woman | El lujo de ser mujer

GETTY

Taylor Swift y Lisa Kudrow cantan 'Smelly Cat', de la serie 'Friends'

Araceli OCaña | Woman.es

¡Paren las rotativas! (Si es que en pleno agosto las tenían encendidas, claro). Taylor Swift ha subido a alguien al escenario, y esto no es nada nuevo dado que no hay 'celeb' que no haya participado en la gira '1989' de la cantante (salvo aquellos que han discutido con ella o con su chico, Calvin Harris), pero lo remarcable es que ese alguien es Lisa Kudrow, más conocida como la intérprete de la mítica Phoebe en la serie 'Friends'.

Sin embargo, lo más importante no es eso, (también ha subido a Justin Timberlake en las últimas horas a cantar con ella y eso es algo reseñable también) sino que juntas han interpretado un himno para toda una generación, 'Smelly Cat', el tema que insistentemente interpretaba Phoebe en la serie de televisión y que los millones de fans de la misma recuerdan de una manera especial.

 

De hecho, no es la primera integrante del elenco de 'Friends' en acompañar a Taylor en un concierto, pues hace unos días fue Matt LeBlanc (Joey Triviani en la ficción) el que se subió al escenario... Porque Taylor siempre ha reconocido ser una gran fan de la serie y ahora tiene la oportunidad de compartir momentos únicos con sus ídolos (una de las estrellas del pop mejor pagadas también puede tener sus momentos fan) sino ofrecérselos a los nostálgicos. ¿Por qué Taylor Swift parece tan perfecta?

Si buscas algo diferente para hacer este fin de semana, has llegado al lugar perfecto. Exit Game es un desafío que te transportará a otro lugar y a otra época. Tendrás que resolver los rompecabezas y juntar todas las piezas hasta que todo cobre sentido. Se trata de ser creativo y de trabajar en equipo, así que es un plan ideal para hacer con tu grupo de amigos. Tendréis que luchar contra el reloj para completar la misión y escapar de la habitación antes de que el tiempo se acabe. Adrenalina en estado puro.Barrio de Chamberí (C/Caracas, 15), Madrid. | exit-game.es

6 planes en Madrid, semana 35 2015

Marta Nieto | Woman.es

El último fin de semana de agosto viene cargado de planes con altas dosis de cultura, diversión y buena comida. Descúbrelo todo en estas 6 propuestas perfectas que querrás hacer en Madrid.

GTRES

Sarah Jessica Parker no quería ser Carrie Bradshaw

Woman.es

Algunas cosas suceden en la vida por casualidad y otras porque estaban destinadas para ello: lo de Sarah Jessica Parker con Carrie Bradshaw pertenece a este segundo grupo, si hacemos caso de las declaraciones que ha hecho recientemente la actriz en una columna del medio norteamericano Playbill (sí, como su personaje, ahora Sarah también sale en columnas, aunque parece que no tienen la misma temática).

La columna, firmada por el actor, músico y escritor Seth Rudetsky, enuncia: "Hablamos, claro, de 'Sexo en Nueva York', y resulta que ella era reacia a hacer el piloto porque en realidad no quería hacer una serie. Sin embargo, le encantó el guión así que lo rodó y después se olvidó de ello. Meses después descubrió que el proyecto seguía adelante y ella quería salirse de él completamente.

Así que, ¿cómo acabó Sarah Jessica convirtiéndose en este mítico personaje de la televisión? "De veras no quería estar atada a un trabajo porque le encantaba ir de actuación en actuación, lo que ella llama, un 'viajero.' Intentó de todo para irse, incluido decirle a HBO [la cadena que emitiría después la serie], ¡que rodaría otros tres proyectos gratis si la liberaban del contrato! Básicamente, la convencieron para mantener el acuerdo y ahora no se arrepiente. Le encantó interpretar a Carrie Bradshaw, ¡y nos dijo que podría haber un próximo proyecto que involucrase a todas las chicas!"

O sea, que todo salió bien al final y... ¿Un momento? ¿Qué ha dicho al final? ¿Podría tener lugar finalmente la tercera parte de la versión cinematográfica de 'Sexo en Nueva York'? Todo podría ser, aunque no es la primera vez que Sarah Jessica lanza un rumor de estas características...

@galagonzalez / INSTAGRAM

Trabajar en exceso podría ser contraproducente

Garbiñe Continente | Woman.es

Siempre hemos oído que trabajar en exceso y pasarse de las horas establecidas en el trabajo podría resultar contraproducente. Aumenta el cansancio, el estrés, el sueño y aparecen signos de agotamiento, de forma que no se produce al 100%. Pues bien, tras una larga investigación, esto deja de ser un rumor para convertirse en un hecho real.

Según los últimos estudios del Instituto Finlandés de Salud Ocupacional (según lo informado por la revista Harvard Business Review), el exceso de trabajo - y el estrés provoca - puede conducir a un deterioro del sueño, la depresión, el consumo excesivo de alcohol, la diabetes, y otros muchos trastornos y enfermedades. La investigación se ha realizado a través del análisis de 600.000 personas de todo el mundo vinculadas al mundo de laboral. Tras un análisis exhaustivo de los participantes, la resultado reveló que el exceso de horas de trabajo aumenta el riesgo de un accidente cerebrovascular.

Pero eso no es todo. Dejando a un lado la salud, la investigación también ha demostrado que un menor número de horas aumenta la producción. La historia ha corroborado esta teoría, cuando Henry Ford aprobó el modelo de trabajo impulsado por los sindicatos en el siglo XIX y redujo la jornada laboral a 8 horas, confirmando un gran aumento de la productividad.

Todo son ventajas en la reducción de horas de trabajo y es por eso que siguen surgiendo entidades dispuestas a luchar por el bienestar de la sociedad y la productividad del trabajo. En España, es el caso de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles (Arhoe) que tiene como fines fomentar el aumento y la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía, así como la conciliación de la vida personal y profesional, la igualdad efectiva y real entre hombres y mujeres y el acceso a las mismas oportunidades, la mejora de la productividad y eficiencia de las empresas y del trabajo en general, todo ello desde cualquier punto de vista y en especial mediante la racionalización de los horarios a través de la reflexión, el debate, el estudio, la promoción de buenas prácticas, personales y profesionales, la educación y su divulgación.

¿Será solo el comienzo de una lucha por el bienestar y la igualdad en el mundo laborar? En cualquier caso, la lucha sigue en pie.