woman | El lujo de ser mujer

Rick Grimes, el gran protagonista de 'The Walking Dead', cada vez más confuso y sudoroso. | FOX

¿Te aburre la nueva temporada de 'The walking dead'?

La razón puede ser que los zombies "hayan saltado el tiburón".

¡Te lo explicamos!

Ana Cortizo | Woman.es

"Lo que está muerto no puede morir", decían los sacerdotes del Dios Ahogado en 'Juego de tronos'. Sin embargo, 'The walking dead', esa serie en la que el 95% del casting está ya difunto, se las está apañando para dar 'matarile' a todo asomo de interés por parte de su agotado público.

Los tres primeros capítulos de la octava temporada han tenido las cifras de audiencia más bajas de su historia: 11 millones de espectadores, frente a los 17 de la entrega anterior. Hasta las descargas ilegales han descendido un 42%, lo que significa que a Rick Grimes y a su pandilla no los queremos ya ni regalados. Y es una pena, porque 'The walking dead' ha mantenido su encanto putrefacto durante mucho tiempo gracias a unos personajes llenos de humanidad (y la conciencia de que cualquiera de ellos podía morir en cualquier instante), una premisa atractiva (¿cómo nos cambia vivir a largo plazo en el apocalipsis zombi?) y una galería de villanos complejos y aterradores.

En inglés, la expresión "saltar el tiburón" (que viene, por cierto, de esta escena mítica de la serie 'Happy Days') se usa cuando a una serie se le va irremediablemente la pinza y no consigue recuperar la fórmula mágica que le ganó una vez el favor del público. No es imprescindible que el protagonista haga esquí acuático sobre un escualo en calzoncillos y chaqueta de cuero (aunque, reconozcámoslo, la combinación es infalible), pero los giros de guión delirantes suelen funcionar.

La mítica imagen de 'Happy Day'. | ABC Photo Archives

Ejemplos prácticos: Sookie Stackhouse, de 'True Blood', descubre que tiene sangre de hada (es una serie de vampiros, por el amor de Dios, esta gente desayuna hadas); Mulder abandona 'Expediente X' y Scully se queda sin nadie a quien explicarle que los alienígenas no existen y que hay una explicación racional para esa nave espacial que estamos viendo; Pamela se despierta y nos revela que toda la novena temporada de 'Dallas' (que incluía la muerte de uno de sus protagonistas) ha sido solo un sueño.

Existe, incluso, una serie que hizo piruetas con el tiburón prácticamente desde el principio y se las arregló para aterrizar de pie con cierta frecuencia. Opina: ¿'Perdidos' descarriló cuando la isla empezó a viajar en el tiempo, cuando Locke volvió de entre los muertos o cuando los náufragos descorcharon, literalmente, todo el mal del mundo contenido en el fondo de un estanque?

Hay otras tácticas, todas con más peligro que Rappel con el texto predictivo de Google: añadir un bebé al casting para incrementar el factor de 'cuquismo', introducir un nuevo personaje para abrir el abanico de opciones románticas en ambientes un poquito enrarecidos, un cambio de escenario, un 'recasting' de personaje... Pero, en ocasiones, como parece ser el caso de 'The walking dead', la cosa se reduce al agotamiento de la premisa inicial.

¿En qué momento fue el principio del fin de 'Lost'? | ABC

El público ya ha tenido zombis para toda una vida, amigas. Y, confesémoslo, se diría que lo mismo les pasa a los guionistas. Si a ti también te parece que el villanísimo Negan tiene más de cuñado cargante que de némesis aterradora (ay, Gobernador, tú sí que sabías ponérnoslos de corbata), si estás harta de que tus personajes preferidos parezcan morir para reaparecer a los pocos minutos indemnes y pringados de vísceras hasta las cejas, si mientras el sheriff Rick explica su enésimo plan tú solo puedes pensar en cómo es posible que Daryl esté cada vez más fondón cuando tiene racionado hasta el maíz en lata... es posible que, entre los rebaños de zombis y los humanos en pie de guerra, se oculte, en plan “¿Dónde está Wally?”, un tiburón como la copa de un pino.

Jared Leto, durante su visita a 'El hormiguero'.  | Atresmedia

Los 4 momentos de Jared Leto en 'El Hormiguero' que han disparado las críticas

La entrevista de Pablo Motos divide a las redes.

Clara Hernández | Woman.es

Las maneras de Pablo Motos en 'El Hormiguero', sobre todo en lo que respecta a las entrevistas de sus celebérrimos invitados, han despertado últimamente más de una crítica en ciertos sectores.

Mientras un gran número de usuarios celebran el contenido de Antena 3, concediéndole diariamente uno de las mejores cuotas de pantalla de la televisión y aplaudiendo su tono informal y su punto de picardía, otros acusan al espacio de malgastar sus entrevistas con preguntas absurdas o, incluso, sexistas. 

Este jueves, el espacio ha vuelto a provocar una tormenta agridulce en Twitter, con defensores y detractores, ante la entrevista que el presentador valenciano ha realizado al actor y cantante Jared Leto. 

En general, los comentarios negativos, algunos procedentes de fans de Leto, inciden en que la entrevista no estuvo a la altura de su personaje. "El Hormiguero y cómo desaprovechar una entrevista de un actor, músico, director, filántropo", resume una seguidora. 

"Ojalá alguien se dignara a entrevistar a Jared sobre lo que nos interesa a los fans, sobre su música, sus películas, su arte... ", lamenta otra que se identifica como Wendy.

En general, son cuatro momentos los que han despertado más críticas (y defensas), y han hecho que los espectadores se abalanzaran a las redes. 

Eston son: 

Pilar Rubio: abridora de cerveza a tiros

El reto de la semana de la colaboradora consistía en ser capaz de abrir una cerveza de un disparo con una escopeta. Un desafío que para algunos usuarios fue "ridículo" y "falto de interés"- Más aún cuando Leto demostró que sin entrenamiento de una semana, era capaz de hacer lo mismo que la madrileña. Sin embargo, a otros, como como @CBErnoulliM, les encantó.

El piano-plátano

¿Puede ser atractivo contemplar al líder de Thirty Seconds to Mars y actor excéntrico tocar un piano en el que las teclas han sido sustituidos por bananas, como hubo de hacer en el programa de Pablo Motos? Una parte de los espectadores opina que... no. Otros, sin embargo, se partieron y vieron arte en este episodio surrealista que hacía alusión al veganismo del personaje.

Los caretos de Leto, en clave de Snapchat

No solo las caras de extrañeza que puso el artista ante algunas de las preguntas que le formuló Pablo Motos fueron recogidas en Internet; también, el juego en el que se veía a su rostro modificado por los efectos fotográficos de Snapchat. ¿Un recurso un tanto viejo, se preguntan algunos espectadores?

4. 'El barco de chanquete'

Sí, el actor demostró sus dotes para el español entonando la popular canción de la serie 'Verano azul'. Para algunos usuarios, un terrible error (y horror). 

Sin embargo, las redes también han recogido cientos de opiniones opuestas. El sex appeal del actor, que este viernes actuará en LOS40 Music Awards, es uno de los rasgos más destacados. ¡Sin duda, este peculiar intérprete levanta pasiones!

El cartel de 'Fashion freak show', de Jean Paul Gaultier. | P. J. Gaultier

A Jean-Paul Gaultier no le para nada (y el teatro, tampoco)

El diseñador prepara 'Fashion Freak Show', una obra sobre su vida.

Clara Hernández | Woman.es

Hay pocos desafíos que se le resistan a Jean-Paul Gaultier, cuya carrera creativa de casi medio siglo nunca ha abandonado la brillantez ni la irreverencia. 

Si en el último lustro nos ha sorprendido desde los museos con la exposición The Fashion World of Jean Paul Gaultier: from the sidewalk to the catwalk (aquella que cuenta con maniquíes hablantes y que sigue recorriendo las grandes galerías internacionales) o su intención de impulsar una revista, ahora el francés ha anunciado que llevará su vida al teatro. 

El propia Jean-Paul Gaultier es autor, director y responsable de vestuario de la obra, que llevará por nombre 'Fashion Freak Show' y está previsto que se estrene en otoño de 2018.

¿Y qué contendrá? Lo que ha trascendido es que estará a medio camino entre un espectáculo musical de variedades, el cabaret y un desfile de moda, y recordará momentos de la biografía del diseñador. Entre estos, no faltarán el episodio con su contratación como asistente en el estudio de Pierre Cardin a los 18 años, su primera pasarela o las curiosidades sobre la creación de su primera falda para hombre, allá por 1984. 

Además, la diversión, el ironía, la elegancia y la excentricidad están garantizados en un show que incluirá cameos de algunos de sus amigos y colaboradores más célebres y queridos (a la cabeza, Pedro Almodóvar o estrellas de la canción como Kylie Minogue y Madonna). Por allí también circularán atletas de circo, actores y bailarines. 

 

Hier, Jean Paul Gaultier était sur le plateau du #Quotidien pour présenter son Fashion Freak Show. Replay disponible sur TF1.fr 💙

Una publicación compartida de JPG Fashion Freak Show (@jpgfashionfreakshow) el

"Esta es mi criatura", ha declarado el modisto, que ha fichado a Tonie Marshall para codirigir la obra y promete "interacción con el público" así como una curiosa mezcla de "video, diálogo y canciones" o una importante exhibición de las prendas más vistosas de Jean-Paul (desde tutús, a prensas de aire motero y corsés). 

"Cuenta una vida dentro del mundo de la moda; la prensa, el backstage con las modelos (...) Es lo que conocemos pero con más plumas y glamour", ha resumido.

Aunque queda prácticamente un año para el estreno (2 de octubre de 2018 en el Teatro de Folies Bergère de París), el diseñador posibilita reservar entradas a través de internet. Los precios oscilan entre los 36 euros y los 110 euros. 

A la actriz Elisabeth Moss se le acumulan los proyectos.  | Pascal Le Segretain / GETTY

'The square', la aventura sueca de Elisabeth Moss

La protagonista de 'The handmaid's tale' protagoniza este filme sobre la tontería en el mundo del arte.

Ana Cortizo | Woman.es

El gran temor de los protagonistas de las series de éxito (posiblemente, también fue el de  Elisabeth Moss) es convertirse en 'one hit wonders' de la televisión y que, años después, por mucho que se hayan esforzado por elegir papeles de todo el pantone dramático, los fans les sigan saludando por la calle con un “Zas, en toda la boca”, un “Salva a la animadora, salva al mundo” o un “Se acerca el invierno”.

Puede que los otros protagonistas de 'Mad Men' estén lidiando con esa maldición. La verdad, aunque hemos visto aquí y allá a John Hamm y a Christina Hendricks, ninguno ha vuelto a brillar con la intensidad que tenían en la agencia de publicidad Sterling Cooper Draper Pryce. Pero Elisabeth Moss se ha movido con agilidad para dejar atrás a la secretaria/creativa publicitaria Peggy y no le ha podido salir mejor.

Se alió con Jane Campion para encarnar a Robin, la detective australiana de 'Top of the lake', y en plena grabación, cuando le llegó el guión de 'The handmaid's tale', soltó un “fuck” (nota: Moss, por muy ciencióloga que sea, tiene la boca más sucia de Hollywood) porque no tenía más remedio que aceptar un proyecto tan bueno y eso iba a afectar a su concentración.

Elisabeth Moss, caracterizada como Offred en 'The handmaid's tale'. | Hulu

Todos sabemos lo que pasó con aquella distopía puritana y cómo permitió a Moss brillar al fin a la altura que se merecía. Por 'Mad men' y 'Top of the lake' la nominaron al Emmy seis veces y seis veces se quedó en su sitio, aplaudiendo a la ganadora con sonrisa falsamente serena; con 'The handmaid's tale' rompió aquella maldición a lo grande y subió al escenario dos veces, por sus méritos como actriz protagonista y como productora. La segunda, por cierto, se la esperaba tan poco que ya se había quitado los tacones y recogió el premio en zapatillas de andar por casa.

 

They should never have given us uniforms if they didn't want us to be an army...👊🏻😉#emmys #handmaidstale

Una publicación compartida de Elisabeth Moss (@elisabethmossofficial) el

Ahora está grabando en Toronto la segunda temporada de 'The handmaid's tale'. Y aunque probablemente los fans nunca le gritarán por la calle “¡Nolite te bastardes carborundorum!” (una de las frases popularizadas por la serie que significa algo así como "Que los bastardos no te jodan") vuelve a estar en el mismo punto, orgullosa de haber creado un personaje tan redondo e intenso y aterrada porque le coma de nuevo el terreno. Por suerte, ya sabemos que lo suyo es salir de situaciones como esta.

Ha rodado para HBO un corto producido por Lena Dunham, 'Tokyo Project', que parece la versión condensada y millennial de 'Lost in translation'. También tiene varias películas pendientes de estreno: 'Mad to be normal', sobre psiquiatría alternativa en los años 60; 'La gaviota', adaptación de la obra teatral de Chejov; y 'Old man and the gun', una de anciano atracador (Robert Redford) que decide dar un último golpe, dirigida por David Lowery, responsable de la maravillosa o espantosa (según a quién preguntes) 'A ghost story'. Además, parece haberle cogido el gusto a estar detrás de las cámaras, porque está produciendo para Hulu (la plataforma de 'The handmaid's tale') un documental sobre la bailarina Tiler Peck.

Pero antes de que todo ese futuro nos alcance, el 10 de noviembre se estrena su gran proyecto sueco: 'The square', una película dirigida por Ruben Östlund que se alzó con la Palma de Oro en el último Festival de Cannes. 'The Square' nos habla de un comisario de arte, Christian, que está a punto de inaugurar una instalación artística que inspire altruismo y solidaridad a los visitantes. Pero cuando es brutalmente atracado, empieza a replantearse el proyecto y...

En fin, no vamos a espoilear ni a hurtarle taquilla a la película. Baste decir que 'The square' es, en última instancia, una sátira sobre el pretencioso mundo del arte. Sí, ya sabemos cómo las gastan los suecos en esto del humor (¿quién no ha reído hasta la inconsciencia leyendo a Strindberg?), así que nos esperamos algo más perturbador que descacharrante.

De momento, la escena más comentada de la cinta es aquella en la que un artista, a modo de 'performance', irrumpe en una cena de gala llena de VIPs imitando a un mono, sin dulcificar ni un poquito el papel y con violentos resultados. El director, entusiasmado por la metáfora simiesca, añadió un bonobo a la película.

Moss (que, por su parte, asegura que el bonobo era “un puto capullo”) encarna a una periodista de lengua afilada. Su confrontación con el protagonista, acerca de acostarse con personas y luego no recordar sus nombres y a propósito de cierto condón usado, está dando mucho que hablar. Y, sobre todo, está permitiendo que los espectadores tengan una imagen de la actriz despojada de vestidos sesenteros o cofias blancas que, esperemos, le permitirá seguir reinventándose una y otra vez.