woman | El lujo de ser mujer

Laura Prepon es Alex en 'Orange is the new black' | © Netflix

El 'woman power' asalta las series de televisión

La pequeña pantalla vive su particular revolución femenina. Aumenta el número de series con mujeres protagonistas, que ahora son más capaces e inteligentes.

Clara Hernandez

"No es revolucionario hablar del mundo tal y como es. Las mujeres son listas y fuertes, no juguetes sexuales ni damiselas en apuros", declaraba hace unas semanas la guionista y creadora de 'Anatomía de Grey', Shonda Rhimes, al recoger el premio que el sindicato de productores de EE UU le otorgaba por ser pionera en redefinir los roles femeninos en sus series.

Pese a las palabras de Rhimes, cuando su doctora Meredith Grey, protagonista de ‘Anatomía de Grey’, comenzó a trabajar en 2005 en el hospital que lleva su apellido, los puestos de responsabilidad de las principales series médicas de la parrilla distaban mucho de cumplir la paridad.

Hoy, sin embargo, son muchos los que hablan de la explosión ‘woman power’ en el universo seriéfilo. Aunque aún en minoría, crecen las ficciones protagonizadas por mujeres que pisan firme y rompen clichés. Y que, además, atraen a audiencias millonarias.

Estas son diez de nuestras favoritas: 

Empire (FOX). Desde que comenzó su emisión en 2015, su protagonista, Cookie (interpretada por Taraji P. Henson), trata de dominar el misógino imperio discográfico del hip hop.  Una estrella trágica cuya ficción ha logrado superar las cifras de audiencia de fenómenos como el de Don Drapper (‘Mad Men’) y pisar los talones a los zombies de ‘The Walking Dead’.

Las chicas son guerreras en 'Empire' | Fox

Jessica Jones (Netflix). La superheroína de Marvel, interpretada desde noviembre por Krysten Ritter (la novia de Jesse Pinkman en ‘Breaking Bad’) regenta su propia agencia de detectives. Se trata de un personaje oscuro y herido pero que “patea traseros”, ha explicado su productora, Melissa Rosenberg.

'Jessica Jones', una heroína de Marvel | © Netflix

The Good Wife (CBS). Su protagonista, Alicia Florrick (Julianna Margulies), pasa de esposa sumisa de un político infiel, a tomar las riendas de su vida y convertirse en una competente abogada. Una ficción mimada por la crítica, nominada hasta en 40 ocasiones por los premios más prestigiosos y que no ha dejado de aumentar de seguidores desde su estreno, en 2009.

Orange is the new black (Netflix). El drama aderezado por pinceladas de humor que se desarrolla en una prisión federal de mujeres es, desde su creación en 2013, uno de los platos fuertes de Netflix. Las vivencias de las presas centran una ficción donde los papeles masculinos no siempre salen bien parados.

Una escena de Orange is the new black. | IMDb

Scandal (ABC). Desde su agencia de control de crisis, la abogada Olivia Pope (Kerry Washington) ha de lidiar a diario con los escándalos que afectan a sus clientes, entre ellos los de la Casa Blanca. Su rol ha sido considerado por muchos como la versión femenina del antihéroe masculino que ha reinado en los últimos tiempos en la ficción televisiva: un protagonista imperfecto y de moral un tanto incierta (‘Los Soprano’, ‘Breaking bad’).  Detrás de su personaje está Shonda Rhimes, creadora de ‘Anatomía de Grey’.

Kerry Washington es Olivia Pope en 'Scandal' | © FOX Life

Homeland (FOX). Valiente, vulnerable a veces y cumplidora con el trabajo hasta llegar a resultar desalmada, la agente de la CIA Carrie Madison (encarnada por Claire Danes) es otro ejemplo de la nueva corriente de heroínas imperfectas y, en su caso, existenciales. Un placer ver cómo Danes se debate con sus demonios y problemas mentales en la pantalla.

Juego de tronos (HBO). En un mundo salvaje, masculino y gladiador, el personaje de Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) destaca por su firmeza y valentía. Hace tiempo que dejó de ser una frágil damisela para transformarse en una guerrera tenaz, ocasionalmente despiadada y con ansias de conquista y venganza.   

El personaje de Daenerys en 'Juego de tronos' | © Movistar+

‘The 100’ (The CW). La mujer también gana terreno en productos dirigidos al público adolescente. Al menos, ha ocurrido en ‘The 100’, la serie de ciencia ficción que, además de abordar temas como la guerra nuclear y la supervivencia en un mundo hostil, hace que sus roles femeninos brillen con arrojo y luz propia.  

'The 100', una ficción de chicas resolutas | The CW

‘Vis a vis’ (Antena 3). Tal vez inspirada por ‘Orange is the new black’, la serie ‘Vis a vis’ se introdujo en 2015 en un penal femenino para relatar con dinamismo las vivencias, realidades, dramas y relaciones de sus presas. Uno de los escasos bastiones españoles de los personajes femeninos que volverá este año con nueva temporada.

Las chicas del drama carcelario 'Vis a vis' | Atresmedia

‘Isabel’ (TVE). Inspirada en la reina Isabel I de Castilla, la ficción de La 1 retrata un ‘juego de tronos real’ en el que la soberana es la principal cabeza de distintas campañas militares, la expulsión de los musulmanes de la península y distintas reformas administrativas. La ficción histórica de La 1 se saldó con una cuota media de pantalla superior al 17% y los 3,5 millones y medio de espectadores.  

D.R.

24.000 niñas residentes en España están en riesgo de sufrir una ablación

La enfermera española María del Mar Pastor Bravo ha trabajado con la ONG World Vision en Kenia para prevenir la ablación. Esta es su experiencia cara a cara con las mujeres y niñas que la han sufrido.

Paka Díaz | Woman.es

En 2014, María del Mar Pastor Bravo obtuvo el título de Doctora en Enfermería con mención Internacional sobresaliente Cum Laude por su tesis: "La voz de las mujeres sometidas a mutilación genital femenina".  Pero, a sus 26 años, esta profesora de la Universidad de Jaén tiene todo un doctorado en ablación que va mucho más allá de los libros y el academicismo. En 2012 colaboró con la Ong Enfermeras Para el Mundo en Marruecos, donde entrevistó a mujeres de Yibutí que habían sido sometidas al tipo de MGF más agresivo. Allí creó su primer grupo de investigación y consiguió que las mujeres se sintieran cómodas para hablar con libertad sobre la ablación. También entrevistó a hombres que aseguraban que no aceptarían como esposa a una mujer no mutilada. Todo ello decidió a María del Mar Pastor Bravo a estudiar a fondo el tema. "Encontré una convocatoria de becas de la Fundación Mutua Madrileña para realizar un plan de trabajo sobre la prevención de la Mutilación Genital Femenina con la Ong World Vision. Mi trabajo con ellos duró 6 meses, de los cuales uno estuve en Kenia", explica.

El día 6 de febrero se celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Según UNICEF, al menos 200 millones de niñas y mujeres han sufrido la ablación. Además advierten de que la cifra podría incrementarse significativamente si continúa la tendencia actual. Desde las últimas evaluaciones en 2014 ha habido un aumento de casi 70 millones. También en España las cifras son poco halagüeñas: 24.000 niñas y adolescentes residentes en nuestro país están en riesgo de sufrirla según la Fundación Wassu de la Universidad Autónoma de Barcelona. Se trata de un 40 % más que en 2012. Esta costumbre está reconocida internacionalmente como una grave violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Según datos de UNICEF ha habido países donde se ha reducido la MGF.  En Liberia ha caído en un 41% en los últimos 30 años; en Burkina Faso un 31 por ciento y en Kenia, un 30 por ciento. Gracias al trabajo de World Vision en el distrito de Marigat, en Kenia, este año 114 niñas han hecho un ritual de paso a la edad adulta sin tener que ser mutiladas. María del Mar Pastor Bravo ha convivido con mujeres y niñas que han sido sometidas a la MGF y otras que han podido decir no a la ablación.

Cuando estuviste en Kenia, ¿cómo era un día de tu vida allí?

Mi día a día en Kenia fue muy intenso, realizaba actividades para la prevención de la MGF junto a otros trabajadores de World Vision en Marigat. Todas las mañanas salíamos al amanecer y recorríamos largos trayectos de difícil acceso para llegar a las comunidades. En ocasiones nos reuníamos solo con mujeres, con líderes religiosos, prestábamos apoyo a las niñas que residen en los Centros de Rescate, con voluntarios que eran formados como agentes de cambio y con las comunidades en su conjunto. También reuní en pequeños grupos a mujeres mutiladas para que por primera vez rompiesen el tabú y hablasen de sus propias vivencias y las consecuencias que la MGF les había ocasionado, les hablaba de sus derechos… Al finalizar mi estancia se realizó una ceremonia de iniciación sin mutilación con las 114 niñas de las 3 comunidades, garantizándose su respeto sin someterse al corte de sus genitales.

¿Qué sentiste entonces?

A nivel personal ha sido un importante logro contribuir en la prevención de la mutilación de 114 niñas que han sido empoderadas, que conocen las consecuencias de la MGF, sus derechos y que se niegan a ser casadas precozmente. Son niñas que desean continuar estudiando y ser dueñas de su propio futuro, y conseguir además que toda la comunidad las acepte y respete como adultas mediante el rito de paso alternativo.

¿En qué consiste el proyecto de World Vision en Marigat ?

El Proyecto para la Promoción de las niñas en Marigat es un compromiso de World Vision para mejorar la situación y las circunstancias de las niñas a través de un enfoque en la educación y la protección de la ablación y el matrimonio precoz. La meta es reducir la incidencia de la MGF entre las niñas en ocho lugares de Marigat y Mukutani.

¿Es difícil cambiar la mentalidad de los líderes?

Siempre conlleva un trabajo largo y más cuando se trata de una tradición como la MGF. Muchos de los líderes comunitarios lo son por tener mayor formación, generalmente por ser maestros en las escuelas. Ellos se dieron cuenta de que, a pesar de que la proporción de niñas era poco inferior a la de los niños al comenzar la escuela, una gran parte abandonaba los estudios en primaria y muy pocas culminaban la secundaria. Comprobaron a que abandonaban los estudios al ser casadas unos días después de la mutilación genital femenina, un ritual de paso a la edad adulta. Dada la importancia que le dan a la educación, los maestros y líderes en su mayoría son contrarios a la MGF. No fue difícil cambiar su mentalidad porque ya habían hecho su propio proceso de cambio. Sin embargo, no lo compartían con el resto de la comunidad. Durante mi estancia les hice reflexionar sobre la influencia que tienen sobre la población y les animé a que estableciesen un compromiso firme contra la MGF. Y así lo hicieron. Se reunieron a más de 200 líderes de distintas comunidades contra la MGF y se comprometieron a proteger a las niñas y a concienciar a la comunidad de lo perjudicial de la práctica.

¿Y la mentalidad de las mujeres?

Las mujeres jóvenes y las niñas se mostraban muy receptivas a la formación, no sólo al conocer las consecuencias para la salud, sino especialmente al trabajar los derechos de las mujeres y las niñas, al comprobar que la MGF no es una práctica universal y al presentarles ejemplos de mujeres que habían continuado sus estudios y tienen un trabajo e independencia económica. A las mujeres, especialmente a las mayores, es difícil convencerlas porque temen que al no mutilar a sus hijas, éstas sean rechazadas por los hombres, no encuentren un marido y sean consideradas mujeres sucias, ya que la MGF se asocia a la pureza y al control de la sexualidad.

En el informe de World Vision he leído que muchas niñas que no han sufrido la ablación son mutiladas de mayores porque si no, no encuentran marido…

Sí. Aunque se ha conseguido que todas las niñas que el pasado diciembre hubiesen sido mutiladas realizasen una ceremonia de iniciación sin mutilación, todavía queda un largo trabajo que hacer con los hombres, especialmente los jóvenes, ya que siguen prefiriendo casarse con una mujer mutilada, lo que puede hacer que estas niñas que ahora han sido salvadas del corte genital sean sometidas a este procedimiento antes de la boda. Los hombres son una parte fundamental a la que hay que concienciar contra la MGF.

¿Y las circuncidadoras, las mujeres que realizan la ablación?

Ellas son las más difíciles de convencer para el abandono de la MGF, ya que su sustento económico y prestigio social dependen de que continúen realizando el corte. Cuando una circuncidadora mutila a una niña, la familia le paga con dinero o regalos, además es una profesión que suele transmitirse durante generaciones y son muy respetadas entre las familias, que piensan que la MGF es buena para la salud de sus hijas y para asegurar su futuro. Por ello, el trabajo de World Vision con estas mujeres no consiste exclusivamente en formar y concienciar, sino en dotarlas de otra actividad o trabajo que les permita vivir al dejar de mutilar a las niñas. A pesar de esto, algunas no han abandonado su profesión, aunque lo ocultan por miedo a las represalias legales.

¿Qué dicen las mujeres y los hombres tras las campañas de sensibilización?

La mayoría se  quedan muy sorprendidos de la cantidad de consecuencias para la salud que puede acarrear la MGF. Muchas mujeres no asocian algunas complicaciones que presentan con la resección de sus genitales y quedan muy sorprendidas al comprobar que otras mujeres de su entorno también sufren los mismos problemas para la salud.

9. ¿Qué supone para una mujer o una niña ser mutilada genitalmente?

La MGF puede conllevar complicaciones físicas, ginecológicas, sobre la sexualidad y psicológicas. Entre las físicas, se producen de forma inmediata: dolor intenso, contagio de enfermedades, hemorragias, infecciones, retención urinaria refleja debido al intenso dolor, lesión de los órganos adyacentes, miedo y pánico. El agravamiento de estas complicaciones, junto con la escasez de servicios sanitarios y la tardanza en acudir a éstos, puede llevar a la muerte de la niña. También causa mayor mortalidad materna y perinatal y partos más largos, dolorosos y complicados. Además, las relaciones sexuales están marcadas por el miedo, dolor, escaso deseo sexual y la anorgasmia, y también produce alteraciones psicológicas como ansiedad, insomnio, pesadillas, trastornos de la alimentación, pérdida o aumento excesivo de peso, ataques de pánico, problemas de aprendizaje y concentración, y otros síntomas de estrés postraumático.

Gracias a vuestro trabajo, muchas niñas y adolescentes toman conciencia de lo que entraña la ablación y huyen para que no se las hagan. World Vision ha creado para ellas las Centros de Rescate. ¿Cómo funcionan?

La labor de los Centros de Rescate es fundamental para estas niñas, pues las mantiene económicamente y les proporciona una educación y un hogar en el que vivir en seguridad. El proyecto ha rescatado a 29 niñas de la Mutilación Genital Femenina y de matrimonios forzados, que viven allí y acuden a la escuela. Este proyecto también aprovecha el recurso de las escuelas para proporcionar educación gratuita a niñas y niños desfavorecidos. Además, una vez que las niñas llegan al centro, comienza un trabajo de mediación y sensibilización con sus familias que culmina con la aceptación y reencuentro con las niñas y la garantía de su protección. Generalmente es un trabajo largo y arduo. En la actualidad, se ha conseguido la prevención de la mutilación genital femenina y matrimonio infantil de todas las niñas que han entrado al Centro de Rescate.

¿En qué estado llegan las niñas a esos Centros de Rescate y cómo se sienten una vez pasan un tiempo allí?

Las niñas que viven en los Centros de Rescate han huido de sus hogares a fin de evitar la MGF, el matrimonio infantil u otras prácticas que vulneran sus derechos. Llegan desconsoladas y cansadas. Me hablaban con tristeza de la época anterior, rodeadas de inestabilidad y grandes problemas. Sin embargo, puede apreciarse un vasto cambio en ellas una vez dentro del centro. En él encuentran el apoyo de sus compañeras y amigas, el cuidado de sus maestros/as y la educación como esperanza de futuro. Ahora quieren ser enfermeras, maestras o ingenieras, mientras que antes no podrían haberse permitido soñar con ir a la universidad. De hecho, once de las niñas que fueron rescatadas han ido a la universidad y tres están trabajando actualmente.

Algo que me ha impresionado del informe es que parece que las niñas fueran un bien de consumo cuyo valor depende y se incrementa si tiene hecha la ablación.

En las comunidades de Marigat en las que trabaja World Vision, la familia del novio o el propio novio paga una dote a la familia de la novia al contraer matrimonio. La mayor parte de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y casar a una hija es muy importante para recibir esa dote. Pero la MGF no se hace exclusivamente para beneficio de la familia, sino que los padres lo hacen para que sus hijas no sean rechazadas. Algunas niñas que fueron sensibilizadas, así como sus padres que decidieron no someterlas a MGF, han sido posteriormente mutiladas por petición expresa de su futuro marido o la familia de éste que no la aceptaban sin someterse al corte por no respetar la tradición y ser consideradas mujeres infieles o impuras. Personalmente, es muy duro saber que una niña que no fue mutilada lo tenga que hacer de mayor para poder casarse. Este problema puede atajarse educando a los hombres y a los jóvenes para que conozcan los beneficios de mantener los genitales intactos para su propia salud, la de su futura mujer y la de sus futuros hijos.

¿Es la ablación también también un problema en Europa?

La mayoría de mujeres mutiladas viven en 29 países de África y Oriente Medio. Sin embargo, con las migraciones, lo local se hace global y en España hay miles de niñas en riesgo de ser mutiladas, generalmente durante un viaje al país de origen. Los profesionales de salud deben tener conocimientos sobre MGF y sus graves consecuencias. Así mismo es necesaria la formación a trabajadores sociales, maestros, jueces, cuerpos de seguridad… Mediante una actuación conjunta y protocolizada se puede prevenir la MGF, pero lo realmente importante es la sensiblización y formación a estas familias. Las mujeres subsaharianas residentes en la comunidad de Murcia que entrevisté para mi tesis doctoral decían que los que les había hecho posicionarse contra la MGF había sido la formación en la desmitificación de las justificaciones, los derechos humanos, las consecuencias para la salud y la legislación al respecto.

GTRES

Nieves Álvarez: "A las niñas les digo que no intenten ser top models, que sean ellas mismas".

N+V, la firma de ropa infantil de Nieves Álvarez y Villalobos, presenta su colección de invierno 2016 en la Feria Internacional de la Moda Infantil. 

Marina Coll | Woman.es

Nacida en Madrid y con más de 20 años en la industria de la moda, Nieves Álvarez es una de las modelos con más prestigio internacional de nuestro país. Su carrera dio el pistoletazo de salida de forma casi inocente, cuando un amigo fotógrafo de la familia envió algunas fotografías a una agencia de modelos. A partir de ese momento, Nieves se fue haciendo un hueco, siendo musa de Yves Saint Laurent y desfilando en las mejores pasarelas del mundo para casas como Prada, Oscar de la Renta o Giorgio Armani. Portada de cientos de revistas, imagen de varias firmas, presentadora del programa "Flah moda" en TVE y mamá a tiempo completo la modelo está inmersa en su proyecto como diseñadora de ropa infantil junto a las hermanas Villalobos.

¿Qué diferencia hay entre un desfile de ‘adultos’ y uno de niños?

Cambian los protagonistas. Los niños son distintos, tienes que hacer que se diviertan. No me gustan los niños que van de mayores… Yo siempre les digo que no intenten ser top models, que sean ellas mismas. Un desfile con niños tiene que ser más dinámico y divertido, aunque al fin y al cabo tienes que presentar tu colección. Has estado en las dos partes: la de modelo y la de diseñadora.

¿Qué experiencia sacas de cada una?

Yo estoy aquí gracias a mis 20 años como modelo. Soy una persona a la que le gusta mucho ver y conocer, y he aprendido mucho estando al lado de los grandes. No solamente he posado y ya está, es decir, yo trabajaba con los diseñadores pero también miraba como diseñaban, mezclaban y cortaban. Siempre he sido muy observadora y luego todo eso me ha servido en la vida para muchas cosas. No siempre necesitas ir a la universidad, a veces la vida misma es una gran universidad y te enseña mucho si eres lista y quieres aprender. Moverme en un taller para mí no era desconocido, sabía perfectamente coger una tijera, aunque es cierto que luego me han tenido que enseñar a cortar una manga.

¿Qué crees que ha cambiado en estos últimos 20 años?

Todo. Ahora todo es rápido, al minuto. Las redes sociales hacen que todo se viva con una rapidez y una velocidad que a veces asusta, ya que lo que hace diez minutos has puesto o lo que pusiste ayer ya es pasado. Creo que con tanta velocidad se nos olvida saborear y disfrutar de los momentos, puesto que antes se vivía todo con una calma y una creatividad mucho más placentera. Ahora vas a un desfile y todo el mundo está grabando… Ese momento de querer retratar todo a veces nos hace perdernos lo que es la vida en sí.

¿Cómo surgió la idea de unirte a Villalobos y crear N+V?

Me uní cuando ya tenía a mis tres hijos. Siempre me regalaban muchas cosas y yo le metía la tijera a todo… Una amiga que conocía a Villalobos me preguntó por qué no hacía algo de niños. Nos reunimos y decidimos unir nuestras fuerzas. Por una parte el conocimiento de una empresa que lleva 60 años haciendo ropa infantil, y por otra mi experiencia de 20 años dentro de la industria de la moda, moviéndome con grandes diseñadores y teniendo la visión de una madre más moderna y actual.

¿Cómo definirías N+V?

Es ropa de vestir, pero alejado un poco del clasicismo tradicional. Son prendas en tendencia para pequeños que les gusta ir bien vestidos y con personalidad, pero sin olvidar que son niños. Se tienen que poder mover, jugar y estar cómodos. Además hay que pensar en las madres, por lo que es ropa que se puede lavar fácilmente. 

¿En qué te inspiras a la hora de diseñar una nueva colección?

En todo. En mis hijos, en una exposición, en un cuadro por los colores que aparecen en él, en la calle, en las colecciones de adultos... Creo que todo te sirve para inspirarte.

¿Cómo es trabajar con niños?

Es genial. Nunca tienes que olvidar que son niños y que pueden cambiar de carácter fácilmente, pero puedo decir que con la gran mayoría de niñas con las que he trabajado son monísimas, agradables y divertidas.

GTRES

¿Por qué Emma Watson habla de feminismo sin decir 'Feminismo'?

La actriz habla claro sobre los objetivos y lo verdaderamente importante de este movimiento social. 

Garbiñe Continente | Woman.es

Todos recordamos el discurso de Emma Watson en la ONU, dentro de la camapaña HeForShe, que dirigía el feminismo, por primera vez, al género masculino. No es común ver a actrices de Hollywood, exitosas y con el físico de Watson, lanzarse a un mundo tan complejo como el feminismo. Pero ella rompió todas las reglas. 

Sin embargo, en un discurso cargado de mensajes a favor de este movimiento, Emma Watson no utilizó la palabra 'Feminismo'. En una entrevista, la actriz se sincera y cuenta por qué tomó esta decisión. El motivo no es otro que el del verdadero objetivo del movimiento social. Cuenta que muchos la animaron a no usar la palabra porque, en una campaña dirigida a hombres, eran ellos mismos quienes no se atrevían a mencionarla, se sentían excluidos de ella. Pero el origen del problema no estaba en ellos, sino más bien en el género femenino, que todavía siente rechazo a la palabra. "Si las mujeres todavía tienen miedo a decir 'Feminismo', ¿cómo diablos van empezar a usarla los hombres?".

Es por eso que, en aquel discurso histórico, la actriz y activista Watson culminó sus palabras sin utilizar la que, aparentemente, parecía la más importante. Con esto, Emma pretende demostrar que el feminismo es un movimiento que promueve la igualdad y la inclusión de toda la sociedad en una misma lucha, independientemente del concepto que lo defina.