woman | El lujo de ser mujer

© Netflix

Todo lo que sabemos (de momento) de la segunda temporada de 'Stranger things'

Fue la gran sorpresa del verano de 2016 y vuelve a Netflix el 27 de octubre. Te contamos las pistas, los rumores y las grandes influencias de la serie que ha hecho del homenaje ochentero un arte.

Ana Cortizo | Woman.es

El año pasado, la serie 'Stranger Things' surgió de la nada (¿alguien había oído hablar antes de sus creadores, los gemelos Duffer?) y nos encandiló con su cóctel de homenajes ochenteros en cadena, casting infantil de ensueño y engendros de otra dimensión. El 27 de octubre se estrena la segunda temporada y esperamos impacientes nuestra nueva ración de monstruos con nocilla.

A continuación, todo lo que sabemos, por ahora, de lo que nos espera en el Mundo del Revés.

Esto es Halloween.

La segunda temporada arranca en octubre de 1984, un año después de los acontecimientos de la primera, y Halloween parece ser un eje importante. Los cuatro chicos protagonistas (Will, Mike, Dustin y Lucas) aparecen disfrazados de Cazafantasmas para la ocasión, uno de los capítulos se titula 'El huerto de calabazas' y, en el tráiler, efectivamente, hay calabazas. Calcinadas desde dentro, por cierto.

¡Once ha vuelto!

¡Y qué pelazo! ¿Alguien lo dudaba? Once jugará un papel fundamental en esta temporada y averiguaremos más sobre su origen y sus poderes. Ah, y en uno de los carteles de la temporada luce melena (ojo al guiño a 'Ojos de fuego'), algo que seguro que agradece la joven actriz que la encarna, Millie Bobby Brown. Y... vale, sí, eso es todo lo que sabemos sobre nuestra telequinética de pocas palabras preferida. Lo cual, por cierto, debería significar que va a hacer grandes (e inesperadas) cosas.

¿Trauma? ¿Qué trauma?

Will, después de su Erasmus en el 'Mundo del Revés', ve cosas que podrían no estar allí (preocupante) o que podrían estar (definitivamente más preocupante), y sus amigos no acaban de acertar a la hora de ayudarle porque ellos mismos siguen durmiendo con la luz encendida. Uno no se pasa una temporada lidiando con monstruos interdimensionales sin quedarse un poquito tocado (y no nos referimos a las caras de Winona Ryder en los premios del Gremio de Actores) y todos los personajes están en proceso de rehabilitación demogorgónica. Hasta han dejado de jugar a Dragones y mazmorras. Claro que han cambiado los juegos de rol monstruosos por videojuegos de dragones. Mmmmm.

Mi novio es un hobbit.

Mala suerte para los que apostaban por un romance entre Joyce (Winona Ryder) y el sheriff Hopper (David Harbour). Joyce se ha echado novio y es nada menos que Sean Astin, protagonista de 'Los Goonies' para todos los cuarentones de la sala y Samsagaz Gamgee de 'El señor de los anillos' para el resto de la humanidad. El triángulo amoroso cuarentón está servido. También habrá pasiones encontradas entre los adolescentes del grupo, Jonathan, Nancy y Steve, por cierto.

Hay (más) chicos nuevos en la oficina.

Al encantador pueblecito de Hawkins, Indiana, no te dejan entrar si no llevas una buena cantidad de secretos en la alforja. Y en esta temporada tendremos, como nuevos fichajes, al misterioso doctor Owens, un presunto villano a las órdenes del turbio Departamento de Energía que llega para arreglar el desaguisado de la temporada anterior... y que está encarnado, muy deliberadamente, por Paul Reiser, villano ochentero de 'Aliens'; conoceremos a la misteriosa Roman (Linnea Berthelsen), una mujer que sufrió de niña una terrible pérdida; y entrará en escena el misterioso Murray Bauman (Brett Gelman), un periodista caído en desgracia que llega al pueblo para investigar un antiguo misterio. Engrosan las categorías juvenil y alevín del casting los hermanastros Billy y Max (Dacre Montgomery y Sadie Sink), en los papeles de adolescente chuleta motorizado y niña huraña en monopatín. 

El demogorgon contraataca. 

¿Cómo? ¿No lo mataron en episodio final? Ah, amigas, estáis olvidando las tres reglas básicas de las películas de monstruos. 1) El bicho no está muerto. 2) Si está muerto, tenía amigos. 3) Si no tenía amigos, ha puesto huevos (¿os hemos hablado ya de esas calabazas calcinadas desde dentro?). La grieta hacia el Mundo del Revés no se ha cerrado y, aunque el sheriff Hopper hace lo posible por ejercer de portero de discoteca pija, se le pasan cosas. Cosas grandes. Los creadores de la serie aseguran que esta segunda temporada será “más oscura”. Y no solo porque tengan más presupuesto, no. Es que les gusta hacernos sufrir.

No diga Cronenberg, diga Cameron.

La diferencia entre plagio y homenaje está en el cariño que le pongas. Y los hermanos Duffer son expertos en devolvernos, bien envuelto en amor, el legado de los iconos de los 80. La primera temporada era un canto a David Cronenberg, Steven Spielberg y John Carpenter; la segunda huele a James Cameron (sí, amigas, eso significa 'Aliens'; ¿hemos mencionado unas calabazas que...?). Los gemelos Duffer lo consideran una especie de amuleto contra el “segundas partes nunca fueron buenas”, porque, precisamente, era capaz de hacer secuelas muy fieles a las películas originales y, a la vez, completamente diferentes a ellas. Que su fuerza les acompañe.

La clave está en los títulos.

Los Duffer conocen a su público y, por eso, el primer 'tráiler' de la segunda temporada fue una simple enumeración de los títulos de sus nueve capítulos. ¿Poca información? Al contrario, la justa para que los fans se sigan rompiendo las meninges intentando desentrañar significados y referencias. Si quieres unirte al club de 'strangerteóricos', aquí van: 'Madmax', 'El niño resucitado', 'El huerto de calabazas', 'El palacio', 'La tormenta', 'El renacuajo', 'La cabaña secreta', 'El cerebro' y 'El hermano desaparecido'. La tercera temporada, por cierto, ya está firmada.

Todas somos Barb.

Olvídate de la brecha salarial o los estilismos de Melania Trump: lo que indigna a las fans de 'Stranger things' es la muerte de Barb. Y es que todas hemos sido esa sujetavelas adolescente que solo quería irse a casa, pero se quedaba porque su amiga no acababa de ver claro lo de quedarse sola con ese chico. Nosotras hemos superado el trauma, sí, pero porque no nos pasó que un monstruo aprovechara ese ratito para merendársenos. Los hermanos Duffer han prometido justicia para Barb en la segunda temporada y se especula que el periodista Murray Bauman podría estar investigando la desaparición de nuestra pelirroja favorita.

¡Vuelve el Señor Grey! El quinto libro llega en 2017

Y lo hace más oscuro que nunca.

Patricia Rivera| Woman.es

¿Echabas de menos al señor Grey?

 

 

Pues estás de suerte. El quinto libro de la saga '50 sombras de Grey' se publicará el próximo 28 de noviembre. Así lo ha confirmado su autora, E.L. James en su perfil de Instagram.

 

'Darker', que verá la luz primero en Estados Unidos e Inglaterra, aborda la visión de Christian Grey de la parte de su historia de amor con Anastasia que se cuenta en el segundo de los libros '50 sombras más oscuras'. El libro se lanza meses antes del estreno de la tercera película de la saga, '50 sombras liberadas'. Y promete ser, tal y como su título indica, un relato muy oscuro.

 

Estamos deseando saber qué pasa por la mente del Señor Grey.

 

Festival SON Estrella Galicia Posidonia.  | D.R.

Redescubrir Formentera a base música, naturaleza y gastronomía

Vivimos la primera edición del SON Estrella Galicia Posidonia, un innovador festival que une música y cocina con trasfondo solidario y un objetivo: conocer Formentera con todos los sentidos. 

SILVIA VÁZQUEZ | WOMAN.ES

Naturaleza, gastronomía y, cómo no, música envueltas en un halo de misterio. Esos son los pilares fundamentales del Festival SON Estrella Galicia Posidonia, una experiencia que pretende descubrir Formentera de una forma única. 

Solo 300 personas pueden disfrutar de estas jornadas, que se han celebrado por primera vez el fin de semana del 6, 7 y 8 de octubre en la isla pitiusa para despedir el verano por todo lo alto.

Festival SON Estrella Galicia Posidonia.  | D.R.

Uno de los principales atractivos del Festival es que el cartel de artistas es secreto hasta el momento en el que los participantes desembarcan en la isla, pero aseguran buena música, alojamiento de cuatro estrellas y gastronomía catalogada con Estrella Michelín, todo ello por un fin social: proteger la posidonia. 

La música, hilo conductor de toda la propuesta, ha estado protagonizada por sorprendentes voces de mujeres: desde la cantautora catalana María Rodés, hasta la impresionante La Dame Blanche, la cubana que se convirtió en la estrella del festival interpretando, puro en mano, un hip hop electrónico con licencias de copla. Todo un espectáculo.

La Dame Blanche en el Festival SON Estrella Galicia Posidonia.  | D.R.

El resto del cartel lo formaron artistas y grupos internacionales de diferentes estilos como Christina Rosenvinge, The Partisan Seed, Vinicio Capossela, Ibibio Sound Machine, Raoul Vignal, Sam Lee y Le Parody, que cerró la edición con música experimental frente al mar.

Precisamente uno de los puntos fuertes de las actuaciones de estas artistas han sido los lugares que los han acogido: con vistas al mar, junto a una cala, en una cueva con leyenda... espacios que trasladan la música a pleno centro de la naturaleza de Formentera, que los participantes recorren en pequeños grupos acompañados de biólogos para conocer la riqueza de los paisajes y concienciarse de la necesidad de conservar la posidonia oceánica, planta endémica del Mediterráneo a cuya preservación se dedica un tercio de los beneficios obtenidos por el SON Estrella Galicia

Respecto a la cocina, a cargo del chef Iván Domínguez, ha sido toda una "experiencia gastronómica". Calidad excelente y cantidad justa, siempre acompañado de la cerveza Estrella Galicia, artífice de esta genial idea pensada para redescubrir Formentera con todos los sentidos.

Ya nos lo advirtieron desde el primer día: SON Estrella Galicia Posidonia no es un festival, es otra historia. 

IMDB

¿Es 'The Deuce' la serie del año?

El nacimiento de una nación (la del porno), según el creador de ‘The wire’.

Ana Cortizo | Woman.es

Sí, sí, nosotras también hemos entregado nuestro corazón a las cofias blancas de ‘The handmaid's tale’ y hemos vendido nuestra alma al villano in progress de ‘Better call Saul’. Pero el último trimestre del año nos ha traído ‘The Deuce’ (HBO) y, francamente, es posible que pidamos el divorcio de todos nuestros amores anteriores y la declaremos serie de nuestra vida en 2017. He aquí por qué.

1. Es un producto made in David Simon.

Podríamos dejarlo aquí con un “no hay más preguntas, señoría”. Todo lo que hace David Simon se convierte en oro: ‘The wire’, ‘Treme’, ‘Show me a hero’ (la serie que, recordemos, rescató a Winona Ryder del ostracismo, antes de que ‘Stranger things’ le pusiera las luces de navidad).  En ‘The Deuce’,  además, Simon ha conjurado todos sus elementos preferidos: malas calles, personajes al borde del abismo, trama coral y un guión que no deja al espectador parpadear por miedo a perderse algo (David, te lo advertimos, no es de los que repiten conceptos).

IMDB

2. La cosa va de sexo.

David Simon es también un hombre de temas. ‘The wire’ iba de drogas, ‘Treme’ de jazz y ‘Show me a hero’ de planificación urbanística. ‘The Deuce’ trata sobre sexo. No sexo en plan más difícil todavía, como en ‘Juego de tronos’, ni quitándole todas las partes divertidas al estilo de ‘The handmaid's tale’. No, ‘The Deuce’ trata sobre ese momento, a principios de los 70, en que la pornografía fue declarada legal en Nueva York y pasó de transacción en oscuros locales a próspera industria con declaraciones de IVA trimestrales. Sin reventarte gran cosa de la trama, te contamos que el clímax (con perdón) de la primera temporada es el estreno de ‘Garganta profunda’. 

3. Así que hablamos de un drama empresarial.

Pues sí. David Simon no quiere endulzar la crónica de la industria del sexo (dudamos incluso que conozca el significado de la palabra “endulzar”), pero ‘The Deuce’ es una serie sobre el sexo entendido como opción laboral. Los protagonistas son prostitutas, chulos, mafiosos, policías corruptos y camareros de bar que se han hecho un módulo de administración de empresas. Son de esperar debates sobre horas extra, el consumo de drogas en los lugares de trabajo, la explotación laboral y el acoso a las empleadas. 

IMDB

4. Maggie Gyllenhaal está en el corazón de la tormenta...

Nos demostró que podía enfrentarse a personajes con complicaciones sexuales en ‘Secretary’ y darlo todo en el drama gracias a ‘The honourable woman’. En ‘The Deuce’ saca a la luz todas sus facetas actorales a través de su personaje, Candy, una prostituta que abomina de chulos y esclavitudes, con un instinto empresarial que le permite detectar el nuevo nicho de mercado que se abre ante sus ojos. Eso sí, Candy es una freelance del sexo y ya sabemos cómo va eso: todo el márketing corre por tu cuenta, tienes que encargarte de la contabilidad, no tienes horarios y tu madre no entiende que, aunque estés en casa, estás trabajando.

IMDB

5. ¿No quieres James Franco? Dos tazas.

Ewan McGregor ya rompió el tabú en la tercera temporada de ‘Fargo’: sí, es posible encarnar a hermanos y (suponemos) sacarte un sobresueldo para tu castillo en Escocia. James Franco interpreta a los gemelos Frankie y Vincent: un ludópata encantador eternamente endeudado y un honrado loser con dos trabajos, dos niños y una esposa fiestera. Curiosamente, semejantes personajes (o sus equivalentes menos guapos) existieron de verdad, y fueron la inspiración primigenia para la serie. 

IMDB

6. Cuida la mirada femenina.

Cuando uno se lía a contar la historia de cómo la lujuria se sometió a las leyes del mercado, es fácil caer en misoginias varias que van de la fantasía masturbatoria al relato victimista. Para evitarlo, la mitad de los ocho capítulos de los que consta esta primera temporada están dirigidos por mujeres. Incluyendo el primero y el último. Además, la serie aboga por la paridad nudista (traducción: hay tantos desnudos femeninos como masculinos) y, de momento, hemos contado tres erecciones en plano frontal (¿es la primera vez en una serie de televisión? Creemos que sí). 

7. Es políticamente incorrecta.

¿Hay otra manera de afrontar una serie sobre pornografía? Si escuchas: “Personalmente, no me importa un poco de ketchup en mi salchicha” y te ríes, vamos bien. Una pista: no estábamos hablando de comida.