woman | El lujo de ser mujer

GTRES

Garbiñe Muguruza, la novia de Wimbledon, con un vestido de Alexander McQueen

La tenista española se alza por primera vez con el título de Wimbledon tras derrotar a Venus Williams. 

Woman.es

De blanco y radiante. Así se presentaba Garbiñe Muguruza en la cena de campeones de Wimbledon, del mismo tono con el que horas antes había conquistado su primer título del 'Grand Slam' británico. 

GTRES

El vestido blanco de Alexander McQueen, que Garbi compró en los almacenes Harrods esa misma tarde en Londres, realza la trabajada figura de la tenista.

Por una noche, la deportista sustituyó su habitual raqueta y sus deportivas por un 'clutch' metalizado y unas sandalias de tacón respectivamente, que combinaban a la perfección con el bordado en plata que adornaba la parte superior de su vestido. 

 

Wimbledon gala! 💋 #mcqueen #schwartz

Una publicación compartida de Garbiñe Muguruza (@garbimuguruza) el

Garbiñe Muguruza se ha proclamado ganadora del torneo de Wimbledon con una contundente victoria frente a Venus Williams. Con un marcador a su favor de 7-5 y 6-0, la tenista hispano-venezolana ha hecho historia batiendo todos los récords del deporte femenino español. 

GTRES

Garbi se ha convertido así en la segunda mujer española en llevarse la bandeja del torneo británico a casa, 23 años después de que Conchita Martínez, su entrenadora durante esta competición, venciera a la checa Martina Navratilova.

GTRES

Tras un partido de poco más de una hora y cuarto, Garbiñe se alzaba como nueva campeona del tenis sobre hierba, imponiendo su técnica y su ilusión sobre la experiencia de la mayor de las hermanas Williams, que ya contaba con nueve finales de Wimbledon a sus espaldas. 

A sus 23 años Garbiñe Muguruza tiene un gran recorrido profesional y es todo un ejemplo de #WomanPower que ya se ha convertido en el rostro del presente y el futuro del tenis español. ¡Enhorabuena!

Recuperamos nuestro entrevista con ella cuando fue portada de Woman Fitness.

¿Es verdad qué hay mucha rivalidad entre las mujeres en el circuito femenino?, ¿por qué?

Hay rivalidad como en el circuito masculino. Todos los tenistas somos muy competitivos y cuando saltas a la pista no hay posibilidad de empatar, o ganas tú o tu rival. Nos tenemos tremendo respeto entre todas, dentro y fuera de la pista, pero se trata de ganar cuando estás ahí fuera porque si no, la que se va a casa eres tú. Luego, tan amigas. Soy muy competitiva, pero el ansia de ganar te puede jugar malas pasadas y hay que aprender de todas esas situaciones.

Has marcado un estilo muy femenino en las pistas, ¿desde cuándo te gusta tanto la moda?

¡Desde siempre! Soy coqueta y me gusta vestirme bien siempre que puedo. Ten en cuenta que nos pasamos el día en chándal, así que cuando tengo oportunidad me gusta ponerme mona. No tengo muchas ocasiones, así que voy superpuesta al supermercado (risas).

¿Cómo fue eso de salir a la pista con bolso?, ¿qué sueles llevar dentro?

Pues lo que llevamos todas, pero además también pequeñas cosas para el partido: tiritas, horquillas, protección solar ya que estamos muy expuestas al sol…

Vistes de Stella McCartney en la pista, ¿demuestra tu interés por dar un toque más moderno en competición?

Tengo la suerte de que Stella McCartney tiene una línea de ropa deportiva para Adidas y me eligió para que compitiera con ella. Siempre hace unos diseños originales que combinan estilo, moda y comodidad. Son favorecedores, femeninos y además cambiamos colección con frecuencia, así no te cansas de la ropa que llevas. No creo que la feminidad, el ir bien conjuntada y el gusto por la moda vayan reñidas con la competición y que una mujer pueda dar lo mejor de sí en la pista igual que en cualquier ámbito de la vida.

Con tu vida nómada, ¿cuándo y dónde vas de shopping?, ¿qué otras marcas te gustan?

Ir de compras me relaja. Viajar por todo el mundo te da la oportunidad de visitar lugares muy distintos y aprender de todas las culturas. Me gusta comprar tanto en tiendas clásicas como en zonas trendy. Me encanta mezclar piezas low cost con complementos o prendas más complementos de Armani, Boss, Gucci, Zara, Versace... Me gustan las curvas y el color. Y el diseño en la vestimenta deportiva.

Como buena venezolana, ¿vives la belleza con pasión?, ¿te interesan los tratamientos para estar guapa? Me gusta cuidarme y como tengo mucho tiempo muerto en hoteles, aviones, etc… me he aficionado a buscar blogs de moda y belleza donde te cuentan trucos prácticos… Soy autodidacta y voy probando cosas.

¿Cuidas especialmente tu alimentación?

Cada vez más; es importante para mi carrera. Me gusta comer de todo y voy aprendiendo qué me sienta mejor. Somos lo que comemos, y para un deportista profesional mantener tu cuerpo en las mejores condiciones es esencial, así que esa es otra de las cosas en las que trabajo y voy mejorando. No es fácil, ya lo sabemos…

¿Qué es lo más difícil del entrenamiento? Tu entrenador, Sam Sumyk, ¿es también confidente y apoyo fundamental en un mundo tan duro?

El entrenamiento, tanto físico como en pista, es básico para luego tener éxito. No hay nada que vaya a conseguir sin trabajar duro cada día. Como cualquier otra mujer que intenta hacer bien su trabajo. Y para mantener la motivación alta es clave un equipo que te mantenga positiva. Soy una persona muy perfeccionista y a veces me enfado por fallar varias bolas seguidas en un entreno. Sacarme de esa exigencia y hacerme seguir en positivo es muy importante para mí. Con Sam estamos trabajando muy bien, es muy paciente y alguien que sabe lo que conlleva estar ahí arriba.

¿Qué aficiones tienes fuera de la pista? Creo que te gusta mucho el cine…

Me encanta especialmente la música. Estoy todo el día con Spotify, viajo con un altavoz de estos guays que conecto al móvil y así me aseguro de poder escuchar música constantemente. Y según el día que tengo, pongo reggaeton, rock, hip hop, música clásica… También veo muchas pelis y series. Las pelis han de ser de acción o de miedo, con mucha sangre (risas).

¿Y qué es lo que más te gusta de Venezuela y de España?

La verdad es que tengo mucho de ambas. Me gusta la alegría latina, el sol, el calor de la gente… Y eso es un poco de los dos países. llamativos, en mi armario encontrarás ro

 

GTRES

Espectacular boda a la italiana de Camila Botero, sobrina del artista Fernando Botero

Los novios, Camila Botero y Pascal Klapp, se dieron el "sí, quiero" en Lucca, un precioso pueblo de la Toscana.

Woman.es

Lucca, una pequeña localidad de la Toscana italiana, vivió este sábado un día grande ya que su catedral fue la elegida para el enlace de la sobrina del escultor y pintor colombiano Fernando Botero y el empresario mexicano Pascal Klapp.

La novia optó por un sencillo vestido de escote barco coronado por una llamativa gargantilla, dejando el protagonismo a un espectacular velo.

Los invitados masculinos eligieron chaquetas en tonos claros y pajarita, haciendo claramente un guiño al novio que vestía en esos mismos tonos.

Tras la ceremonia religiosa, los 150 invitados, entre los que se encontraban el propio Fernando Botero y mandatarios internacionales, disfrutaron de una cena con platos típicos de la Toscana y América especialmente elegidos por la pareja.

Sin duda, una boda de cuento para la sobrina de uno de los artistas más originales de la historia.

 

GTRES

¡Queremos los rizos de Penélope!

Nuestra actriz más internacional se ha dejado ver por Los Angeles con un nuevo peinado.

Woman.es

Penélope Cruz se encuentra inmersa en pleno rodaje de la tercera temporada de 'American Crime Story' que hablará del asesinato de Gianni Versace, en el que interpretará a la hermana del diseñador italiano, Donatella Versace.

Hasta Los Angeles se ha trasladado todo el equipo para continuar con el rodaje de la serie, que contará el asesinato del mítico diseñador, del cual se cumplen 20 años de su muerte. 

Para el papel de Donatella, hemos visto muy cambiada a Pe, que se transformó en rubia platino para meterse en la piel de la hermanísima, como te contábamos aquí. Parece que Pe le ha cogido el gusto a los cambios de imagen y nos ha sorprendido con una melena inédita hasta ahora, recta y con rizos, se ha convertido en el peinado perfecto para este verano.

GTRES

Ideal para no estar horas con las planchas o el secador, el peinado de Pe es perfecto para los días de verano donde el cabello sufre más por los rayos solares, la piscina, los lavados más frecuentes... En ese sentido es muy recomendable darle un respiro a tu melena y prescindir de planchas y secador. El pelo de Penélope, secado al natural saca una bonita onda que le da un aire juvenil y fresco a la actriz.

No es la primera vez que la actriz se deja ver con sus ondas naturales, hemos tirado de hemeroteca y tenemos a Penélope Cruz en el Festival de Cannes de 2003 con una melena de rizos que no vas a creer:

GETTY

Y lo cierto es que las dos fotos están separadas por 14 años de diferencia, podemos decir que Penélope está más guapa que nunca y en este tiempo ha ganado en estilo y seguridad en sí misma.

Pero… ¿volverá la permanente? Según Carlos de Hoyos, director creativo de Tacha, la tendencia no es tan drástica: "Para unos rizos perfectos, lo ideal es que el cabello esté bien hidratado para que el rizo esté jugoso y no se encrespe; además de utilizar un champú y un acondicionador especial rizos. Y clave final del éxito del rizo es el producto de styling que acomode el rizo según se va secando".

¿Te apuntas a la tendencia de los rizos? Si te apetece dar el cambio, te contamos cómo conseguirlo aquí.

Dior Haute Couture. Traje pantalón estilo esmoquin de lana y satén negros, chaqueta Bar con capucha. | Dominique Issermann

Charlotte Le Bon: "Me gusta vestir con prendas simples, y si me dan un look masculino, mejor"

Actriz, artista gráfica, ex modelo... la bella y entusiasta canadiense interpreta para nosotros el fasto onírico de la Alta Costura Primavera-Verano 2017. Una escapada al sueño, a los límites de la creación puesta en escena por Dominique Issermann.

Julie Gillet | Woman.es

Resulta extraño cruzarse con una mirada tan intensa. Detrás de sus gafas de carey, tan finas, sus inmensos ojos de muñeca manga barren el campo de visión: necesidad vital de no perderse nada. Una especie de súper poder. Si nuestra sensibilidad se midiera en píxeles, la de la encantadora Charlotte Le Bon se contaría por millones.

Nos encontramos con ella delante de un café de la rue du Temple, en París. Su trenca, su minimochila, su jersey gris jaspeado con cuello a la caja, sus pantalones pitillo negros y sus zapatos bajos le dan ese aspecto de quinceañera chispeante o de estudiante cumplida. La actriz, muy solicitada en Hollywood ahora, está libre de rodajes por el momento –la veremos próximamente al lado de Christian Bale en el drama histórico “The Promise”–.

De repente, ha retomado sus estudios. «Un curso de Historia del Arte impartido en el Museo d’Orsay por Laurence Bertrand Dorléac, profesora de Ciencias Políticas. Es apasionante. El anfiteatro está lleno de gente de todas las edades.» La sesión corta, a razón de dos horas por semana: «Ahora estoy sedienta de saber. Una necesidad incontrolable de instruirme, de nutrir mi trabajo artístico mediante la vista.» 

Valentino Haute Couture. Vestido columna plisado de crépe de color marfil y pendientes. | Dominique Issermann

Libertad de artista

Ella se interrumpe un microsegundo para tragar un sorbo de su café sin azúcar, después, saca de su bolso un cuaderno Moleskine rojo y lo abre. Una escritura bonita y ordenada, esponjosa, corre sobre las páginas blancas, puntadas de pequeñas letras solidarias, elegantes, bien derechas: «He tomado notas. Me gustaría leértelas, ¿puedo?» Hace correr los dedos sobre las líneas y se detiene en el capítulo deseado, que toma prestado a medias entre Kant y Malraux. «Escucha esto: “El artista carece de estrategia. A veces, el saber del arte se le escapa y solo dando forma a su espíritu llega a ser independiente.” Me ha parecido que esto se refería a mí», asegura Charlotte Le Bon dando una palmada. «En el cine, yo dependo del trabajo de otros, no controlo nada. Además, mis últimas películas en Francia no fueron precisamente éxitos (“Iris”, con Romain Duris, “Le secret des banquises”, con Guillaume Canet). Entendí, al terminar este primer curso, que debería aspirar a ser independiente.» 

Chanel Haute Couture. Abrigo y vestido de tweed, sombrero, cinturón, pulsera de tobillo de perlas y zapatos de cuero. | Dominique Issermann

Dibujo y modelaje

Sus amigos la animan. La mayoría también son artistas, «sobre todo, músicos», como la francesa Héloïse Letissier, alias Christine and the Queens, con quien la hemos visto en un desfile de Dior. «Tan genial en el escenario como tímida en la vida. Es una pequeña mujer ardiente. ¡Ella me inspira! Y yo la adoro sin reservas.» 

El pasado septiembre, Charlotte Le Bon probó «el placer» de exponer por primera vez una gran parte de su trabajo en la Galerie Cinéma, que dirige la productora Anne-Dominique Toussaint. Un número considerable de dibujos y litografías, inspiradas en el 'street art', de estilo 'naíf', invadidas de pequeños corazones, de hamburguesas con sombreros puntiagudos, de flores… e incluso de «arcos de nubes forrando un arcoiris». El fruto de sus años en Bellas Artes, mucho antes de que imaginara convertirse en actriz. «Empecé a dibujar mientras comenzaba como modelo. En ocho años, no había logrado hacerme una sola amiga. Por eso, dibujaba de manera frenética, con la sensación de alimentar mi alma.» Esta 'expo' validó al fin lo que Charlotte perseguía con esta forma de expresión. «El día de la exposición, me sentí legitimada por primera vez. Estaba sorprendida, ¡alucinada de ver pasar a tanta gente! Una especie de “pérdida de virginidad” artística», dice, poniéndose los dedos sobre la boca como si acabara de decir una palabrota. De repente, Charlotte se pone seria. «Este trabajo es testimonio de mi pasado. Puedo pasar página. Aunque creo que con treinta años es casi demasiado tarde…»

Rodajes y exposiciones

Y aquí está, en efecto, delante de la posibilidad de concebir una segunda exposición entre dos películas próximas. «Y flipo. Atravieso grandes periodos de duda», confiesa. Ahora bien, «espero que la inspiración me llegue, pero si no es así…» Cuando pasa por esos momentos de ansiedad, Charlotte corre a refugiarse a los museos. La retrospectiva de Robert Mapplethorpe en Montréal, la 'expo' de René Magritte en el Centro Pompidou de París. «A esta última fui dos veces.» Está claro. Como el pintor belga, Charlotte Le Bon disfraza sus miedos con un manto de fantasía. Como él, no pierde la oportunidad de dibujarte una sonrisa en los labios. Desde luego, ella podría decir, pidiendo prestadas las palabras al pintor: «Todo en mis obras está sacado del sentimiento de seguridad de que pertenecemos, de hecho, a un universo enigmático.»

Maison Margiela Artisanal para John Galliano. Abrigo con superposiciones de puntilla, chifón de seda, organza, tafetán, terciopelo, satén y tul pespunteado con encaje dorado; máscara y guantes. | Dominique Issermann

El amor heredado

Charlotte Le Bon, canadiense nacida en Montréal, ha crecido rodeada de amor. Su madre, Brigitte Paquette, es una actriz muy conocida en Québec, reconvertida al negocio inmobiliario a falta de suficientes rodajes. Su padrastro, Frank Schorpion, acaba de aparecer recientemente en el programa “Premier Contact”, de Denis Villeneuve. Ellos la educaron. Pero Charlotte continuó llevando el apellido de su padre, Richard Le Bon. Un personaje que rememora con prudencia, pero siempre con enorme admiración y cariño. «Era un ser bohemio, que probó el cómic, hizo un poco de música, algo de decoración, de cine… Recuerdo que su muerte me pilló en pleno pico de Edipo. Iba a cumplir once años y había empezado a ¡querer vestirme como un chico!».

Ella confiesa por primera vez cómo ese hombre cultivado, que sabía de todo, se propuso en 1997 hacer pública su “Teoría del huevo cósmico”, sobre el origen del universo, inspirado en las enseñanzas de la cultura china y egipcia. «Pasó años elaborándola. Y creía en ella tan firmemente que se la había enviado a todas las grandes universidades. Pero su desinterés, su condescendencia, le volvieron loco.» Richard Le Bon se mató poco después, tirándose desde un puente de Montréal. Desde hace años, Charlotte Le Bon intentaba adquirir ese texto. Y hace poco lo consiguió, gracias a internet. La actriz nos permitió leerlo. Una obra íntima, singular, fascinante, propia de un poeta. La tesis se acompaña de pequeños esquemas de línea clara, que recuerdan la escritura de su hija.

Giambatistta Valli Haute Couture. Vestido de baile bordado en tul de seda, cubierto completamente de círculos de purpurina. | Dominique Issermann

Su idea de la moda

La alta costura: «No suelo ir a los desfiles, pero me quedé impresionada por la agitación que sentí durante el show de Dior. La creatividad, la pasión, la poesía que emana de los vestidos diseñados por Maria Grazia Chiuri me han dejado la boca abierta.» 

Mis creadores favoritos: «Las propuestas de Alexandre Mattiussi para AMI me encantan. Cortes simples, un toque andrógino con el que me siento bien. Nos hemos hecho amigos. Me atrae también Jacquemus: es bonito, teatral, me gusta verlo, pero no me lo pondría.»

Mi estilo: «Disfruto la ocasión de llevar un bonito vestido y le agradezco a Dominique Issermann haberme consentido durante nuestra sesión de fotos, algo que no olvidaré nunca. En el día a día, me gusta vestirme con prendas coloridas, simples, y si me dan un look masculino, todavía mejor!»