woman | El lujo de ser mujer

ISTOCK

Tres trucos para acelerar al máximo tu metabolismo

Consejos sencillos y muy fáciles de seguir.

Paola Lei | Woman.es

Haz más ejercicios levantando peso 

Haz ejercicios levantando peso. | ISTOCK

Es frecuente creer que debemos quemar la máquina de cardio, la elíptica o la cinta de correr, pero si realmente quieres acelerar la velocidad del metabolismo lo que necesitas es construir músculo pues queman mucho más calorías que las grasas, lo recomendable es hacer entrenamiento con peso tres veces por semana usando un peso suficiente para que cueste terminar las diez repeticiones. 


Come proteína en la mañana y la tarde

Come proteína en la mañana y la tarde. | GTRES

Para acelerar el metabolismo debes llenar tu plato de proteína de calidad (carnes magras, pescado, huevos, pechuga de pollo o pavo). Es la mejor forma de mantener la masa muscular y construir nuevos músculos si la consumes antes y después del entrenamiento. Además, las proteínas promueven la saciedad, te sentirás llena todo el día. 


Duerme todo lo que puedas

via GIPHY

Dormir puede ser una opción en la que no has pensado, sin embargo debes añadirla a las cosas que debes hacer para tener un metabolismo en buena forma. No dedicar tiempo suficiente al descanso tiene desastrosos efectos sobre el metabolismo porque manda claves erróneas al organismo sobre las calves del hambre y revive el apetito. Tal y como explica un estudio reciente, el cuerpo pide calorías extra para funcionar cuando pasa un tiempo extra despierto. 

GTRES

En forma a cualquier edad

Cumplir años y mantener intacta la silueta es posible. Te presentamos los planes dietéticos más efectivos con ejercicios, 'tips' e innovadores tratamientos en cabina para sacar nuestra mejor versión en cada década.

Olga Tarín

20 AÑOS: BUENAS COSTUMBRES

Con el metabolismo en su máximo esplendor, los problemas corporales a esta edad son consecuencia, principalmente, de una mala alimentación y un estilo de vida sedentario. 

Signos visibles, ¿qué me pasa?

A los veinte, la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico funciona perfectamente, por lo que las preocupaciones estéticas son (o deberían ser) mínimas. Pero algunos problemillas sí hay. «La mayoría, causados por una mala alimentación, el sedentarismo provocado por muchas horas de estudio o el estrés que se sufre en época de exámenes que origina mala circulación, retención de líquidos y una celulitis incipiente derivada también de la revolución hormonal», explica Ana Puelles, propietaria de Estética Lostao.

Bella coloca el blazer sobre los hombros.  | GTRES

La dieta sí importa

Con una vitalidad por las nubes, una buena alimentación es básica. «Se deben realizar cinco comidas diarias y primar los alimentos ricos en minerales (zinc, potasio y fósforo) y vitaminas del grupo B y E presentes en los lácteos y carnes magras, pescados, verduras, frutos secos, verduras y frutas», dice Puelles. Y cuidado con las grasas saturadas, porque si hay problemas de peso son derivados de un exceso de dulces. Según varios estudios, el alimento más consumido tras el pan, el aceite y la carne es la bollería industrial. 

Jennifer ha escogido un chaleco tipo blazer que lleva como vestido.  | GTRES

Ritual para veinteañeras

Empezar a cuidar la piel es imprescindible para que luzca bonita. Una exfoliación semanal y aplicar diariamente una crema hidratante es necesario para mantener la hidratación y el brillo cutáneo. Sin olvidar la protección solar, para no castigar la piel y evitar manchas futuras. También es importante practicar deporte para estar en forma y liberar el estrés. «Recomiendo combinar dos tipos de ejercicio: trotar durante media hora dos o tres días a la semana, alternándolo con ejercicios de alta intensidad (movimientos muy intensos realizados en breves periodos de tiempo)», explica la doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza.

30 AÑOS: AGENDA 'NON STOP'

Jornadas agotadoras, cenas con amigos, falta de horas de sueño y una vida urbana asfixian la piel y la envejecen de forma prematura. Hay solución.

D.R

Puesta a punto, signos visibles

A los 30 años, la vida es un auténtico frenesí. A partir de esta edad, la elasticidad de la piel disminuye un 10 % y la concentración de vitaminas C y E se reduce entre un 30 y un 40 %. 

Qué me pasa: El envejecimiento celular a nivel dérmico y epidérmico ha comenzado. «Las células pierden la energía necesaria para realizar sus funciones vitales. Los signos visibles son la pérdida de elasticidad, de confort, una disminución del grosor de la piel y falta de tono», explica Elena Comes, directora de Le Petit Salon

Consejo de esteticista: La alimentación debe ser equilibrada y rica en vitaminas y oligoelementos. «En cuanto a tratamientos, recomiendo Bio-Led Corporal. En una sesión drena, fortalece el tejido por dentro y fuera, alisa la superficie, reafirma y tonifica, Y todo sin dolor, en una sesión muy relajante», dice Comes. Precio: 90 euros.

Beyoncé luciendo su embarazo en Instagram | INSTAGRAM

Llegan los cambios del embarazo

La edad media del primer embarazo en España es a los 30 años. «En el primer trimestre la piel está sensible, por lo que hay que aplicar cremas hipoalergénicas y un fotoprotector para evitar manchas hormonales. A partir del tercer mes es necesario utilizar antiestrías, que eviten la rotura de tejidos y no exponer la barriga al sol para evitar que la línea alba (del ombligo al pubis) se oscurezca y se haga permanente. Las cremas tonificantes que alivian las piernas cansadas son muy útiles», dicen los expertos de Mamma Mio. 

40 AÑOS: CUIDADOS 'ANTIAGING'

La falta de firmeza, la celulitis y un incipiente aumento de peso son los problemas estéticos que más quebraderos de cabeza causan a esta edad. Un buen plan de ataque logra frenarlos.

¿Qué me pasa? Signos visibles

Afortunadamente los tiempos han cambiado y los cuarenta de ahora no tienen nada que ver con los de antes. No hay más que ver a 'celebs' como Gwyneth Paltrow, Diane Kruger, Kate Moss o Heidi Klum. Y es que nada tienen que envidiar a las de treinta. ¿Cómo consiguen estar así de espectaculares? Sin duda, con cuidados extra, porque a partir de los 40 la producción de colágeno y elastina desciende en picado y las consecuencias dejan de ser tan sutiles e incipientes como a los treinta. 

GTRES

Flacidez: «Lo que más preocupa cuando acuden al centro es la flacidez, sobre todo la que se manifiesta en la cara interna de los muslos, las rodillas y los brazos. Sin duda, este es el primer problema. Puede tratarse de forma efectiva», afirma la doctora Paula Rosso. Celulitis: «Si no se frena a tiempo, los adipocitos se instalan y aparece la piel de naranja. Este es otro de los motivos por los que acuden a centros de belleza», explica Ana Puelles. Más kilos: «El cuerpo puede modificarse debido a incipientes cambios hormonales que afectan en forma de un aumento de peso», dice Puelles. 

Jaque a los adipocitos

Es el problema que más preocupa a las españolas, por encima incluso de las arrugas. Y más si, conforme pasan los años, se incrusta y agrava. Afecta al 95% de las mujeres y tiene su origen en causas genéticas y alteraciones hormonales que nos llevan a acumular grasas y retener líquidos. En este sentido, las latinas la padecemos más que las asiáticas o las nórdicas. No existe la solución definitiva pero con deporte, una dieta adecuada, tratamientos en cabina y una buena rutina cosmética se puede atenuar muchísimo; casi por completo. «Lo primero es realizar un buen diagnóstico para determinar las causas y el tipo de celulitis, ya que no todas son iguales. Únicamente así se consigue frenarla de forma efectiva», asegura Estrella Pujol, directora de Oxigen. Cambia tu dieta y tus hábitos nocivos. Llena tu frigorífico de alimentos drenantes como fresas, kiwi, piña y papaya, espárragos, alcachofa, cebolla, tomate, puerros y copos de avena. Es importante evitar la sal, las grasas saturadas, los carbohidratos y las bebidas carbonatadas, el café y el tabaco. Un buen truco: aplica un autobronceador en las piernas, ya que el moreno disimula ópticamente el aspecto de piel de naranja.

Dieta: más proteína

Puesto que los mecanismos de reparación cutánea son más lentos y hay una mayor pérdida de colágeno, elastina y una tendencia a la deshidratación, «recomiendo aumentar el consumo de pescado (rico en omega 3 y proteínas), carnes blancas y huevos. La proteína de origen vegetal en legumbres y quinoa es muy saludable. La ingesta regular de probióticos, en ayunas, mejora la función de barrera de la piel y disminuye la pérdida de agua», explica la doctora Olga Hernández de la Clínica Tufet.

Rutina 'fit'

El ejercicio recomendado a partir de los 40 es «andar dos o tres días a la semana combinado con tablas hipopresivas, sobre todo, si ha habido embarazos y para prevenir el deterioro del suelo pélvico. Introducir una vez a la semana ejercicios de tonificación con electroestimulación integral (chalecos) es muy efectivo para recuperar la firmeza», asegura Ana Puelles.

Reese Witherspoon con vestido de su colección Draper James. | @draperjames / INSTAGRAM

Soluciones en cabina

Mesoterapia Silisorg: Ideal para prevenir la laxitud y el envejecimiento cutáneo. Incorpora silicio orgánico, un componente esencial del organismo, que actúa reestructurando las fibras elásticas y las de colágeno deterioradas. El efecto reafirmante y tensor es muy efectivo. Precio: Desde 89 euros. Dónde: Centros Único.

Plan integral: Tres técnicas para una piel lisa, tersa y sin rastro de grasa. Combina mesoterapia Alidya (para eliminar la celulitis blanda), con carboxiterapia (que oxigena y mejora la circulación) e hilos PDO para tensar y reafirmar el interior y el exterior. Precio: A partir de 400 euros. Dónde: Centro Médico Lajo Plaza.

Focus Cellu-Light Therapy: Un combo de láser de diodo más infrarrojos LED apoyado con un equipo de vacumterapia-detox para fulminar de forma localizada los cúmulos de grasa, la celulitis y la piel de naranja. Un trío de ases muy efectivo. Precio: A partir de 90 euros. Dónde: Gema Cabañero

50 AÑOS: EN PLENA FORMA

El aumento de peso y el envejecimiento epidérmico son los dos grandes problemas derivados de la menopausia. Dieta, tratamientos y ejercicio son tus aliados.

Vestido asimétrico blanco, de Michael Kors. | GTRES

Signos visibles, ¿qué me pasa? 

La menopausia es el mayor cambio que la mujer experimenta en esta edad. «Sofocos, irritabilidad, kilos de más y firmeza de menos son males asociados a esta etapa que, ¡buenas noticias!, ya no implica una merma de vitalidad, energía y buen humor. Ni tan siquiera la transformación de la silueta», comenta la doctora Mar Mira, médico estético y nutricionista de la clínica Mira+Cueto. El desajuste hormonal incide en dos grandes cuestiones: 

- Incremento del porcentaje de grasa corporal: La disminución de las hormonas femeninas va unida al aumento de grasa corporal. A los 20 años es del 26%; a los 40, del 33% y a los 50, del 42%.

- Envejecimiento dérmico: La disminución de la producción de estrógenos provoca deshidratación, sequedad, una piel más fina y arrugas profundas.

Plan dietético

La doctora Mar Mira nos da las claves alimenticias para contrarrestar los cambios físicos y anímicos derivados de la menopausia. 

Dieta proteinada: «Es idónea para combatir el sobrepeso. Primando las proteínas se consigue ganar masa muscular, aumentar la firmeza y perder peso exclusivamente de grasa. Se necesita supervisión médica.» 

Mucho cuidado: «Reduce el consumo de azúcares de absorción rápida (sacarosa, fructosa, lactosa…), las grasas saturadas de origen animal (ternera, cordero, cerdo, mantequilla) y algunas de origen vegetal (aceites de coco o palma, muy usados en conservas y en todos los productos de bollería industrial. Durante la menopausia, estos nutrientes nos engordan más que nunca. Evita también la ingesta elevada de sodio (sal, cafeína y salvado de trigo), porque disminuye la absorción de calcio.»

GTRES

Más antioxidantes, «porque disminuyen el proceso de estrés oxidativo celular que acelera el envejecimiento. Están en los frutos secos, las hortalizas (como pimiento, tomate o calabaza) y las frutas amarillas (melocotón, albaricoque o melón) y las naranjas, fresas y kiwis». Consume diariamente cereales y dos o más piezas de frutas y verduras para regular el tránsito intestinal.

Micronutrición, a medida: Entre los distintos suplementos orales para contrarrestar las alteraciones físicas y anímicas destacan el ácido linoleico (disminuye la masa grasa a favor de la masa magra), complejos relajantes de plantas, aminoácidos y vitaminas (ideales para situaciones de estrés y para restablecer los ciclos de sueño), isoflavonas (restablecen el equilibrio hormonal de la mujer en periodo de premenopausia y menopausia), borraja casis (trata la sequedad dérmica) y calcio (fortalece los huesos, combatiendo la osteoporosis).

Rutina 'fit'

Los ejercicios con cargas «son recomendados para prevenir la pérdida de masa muscular», dice el doctor Iván Ibáñez de Clínica Planas. Fortalecer el suelo pélvico es fundamental para mantener los órganos abdominales prietos. El centro BeOneCaroli Health Club incorpora en sus clases una rutina de suelo pélvico específica. 

En centros de estética: kilos bajo control

'Coaching' nutricional + programa corporal: Tratamiento para todos los problemas a partir de los 50. Incluye estudio dietético más un programa médico estético combinando tecnologías y tratamientos de remodelación corporal como carboxiterapia, radiofrecuencia, electroestimulación y mesoterapia reductora con lipolíticos. Precio: Desde 800 euros/dos meses y medio. Dónde: Clínica Mira+Cueto

'Vinci': Combinación de vacumterapia, radiofrecuencia y luz LED para lograr la perfección de las formas de Leonardo Da Vinci. Remodela el contorno, quema la grasa y reduce volumen. Precio: 82 euros. Dónde: Carmen Navarro.

Estudio metabólico: Programa de adelgazamiento súper personalizado que incluye un estudio del metabolismo (para establecer una dieta a medida), prueba cardiometabólica, ejercicio físico personalizado con tres o cuatro sesiones a la semana y seguimiento médico quincenal. Precio: A partir de 1.600 euros. Dónde: Clínica Planas

 

Cross Training con The Unit. | D.R

El día que me atreví con una sesión de Cross Training y no morí en el intento

Con motivo de la celebración en Madrid de la competición regional de Cross Training, nos hemos atrevido a probar una sesión de este ejercicio. 

Aida Ortega | Woman.es

La temida 'Operación Bikini' nos la estamos tomando de manera regular por aquí. Bueno, hay quien consigue mantenerse en forma durante todo el año, pero yo soy más de dejarlo a última hora.

Eso sí, no será por falta de empeño. ¿Qué nos enteramos que la natación es uno de los deportes más completos? Pues allí que voy a aprobarlo. ¿Qué (como mínimo) un paseo te ayuda a sentirte mejor? Lo damos a diario.

Pese a que el tiempo no juega a mi favor, practicar deporte es algo que intento marcar en mi agenda. Por no hablar de cuando te sale una de esas propuestas que debes aceptar sí o sí.  Bien sea correr a duras penas 10 kilómetros o animarte con una sesión de Cross Training.

Y allí que fui yo, junto a Nike Metcom 3. Si estáis pensando de quién se trata, es la zapatilla de la firma especialmente indicada para el training, ya que está centrada en el agarre, la tracción y la sujeción.

Nike Metcom 3 (130 euros). | D.R

Sí, estas zapatillas se convirtieron en el mejor aliado para superar una sesión de Cross Training que me dejó unas agujetas durante tres días, pero aun así, con ganas de más.

Gracias a los atletas de The Unit, descubrí de primera mano el Cross Training. Reconozco que no conseguía pensar en nada entre flexiones, saltar a la comba y coger peso. Por lo que resulta perfecto si busca ahuyentarte de los problemas. Notas el cansancio, mucho, pero la satisfacción al terminar la sesión es mayor que el "esfuerzo".

¿Habré encontrado el ejercicio definitivo para la puesta a punto de este verano? Solo sé que quiero repetir. 

via GIPHY

No tendrás que pensar en comer menos. | ISTOCK

Cinco cosas que hacer por la noche para adelgazar (y ninguna es comer menos)

Estos consejos te ayudarán a no sumar kilos mientras estás en casa.

Paola Lei | Woman.es

Prepara la comida del día siguiente la noche anterior

Eso te permitirá planificar y elegir opciones nutritivas más saludables. No solo se trata de cuidar tu alimentación a la hora de cenar, que también es muy importante para no coger kilos de más, sino de no estrenarte con lo que vas a comer al día siguiente. Este gesto evitará que ingieras un montón de calorías vacías típicas de los menús diarios de muchos restaurantes.

Prepara la comida del día siguiente. | ISTOCK

Entrena por la noche

Una encuesta realizada en 2013 por la Fundación Nacional del Sueño de EEUU asegura que entre el 56 y 67% de las personas que realizaban actividades físicas nocturnas, duermen mucho mejor. Realizar ejercicio físico por la noche aliviará tu estrés tras un largo día en la oficina. Correr durante 20 minutos aumenta la producción de endorfinas, y te mandan relajado a la cama. Es crucial que no te des un atracón después del gym.

Entrena por la noche. | ISTOCK

Bebe mucha agua

Un equipo de científicos alemanes ha demostrado por primera vez que, tal y como asegura la tradición popular, beber agua adelgaza. La investigación, llevada a cabo en la clínica universitaria Charité de Berlín, y publicada en el número de junio de la revista American Journal of Clinical Nutrition, asegura que la ingesta de agua refuerza los efectos de una dieta de adelgazamiento. Beber medio litro antes de dormir ayudará a perder 500 g.

Duerme en la más completa oscuridad

La idea es no hacer enloquecer a la melatonina, una hormona natural que segrega el cuerpo humano según los estímulos que reciba de la luz. Alcanza sus niveles más altos durante la noche debido a la su ausencia. Su función es ayudar a conciliar el sueño y contribuir a un descanso reparador que estabiliza el metabolismo y favorece la quema de calorías.

Dormir a oscuras. | ISTOCK

No duermas a más de 19 grados

El Instituto Nacional de Salud británico, asegura que mantener la temperatura de la habitación a no más de 19 grados centígrados ayuda a eliminar un 7% más de calorías que si dejamos el termostato en los 21 grados recomendados para dormir. Esta temperatura el cuerpo tiene que consumir calorías para mantener su temperatura media.