woman | El lujo de ser mujer

Foto: IMDb

Los mensajes ocultos de Dirty Dancing que no pillaste en su momento

Dirty Dancing nunca fue una comedia romántica. Solo lo parecía.

Ana Cortizo | Woman.es

¿Amor? ¿Sexo? ¿Baile? Ah, queridas amigas, ni de broma. Seguramente, cuando viste por primera vez Dirty Dancing pensaste que la cosa iba del romance entre una adolescente pija y un rudo y apasionado profesor de baile, en un idílico hotel de vacaciones durante los años 60. Pero ahora que la historia de amor entre Baby y Johnny cumple 30 años y vuelve a nuestras vidas en forma de serie (en MTV España, desde el 21 de junio) y musical, es hora de afrontar la verdad: Dirty Dancing nunca fue una comedia romántica. Solo lo parecía.

Sí, Dirty Dancing es una película sobre un amor furtivo adolescente, sobre el poder erótico del baile y sobre fiestas a las que puedes ir siempre que lleves una sandía; pero, sobre todo, es una historia feminista, una denuncia del clasismo de la sociedad y una reflexión sobre el sexo y sus consecuencias. Y tú, viéndola con un cubo de palomitas, como una ingenua.

Empecemos con las cuestiones de clase. Al igual que en la serie 'Arriba y abajo', en el resort de vacaciones Kellerman hay dos mundos paralelos: el de los adinerados huéspedes y el del personal. Y aunque se permite cierto trasvase entre ambos (el director del hotel anima a los empleados a coquetear con las turistas, por ejemplo), en última instancia cada mochuelo debe quedarse en su olivo. Robbie Gould, el camarero-niño bien, se lo deja bien claro a Baby cuando esta intenta que afronte su responsabilidad con Penny, la profesora de baile a la que Robbie ha dejado embarazada. “Hay personas que cuentan y personas que no”, le dice, y hasta le recomienda la novela 'El manantial', una exaltación del individualismo y de los derechos superiores de quienes tienen cualidades superiores. Vivan los canallas ilustrados.

via GIPHY

Pero Robbie no es el único que tiene claros esos límites. Penny, víctima por excelencia de este conflicto, se indigna cuando intuye el romance incipiente entre Baby y Johnny (“¿Cuántas veces me has dicho que no me mezcle con ellos?”) y hasta el final épico de la película es agridulce: por mucho Baby salte a los brazos de Johnny al son de The time of my life, con el staff del hotel convertido en cuerpo de baile y los huéspedes aplaudiendo a moco tendido, su romance tiene pinta de durar menos que los títulos de crédito.

via GIPHY

Dirty Dancing es también una película sobre el sexo... y sus consecuencias. Penny se ve obligada a recurrir a un aborto clandestino para el que no tiene dinero y que termina de la peor manera posible: “Ese tipo tenía un cuchillo sucio y una camilla plegable” es una frase que, sin decir nada, clama a gritos por un aborto legal, seguro y gratuito. Y hay más: la cinta nos habla de la importancia del consentimiento. ¿Cómo olvidar esa escena en que de nuevo el camarero Robbie, villano por excelencia, insulta y desprecia a una chica que ha dicho “no” a sus avances? Y, más progresista todavía, las chicas no son las únicas indefensas ante el acoso: el pobre Johnny, un guaperas en lo más bajo de la escala social, se siente obligado a practicar sexo con las clientas maduritas del hotel y no sabe que puede decir “no”... hasta que Baby le abre los ojos. Bendita Baby, por mucho que estuviera, a fin de cuentas, defendiendo su terreno.

via GIPHY

Dirty Dancing también es una película feminista. El tema central, en realidad, es el despertar de Baby a la vida adulta. Y no solo porque descubra el amor, el sexo y el baile. También porque se da cuenta de que su padre no es infalible. Por mucho que la quiera y le haya dado una educación liberal, él pretende que Baby ocupe un lugar concreto en el mundo, el que representa su hermana Lisa: bonita, coqueta, complaciente e irremediablemente boba. En una escena que es pura reafirmación personal, Baby le canta estas y otras verdades a su padre: “Sé que te he decepcionado, pero tú también me has decepcionado a mí”, le dice haciéndole ver su hipocresía... y, de paso, amargándole al pobre doctor Houseman sus primeras vacaciones en seis años.

via GIPHY

En última instancia, ni siquiera importa que el romance entre Johnny y Baby sea flor de un verano, porque esta película no va (solo) de eso. Dirty Dancing trata del despertar a la complejidad de la vida de una jovencita ingenua que descubre que, para salvar el mundo, no tiene por qué viajar al tercer mundo: las desigualdades, la injusticia, los conflictos... están a las puertas de su casa, si es lo bastante valiente como para abrir los ojos ante ellas.

via GIPHY

D.R.

Alberto de Miss Caffeina: "Al futuro le pedimos que nos siga haciendo felices la música"

Hablamos con el cantante de Miss Caffeina, uno de los grupos que participa en la nueva gira de 43 Live the Roof. 

Garbiñe Continente | Woman.es

43 Live the Roof vuelve con su gira de conciertos, donde recorrerá numerosas ciudades españolas con artistas como Bebe, Revólver, Miss Caffeina, Vega, Second, David Otero, Elefantes, L.A. o Viva Suecia que ofrecerán conciertos íntimos en azoteas, en destinos como San Sebastián, Sevilla, Málaga, Valencia o Madrid. 

Con motivo del inicio de esta gira, hablamos con Alberto Jiménez, el cantante de Miss Caffeina, que nos habla de este proyecto y de muchas otras cosas como lo que significa para una banda vivir una época de festivales 'non stop' o el papel que tienen las redes sociales en su día a día, tanto a nivel personal como profesional. 

¿Qué supone para vosotros formar parte de esta nueva gira de 43 Live the Roof? 

La verdad es que nos pareció una idea muy guay poder hacer conciertos en azoteas, para solo cien personas, en acústico, suponía algo muy íntimo. Y, además, en mitad de la gira, que es como un respiro muy guay antes de empezar con los festivales. Además, hemos tenido la suerte de que nos han tocado dos ciudades como Málaga y Sevilla en las que siempre hemos estado muy bien y cuyo público es muy agradecido. Así que muy contentos. 

Este concierto en Sevilla será solo el principio de una supergira. ¿En qué festivales os podremos ver este verano? 

Estaremos en muchos sitios: En el Arenal Sound, Low Festival, Festival de Les Arts, No sin música… El año pasado hicimos un montón y este año repetimos en algunos e incorporamos otros nuevos.

¿Hay algún destino o escenario que os haga especial ilusión? 

Estamos esperando poder hacer una pequeña gira por México. Eso nos hace bastante ilusión porque llevamos intentando ir un montón de años y, poder hacerlo este año, con todo lo que ha pasado, lo bien que ha salido todo respecto al nuevo disco, sería acabar de de forma redonda. 

¿Cómo se vive una gira de festivales? 

Es realmente divertido porque aparte tú tocas delante de gente que te sigue, gente que no te sigue y te ve por primera vez e, incluso, gente que te escucha por primera vez. Además hay un ambiente muy festivo, con todo lo que engloba el festival tanto dentro como fuera del escenario y las condiciones en las que tocas son muy buenas porque sueles tener un gran escenario, es todo al aire libre y es todo muy guay. 

¿Y la peor parte? 

Lo único malo que podría decir es que últimamente, que nos va mejor, a lo mejor no puedes salir a ver otros grupos porque hay mucha gente pidiéndote fotos. Pero, que eso sea lo peor y… ¡Bienvenido sea! 

Vuestro nuevo álbum Detroit, y más concretamente el tema ‘Mira cómo vuelo’ ha sido todo un éxito. Qué tiene este nuevo trabajo que no hayan tenido los anteriores? 

Creo que nos hemos quitado un montón de tonterías, complejos y miedos que teníamos a sonar más pop y creo que nos hemos dado cuenta de que nos sentimos muy cómodos y muy a gusto en este tipo de producciones y canciones. Creo que ha conectado mucho con la gente y, sobre todo, el single ‘Mira cómo vuelo’ ha enganchado. Tampoco sabemos muy bien cómo se hace porque si no lo haríamos siempre así. 

¿Cómo nace Miss Caffeina?

Yo buscaba banda porque tocaba en solitario, era cantautor, y ellos estaban buscando un cantante. Nos conocimos por internet (en aquella época no había Twitter, ni Facebook ni nada de lo que hay ahora), a través de Myspace. Hicimos una prueba a ver si congeniábamos bien y desde el principio fue muy bien, cada uno fue aportando sus canciones. Creo que el grupo ha mutado mucho, al igual que los roles de cada uno, pero desde un principio hubo muchísima conexión musical.  

¿Cuáles crees que fueron los factores necesarios para que triunfase la banda? 

No sé cuáles fueron los factores. Lo que sí sé es que siempre hemos sido muy constantes y siempre tuvimos muy claro que queríamos dedicarnos profesionalmente a ello. Nunca nos hemos asustado de que las cosas fuesen despacio, hemos mirado siempre a largo plazo y hemos tenido claro que teníamos que dar más pasos para que las cosas fuesen llegando. También es verdad que el factor suerte es imprescindible y llegar en el momento perfecto,  pero creo que hemos sido bastante constantes y eso ha sido crucial. 

En este boom de internet, redes sociales, youtube… ¿Creéis que es favorable para la música? 

Totalmente. Muchas veces lo pensamos y, si no hubiesen existido las redes sociales e Internet, Myspace, en aquella época, no habríamos formado parte del panorama musical. Al principio todo lo autoeditábamos, lo sacábamos nosotros en redes sociales, y así fue como empezamos a tener público. 

¿Cómo lleváis el tema de las redes sociales a nivel personal? ¿Os ayuda a sentiros más cerca de los fans u os resulta agobiante? 

Para nada. Igual que estamos viviendo la mejor época y la más feliz profesionalmente, también personalmente. Es muy bueno sentirte reconocido después de tanto tiempo y todo lo que sean seguidores, autógrafos, fotografías, es parte del trabajo y uno no puede huir de eso. Prefiero que me pidan a todas horas a que no me conozca nadie. 

¿Notasteis ese cambio del anonimato a que os parasen por la calle? 

Realmente fue poco a poco. Lo que sí pasó fue que había gente que sabía que teníamos un grupo pero no sabían lo que tocábamos, cuando nuestra música empezó a sonar en sitios más grandes, empezaron a reconocernos. Pero todo lo demás fue paulatino. 

¿Cuál ha sido el momento más especial o importante de Miss Caffeina?

La verdad es que no sabría decirte porque, por suerte, ha habido muchos momentos. En esta gira estamos viviendo muchos momentos seguidos de decir: ¡Qué guay! ¡Qué bien todo! Y de alucinar de cómo la gente conecta con nosotros. Hay conciertos que te marcan, que estás en el escenario y de repente nos miramos todos los del grupo y flipamos. 

¿Qué le pedís al futuro? 

Seguir estando inspirados… ¡Por favor! Que nos salgan las canciones, que la gente las entienda, que nos acompañen en todos los cambios y que nos siga haciendo felices la música. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«Hollywood es muy tentador, allí te encuentras personas interesantes cada día; pero México me mantiene con los pies en el suelo.» | Víctor Deschamps

Entrevista a Guillermo Arriaga por su nueva novela, "El Salvaje"

El exitoso guionista de “Amores perros”, “21 gramos” y “Babel” nos trae su mejor novela. Una obra feroz llena de violencia y amor a partes iguales. Palpitante. 

Ester Aguado

Resulta extraño que de una mente tan calmada y reflexiva como la de Arriaga puedan salir unas historias tan brutales, vertiginosas y violentas. Él argumenta una ley del cine: los oscuros son los que hacen comedia; los luminosos se dedican al drama. Arriaga se define un optimista compulsivo. Su encanto lo confirma.

Venía un poco aterrada por su aspecto, pero nada que ver...

Sí que doy miedo, ¿eh? En algunos festivales de cine nadie quiere venir a buscarme al aeropuerto. Pero soy buen tipo, me cuesta enojarme.

Dieciséis años sin escribir una novela, ¿por qué esta?

Las historias son como la humedad, encuentran por dónde salir. Al empezar, no sabía si sería un guion... Lo más importante en una novela es qué punto de vista vas a tomar. Esta requería ver qué le pasaba al personaje por dentro y contarlo en primera persona, algo casi imposible de llevar al cine.

“El Salvaje” es una historia brutal pero adictiva, ¿por qué? 

Los seres humanos estamos compuestos de emociones muy contradictorias y paradójicas. En esta historia hay mucha violencia, pero también hay amor, amistad, generosidad y nobleza con los animales. Eso ayuda a que te vincules con la historia. No es solo un catálogo de desastres, sino también de cosas buenas que puede tener la vida.

"El Salvaje" engancha. Arriaga publica su novela más madura (Alfaguara, 21,90 €), aunque continúa vinculado al cine. Hace años que ya no trabaja con Alejandro González Iñárritu, pero acaba de producir “Desde allá”, de Lorenzo Vigas, que optaba al Goya a la mejor película iberoamericana. | D.R.

Tiene un formato innovador, con dos historias paralelas...

Si hay algo que defina mi carrera es el riesgo, huyo de las zonas de confort. Hay que intentarlo, aunque luego no resulte. Las dos historias se fueron entrelazando, algo que yo desconocía al inicio.

De las dos influencias de un escritor: la vida y otros autores, ¿qué pesa más en usted?

La vida. Quiero que los lectores sientan que yo estuve ahí, que respiren verdad, porque la historia sucede en el barrio donde yo crecí, con mis vecinos... Soy afortunado de haber crecido allí y en una familia que siempre privilegió la cultura y no las revistas del corazón.

También es director de cine –“Lejos de la tierra quemada”, la primera película de Jennifer Lawrence–. ¿Qué disfruta más?

Todo. Es un privilegio no estar metido en una oficina y poder contar tus propias historias. Toda mi obra es original y no toda es oscura... Tengo una comedia, “Escuadrón Guillotina”. Y mi primer corto (“Rogelio”, 2000) también lo es.

Sus dos hijos, Mariana y Santiago, siguen sus pasos... 

Voy a producir su primera película como directores, “A cielo abierto”. Me enorgullece lo educadísimos que son, nada arrogantes. Son buena gente. 

Si no hubiera sido escritor... 

Me hubiera gustado tocar la guitarra o haber sido futbolista.

Penélope Cruz en el estreno de La reina de España en Madrid | Getty

El primer tráiler de 'Asesinato en el Orient Express' con Penélope Cruz ya está aquí

Ya queda menos para ver esta adaptación de la novela de Agatha Christie.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Penélope Cruz no para. Si hace unas semanas viajaba a Miami para incorporarse al reparto de 'American Crime Story: Versace', para dar vida a Donatella Versace, ahora podemos disfrutar de ella como una de las sospechosas en la cinta 'Asesinato en el Orient Express'. 

 

La actriz madrileña comparte cartel con Johnny Depp, Judi Dench, Daisy Ridley o Michelle Pfeiffer. La película, que llegará a los cines el próximo mes de noviembre, supone la vuelta a Hollywood de Penélope tras su participación en 'Zoolander 2' y 'Agente Contrainteligente'. En esta cinta, Pe da vida a una misionera tímida e introvertida.

Además, estamos esperando ansiosas a ver el tráiler de Penélope como Donatella Versace.