woman | El lujo de ser mujer

La actriz Laia Artigas en la película 'Verano 1993'. | IMDb

Por qué dos películas (pequeñas y españolas) van a robarte el corazón este verano

Ah, el verano. Temporada de taquillazos, de películas infantiles, de cintas de superhéroes, de franquicias reiterativas. ¿Siempre? ¡No! De vez en cuando, pequeñas joyas iluminan la gran pantalla estival. En los últimos días de junio se estrenan dos modestas películas españolas que han triunfado en el circuito festivalero y que te arrancarán lágrimas y risas nivel superproducción. 

ANA CORTIZO | WOMAN.ES

La comedia 'Selfie' (estreno el 23 de junio) es el tercer largometraje de Víctor García León (apunte 'Sálvame': el hijo de Rosa León y José Luis García Sánchez), producido a través de cooperativa y mucha tenacidad. Su premisa responde a la siguiente pregunta: ¿Qué pasaría si el pijísimo vástago de un ministro del PP caído en desgracia tuviera que descender a los “infiernos” de Lavapiés? Este príncipe cretino convertido en mendigo (expulsado de su MBA, desahuciado de su chaletazo, marginado por sus amigos fans de Taburete) se convierte en el protagonista de un esperpento divertidísimo en el que se reparte estopa (nunca mejor dicho) a diestro y siniestro. 

Bosco, portador de todos los clichés odiosos de la clase alta, gorronea yogures (y sofá) a su ex asistenta, compite con un podemita por los afectos de una chica ciega, trasunto de España, y se acoge a sagrado en las asociaciones de ayuda al desahuciado auspiciadas por la izquierda. Y aun así, le cogemos cariño, algo que hay que aplaudirle a Santiago Alverú, el actor (debutante, como la mayoría del reparto) que lo interpreta y que nos hace un 'selfie' de esas dos Españas que conviven, aun hoy, espalda con espalda, sin mirarse jamás a los ojos. Para nota, el estilo de falso documental de la película que se lleva a sus personajes a mítines reales del PP y Podemos y que cuenta, incluso, con un cameo de la mismísima Esperanza Aguirre. 

 

Ya no queda nada para la autodestrucción de Santi Alverú...

Una publicación compartida de Jaime Gona (@jaime_gona) el

Y si 'Selfie' nos hace reflexionar desde la comedia, 'Verano 1993' (estreno el 30 de junio) hace lo propio desde el drama. La 'opera prima' de la barcelonesa Carla Simón debutó a lo grande ganando el gran premio del jurado en la sección Generation Kplus de la última Berlinale. El Hollywood Reporter y Variety le dedicaron elogiosas críticas, comparándola incluso con 'El espíritu de la colmena', y la cinta repitió aplausos poco después, en el Festival de Málaga

Y es verdad que 'Verano 1993' lo tiene todo para fascinar al público. Es una película basada en la propia experiencia de la directora, que narra el aterrizaje de Frida, una niña de seis años, en su nueva familia (la de sus tíos y su pequeña prima), tras la muerte, por sida, de su madre. Las dos niñas protagonistas (Laia Artigas y Paula Robles) llevan adelante la trama con esa naturalidad mágica, llena de candor y crueldad, que a veces consiguen las actrices más jóvenes. El ambiente sutilmente nostálgico (Dartacán, Bom Bom Chip, los Minimilk, las verbenas de pueblo...) nos abren el corazón y la mirada de esa niña solitaria, en un verano incomprensiblemente luminoso para alguien que pasa por un momento tan oscuro, nos lo estruja, sin remedio, hasta unas lágrimas bien dosificadas y llenas de sabiduría cinematográfica.

IMDb

 

D.R.

'Turkana', un viaje a África en Museo de Antropología de Madrid

La exposición estará abierta al público hasta el próximo 18 de junio. 

Woman.es

El Museo de Antropología despide su exposición exposición. Un viaje que, en esta ocasión, nos lleva hasta el corazón de África, y lo hace a través de un proyecto solidario. Se trata de Cirugía en Turkana, una acción que nace en 2004, como iniciativa de un grupo de cirujanos del hospital Ramón y Cajal que pusieron rumbo a Lodwar, en el centro de Kenia. 

Y al nombre de esta selección de obras se lo dan los turkana, un pueblo nómada que vive en esa región y que ha visto su modo de vida amenazado por las devastadoras consecuencias del cambio climático y la sobreexplotación de los recursos. El lago Turkana, centro vital de esta comunidad, amenaza con secarse.

D.R.

Esta exposición nos acerca a su forma de vivir, de pensar y de sentir y a las estrategias de que se sirven para aprovechar un entorno que se agota. Y pretende sensibilizarnos a todos sobre cómo el cambio climático está vulnerando derechos fundamentales de las personas en cualquier rincón del globo: el derecho a un entorno habitable y a una vida digna

D.R.

La exposición, que se inauguró el pasado 23 de marzo, estará abierta al público hasta el próximo 18 de junio. Fotografías, historias, objetos personales, trajes tradicionales y artículos pertenecientes a su cultura se encierran en este proyecto que nos acercará un poco más al epicentro de África. 

IMDb

Por qué nos gustan las películas de adolescentes moribundas (y cuál es la próxima que veremos)

Amor y muerte, 'eros' y 'thanatos', amantes condenados. El concepto no es nuevo (¡hola, Edipo!), pero los guionistas de Hollywood se las ingenian como nadie para actualizarlo. Y tienen en el punto de mira a las espectadoras más jóvenes. 

ANA CORTIZO| WOMAN.ES

Chica conoce a chico, chica consigue a chico, chica muere de horrible enfermedad dejando a chico reflexionando sobre la fugacidad de la vida y sus placeres. Es el esquema habitual de las películas de romance terminal en las que la chica moribunda suele ser la estrella absoluta (aunque a veces son ellos los que mueren: 'Posdata, te quiero', 'Antes de ti'). Clásicos como 'Love Story' o 'Esplendor en la hierba' podrían encuadrarse en este género, y también películas más recientes, como 'Noviembre dulce' o 'Un paseo para recordar'. Pero, en los últimos tres años, estas películas que combinan hormonas, romance y fallo multiorgánico abundan como champiñones. 

via GIPHY

El pistoletazo de salida lo dio 'Bajo la misma estrella' (2014), una película que lo tuvo todo para triunfar y triunfó: se basaba en un 'best-seller' juvenil, el 'casting' (Shailene Woodley, Ansel Elgort) era infalible y la premisa apuntaba a lo más tierno del corazón 'teen': dos adolescentes afectados de cáncer se enamoran durante las sesiones de un grupo de apoyo para terminales. Él mejora, ella no. Los espectadores lloran ríos de lágrimas, se tatúan frases de la película, escuchan temas de 'My chemical romance', se peinan tapándose un ojo. Y luego, con suerte, se ponen a estudiar para los exámenes finales.

IMDb

Después de 'Bajo la misma' estrella llegaron 'Si decido quedarme' (adolescente comatosa repasa su vida a base de 'flashbacks' para intentar dilucidar si merece la pena despertar de nuevo) o 'Yo, él y Raquel' (chico perdido en la vida entretiene los últimos meses de una adolescente terminal, y ella, a cambio, consigue póstumamente que le admitan en la universidad). En agosto llegará a nuestras pantallas 'Everything, Everything', una cinta que aporta una sutil diferencia al género, convirtiendo el amor en el riesgo definitivo y no en la última cena de la joven protagonista. Maddy (Amandla Sternberg, Rue en 'Los juegos del hambre') es una adolescente que vive aislada en su casa por un raro síndrome que afecta a su sistema inmunológico y que, aun así, conoce a un chico del que se enamora. Por él decidirá que vivir en una burbuja no merece la pena, y por él desafiará a la autoridad materna y médica, con románticos (y, suponemos, letales) resultados. 

Pero, ¿por qué estas tristísimas historias sin final feliz fascinan hasta la obsesión a nuestros (y sobre todo a nuestras) adolescentes? Se nos ocurren tres razones. En primer lugar, la adolescencia, tal vez por su necesidad de emociones extremas, vive un peculiar romance con la muerte. Lo vemos en sus tribus urbanas (góticos, emos), en sus altas tasas de suicidio (el 7,7% del total) y en su afición por las actividades peligrosas. Además, y a pesar de que nos educan para creer lo contrario, en la vida no necesitamos solo felicidad.

IMDb

Y si, en muchas ocasiones, los jóvenes reclaman películas masturbatorias, que satisfagan sus ansias eróticas, en otras piden historias 'sadturbatorias', que estimulen hasta el éxtasis su necesidad de melancolía. Por último, los amores perfectos de la ficción son un consuelo para las decepciones de la vida real, tan deficitaria en finales redondos. Para esas adolescentes que han descubierto que su primer amor era un muermo, que han sufrido sus primeros cuernos a sus manos o que han sido abandonadas por razones tan difusas como la mente 'teen': ¿qué puede haber más satisfactorio que un romance imposible de estropear, congelado en el tiempo por las garras de la muerte? Supera esto, segunda novia, podrían decir las protagonistas de estas películas según aparece el “The end” en pantalla.

Luis Fonsi y los italianos cantando 'Despacito'. | D.R

Luis Fonsi responde a los italianos que parodiaron 'Despacito'

Luis Fonsi se une a los youtubers italianos que parodiaron su canción 'Despacito'. Y como era de esperar, el vídeo se ha convertido en viral. 

Aida Ortega | Woman.es

Pocos han conseguido que un tema de tantas vueltas al mundo como Luis Fonsi y su 'Despacito'.

Poco importa la emisora que escuches habitualmente, la parte del mundo en la que estés, o que odies por completo los ritmos latinos. No hay persona que haya podido escapar de esta canción.

Lo quieras o no, es pegadiza. No puedes evitar tararear algunas de sus partes y mover el esqueleto cada vez que suena.

via GIPHY

El revuelo alrededor de la canción creada por Luis Fonsi y Daddy Yankee es tal, que las celebrities extranjeras han caído rendidas ante el tema. Por no hablar de la versión de Fonsi con Justin Bieber, pese a que el joven cantante parece ser la única persona que no se la sabe de memoria.

Cuando ya creíamos que el efecto de 'Despacito' se había pasado, unos youtubers italianos volvieron a convertirla en noticia gracias a un vídeo viral que reflejaba lo que la sociedad sentía respecto a este tema: que se trata de una canción simple pero que se te mete en la cabeza y te hace bailar. Ciro Priello, Fabio Balsamo y Gianluca Fru consiguieron ocupar titulares, entre otras cosas, por confundir con mucha gracia a Luis Fonsi con Enrique Iglesias, o afirmar que es la peor canción de la historia de la música. En tres semana que lleva subido el vídeo, ha alcanzado casi las 3 millones de visitas (solo en su propio canal).

Pues bien, su vídeo se convirtió en viral casi al segundo. Y ahora el propio Luis Fonsi ha querido participar con ellos en otro original vídeo. Todo vuelve a surgir dentro de un coche, siguen confundiéndolo de persona y el trauma por culpa de este éxito va en aumento.

Las risas están aseguradas y con solo un par de días ya cuentan con casi dos millones de visualizaciones. ¿Hasta dónde llegará el fenómeno de 'Despacito'?