras funciones cognitivas.

9. Té. Además de la cafeína (presente en otros alimentos como el chocolate y el café), el té posee un aminoácido propio, la L-theanina, que mejora el sentido de alerta, el tiempo de reacción y la memoria.

10. Chocolate negro. ¡Claro! No podía faltar en esta lista. Contiene un estimulante natural, similar a la cafeína, que ayuda a mantener la atención, además hace que el cuerpo segregue endorfinas lo que ayudara con los síntomas de tristeza, negatividad...

Nuevo método de desintoxicación: 'El sentimiento del intestino'

Woman.es

'El sentimiento del intestino' es lo último en desintoxicación. El método mas efectivo para el bienestar corporal y emocional.

Leonor Martín Monge, autora del libro con dicho nombre, cuenta que estamos expuestos a multitud de sustancias tóxicas que afectan muy directamente a nuestro intestino, que trabaja a destajo para procesar todo lo que ingerimos y también lo que nos afecta emocionalmente. A menudo, explica Leonor, reacciona de forma adversa para llamar nuestra atención.

La solución al problema es descubrir cómo funciona un órgano del que en general sabemos muy poco, y, en segundo lugar, aplicar un simple cambio de hábitos que puede ayudarnos a superar con éxito muchas enfermedades, dolencias y molestias. Para ello, trabajaremos en tres etapas: una, en la que analizaremos el estado del cuerpo, las necesidades y problemas personales y el nivel de intoxicación; dos, desintoxicar, eliminando acidificantes (azúcar, pollo, panes blancos...) y apostando por los alcalinizantes (limón, uva, almendras, judías blancas...) y, finalmente, llegará el turno de la regeneración y mantenimiento, con hidroterapia de colon, por ejemplo, y con una dieta más sana a basa de cereales integrales, frutas y verduras, entre otros.

Leonor Martín Monge es una prestigiosa terapeuta precursora en la dieta de hidroterapia de colon. La autora del libro 'El sentimiento del intestino' habla sin tapujos de lo que nunca solemos hablar y explica cómo podemos ayudar de forma totalmente natural a nuestro intestino a cumplir con sus funciones.

Esa técnica de nombre raro, mindfulness, te va a hacer mejor persona

Paola Lei | Woman.es

Seguro que habrás oído hablar mucho del mindfulness, una técnica que te ayuda a sacarle todo el jugo al presente y a intentar disfrutar con el aquí y el ahora.

Después de varias décadas estudiando las ventajas de esta técnica que tienen su origen en el budismo se ha descubierto de qué manera nos cambia la vida y nos convierte en mejores versiones de nosotros mismos. Veamos:

Te hace una persona más atenta y amable

El mindfulness incrementa la empatía y el altruismo, por eso la gente está más dispuesta a escuchar y ayudar a los demás.

Te enseña a perdonar

Los beneficios de esta práctica no son solo para quien la práctica, también para quienes están cerca, pues mejora las relaciones sociales y familiares, nos hace ser menos rígidos y más cercanos y nos hace estar más predispuestos a perdonar los errores ajenos.

Calma tus neuras

Si siempre tienes en tu cabeza esa voz que dice cosas que no te gustan el mindfulness te va ayudar a hacerla callar. El pensamiento rumiante que nos hace darle mil vueltas a las cosas solo sirve para hacernos u poco más infelices. Lo que enseña el mindfulness es que hay que estar atento al presente.

Restaura la capacidad de disfrutar

Volverás a tener experiencias muy agradables en el campo, frente al mar o leyendo un libro. Serás más creativo y disfrutarás más de las cosas de la vida porque el mindfulness te habrá enseñado a concentrarte en lo realmente importante y lo único que tienes: el presente.