woman | El lujo de ser mujer

GTRES

#Dresslikeawoman, el nuevo viral contra Donald Trump

El Presidente de EE.UU. quiere que "las mujeres vistan como mujeres" y Twitter responde.

Woman.es

Donald Trump vuelve a la carga con la polémica, en este caso contra las mujeres. En esta ocasión, la web Axios se hacía eco de unas declaraciones que habría hecho una fuente que trabajó para el Presidente durante su camapaña. Según informaba este medio: "A Trump le gusta que las mujeres que trabajan para él vistan como mujeres"; Trump habría pedido a las mujeres de su gabinete mayor formalidad y "feminidad" a la hora de vestir, "llevar vestidos para impresionarle" y "parecer limpias y ordenadas".

Como era de esperar, las reacciones no tardaron en llegar a través de las redes sociales, convirtiendo el hashtag #DressLikeAWoman (#VisteComoUnaMujer) en trending topic.

Soldados, astronautass, policías, políticas, deportistas... y cientos de mujeres sde todas partes del mundo, colgaban sus fotos con sus respectivos uniformes bajo el hashtag #DressLikeaWoman para mostrar como realmente "viste una mujer"

 La versión de las astronautas.

"Aquí estoy, vistiendo como una mujer, porque soy una mujer que lleva ropa". 

Así viste un grupo de mujeres mecánicas en Nigeria. 

"Mi hijo y yo; el viste como un hombre y yo como una mujer. Pos si no lo sabías". 

Y hasta las reinas visten como quieren. 

"Sí, llevo perlas mientras hago una autopsia". 

"Así es como #VistoComoUnaMujer". 

La diseñadora, con jersey de lúrex, adornado con tachuelas, Liu·Jo. | Richard Ramos

Nieves Álvarez: 'Soy buena, pero no tonta'

La top internacional vive su mejor momento: se ha reinventado como presentadora de televisión y diseñadora de moda infantil. y sigue dejándonos con la boca abierta. olay la ha puesto al frente de la generación Ynfinitas.

Ester Aguado | Woman.es

Es top, pero ni caprichosa, ni maleducada, ni impuntual y resulta mucho más guapa al natural y con la cara lavada... Sí, no es tarea fácil enfrentarse a Nieves Álvarez: lo tiene todo. Además, te sale quererla, porque todo lo hace sencillo, con encanto, humor y mucha verdad.

¿Por qué cuando mejor se siente una mujer, a partir de los 40 años, es cuando más cuesta que nos valoren? 

A los 40, la madurez y la independencia que te da el trabajo te permite un punto de inflexión, una seguridad que hace que decidas tomar las riendas de tu vida y eso, a los hombres, les asusta. El lema se podría resumir en: «Yo voy por aquí... y el que quiera, que me siga.»

¿Alguna mujer te ha puesto la zancadilla?

Claro, en esta profesión hay mucha envidia y gente muy mala y se percibe, pero yo siempre he vivido en mi mundo, que es el que me preocupa. Me gusta involucrarme en la sociedad, claro, pero las envidias y el cotilleo no me aportan nada ni me interesan. La vida te da lo que tú siembras. Nunca he visto a mis compañeras como competencia… Siempre he pensado que, si alguien me contrataba era porque no quería a una rubia explosiva… (risas).

¿Lo podrías disculpar? Eres espectacular, tienes éxito... es algo muy humano.

No disculpo ni la maldad ni la envidia, lo siento. Me parecen lo peor. Yo no puedo pretender ser otra persona... Admiro a muchos personajes, con más estilo que yo, pero tengo que vivir mi vida. Además, la maldad y la envidia son poco sanas y te generan arrugas. ¿Por qué te crees que estoy así de bien?

La modelo, diseñadora y presentadora, con top bordado Versace. | Richard Ramos

¿Te has visto obligada a reinventarte o la tele y el diseño han sido algo buscado?

Todas las mujeres lo hacemos en cada etapa. Con 42 años, no puedo pretender seguir haciendo editoriales ni recorriendo el mundo como hace 25 años. Tu cabeza y tu corazón necesitan también otras cosas. Y yo soy una persona ambiciosa, no en el sentido de llegar arriba, sino inquieta. Soy puro nervio, necesito hacer millones de cosas. Y creo en el factor suerte: la vida te hace regalos, como “Flash Moda”. No tenía ni idea de tele, pero me lancé y estoy feliz. En cuatro años, nos hemos afianzado como el único programa de moda que demuestra que la industria no es algo frívolo, que genera mucho trabajo. Mira empresas como Zara, Mango o Puig, motor de la economía de este país y de prestigio internacional. “Flash Moda” es marca España y cualquier gobierno que venga debe luchar por ella.

Los problemas de las mujeres reales son...

¡Los míos! La autoestima, la identidad frente a los hijos… Cuando te conviertes en madre, lo principal en tu vida pasan a ser ellos. Pero es esencial cuidarte, tener tiempo para ti y no perder nunca tu esencia. Solo siendo feliz podrás transmitirles lo mejor a ellos.

¿Te gusta pararte y reflexionar, no te asusta?

Me encanta y lo busco. Nunca me arrepiento de cosas que hecho, aunque sabiendo que me equivoqué, porque los errores me han dado la madurez de ahora. Cuando te miras por dentro –no me miro nada al espejo–, descubres cosas que antes no mostrabas por miedo al qué dirán. Y piensas: ¿por qué no? Seguro que si lo hago, soy más feliz. Tampoco miro atrás, porque vivo más el presente. 

¿Has cambiado mucho?

He perdido la espontaneidad desde que soy madre: cualquier decisión, personal o profesional, va vinculada a ellos. Eso te da mucha felicidad, pero te genera estrés. Y ahora soy más egoísta y es buenísimo. Das tanto a los demás, que de pronto un día te das cuenta de que no existes, de que no respiras. Eso no quiere decir que seas peor persona, sino distinta. Hay gente que me dice: «Tú antes no eras así» y yo contesto, «tú tampoco» (risas). Soy buena, pero no tonta.

¿Te atreves ahora a mostrar tus defectos?

Soy humana y real y he perdido la vergüenza, estoy más relajada. Estar siempre de cara al público, a veces, te asfixia. No puedo ni quiero gustar a todo el mundo... Cuando adquieres ese equilibrio, te relajas y dejas salir una parte de ti que luego gusta mucho más.

La diseñadora, con jersey de lúrex, adornado con tachuelas, Liu·Jo. | Richard Ramos

¿Qué ha supuesto tu separación: liberación, descubrimiento personal, más trabajo en casa?

Un capítulo nuevo en mi vida, que nunca pensé que llegaría. Pero no es ningún drama, le ocurre a millones de mujeres y hombres... Te cambia la vida, pero los dos tenemos madurez –cuando tienes hijos de por medio, no te queda otra, estás unido de por vida– y después de 22 años, no puedes romper, sería insano. Nuestra relación ha cambiado; lo afronto con miedo –no lo niego–, pero también he descubierto valores en mí desconocidos... 

¿Cómo te venderías en una entrevista de trabajo?

¡Uy! ¡Soy malísima! Yo vendería a mi amiga antes (risas). ¿Lo mejor de mí? Soy responsable y profesional. Jamás he dejado un trabajo, ni me he llevado los problemas de casa. Genero buen rollo cuando trabajo en equipo. La buena educación y una sonrisa te abren las puertas mejor que cualquier físico y currículo.

Si tuvieras que empezar de cero, ¿qué serías?

La chica del telediario. Mis hijos se quejan: «¡Pero qué rollo, solo dirías cosas malas!» Ellos salen corriendo en cuanto empieza y aparecen para el deporte. Lo asocian a drama y desgracias.

¿El mejor consejo de belleza?

La constancia. El éxito en deporte, cosmética o trabajo es la constancia. No existen los milagros. Bebo agua caliente en ayunas. Siempre lo hizo mi madre y está estupenda… 

 

Rosie Huntington-Whiteley | GTRES

Rosie Huntington-Whiteley : "Para mí la edad es un plus"

La modelo inglesa es la primera embajadora global de Ugg, la popular marca de botas californiana.

Esther Aguado | Woman.es

Lo suyo es el slowlife. Rosie Huntington-Whiteley dice que solo se siente feliz cuando está relajada, ya sea en la playa con sus perros, en el campo británico, de paseo con su familia o en la piscina con sus amigos. Es una chica lista. 

 

snUGGle season with @ugg! 🎄🌟🎁

Una foto publicada por Rosie Huntington-Whiteley (@rosiehw) el

Confiesa: ¿Eras fan de Ugg antes de que te contrataran?

¡Sí! Y desde hace muchos años, así que estoy feliz de trabajar con una firma en la que creo. Este no es un matrimonio de conveniencia (risas), sino un reflejo honesto y real de mí misma. Palabra.

¿Y cuándo las utilizas?

No importa dónde me encuentre: ya sea en el campo inglés o de viaje por carretera con mis amigos o cerca del océano, en Malibú.

¿Recuerdas tu primer par?

Recuerdo que estuve ahorrando para comprármelas: todo el mundo hablaba de ellas y aproveché uno de mis primeros cheques como modelo para hacerlo. Cuando abrí la caja y me las puse... Una vez que las pruebas, ¡estás enganchada!

¿Cuántas botas tienes?

Diez pares y sigo sumando...

¿Cómo las combinas?

Me gustan las Classic’s Slim con unos vaqueros pitillo Paige, una blusa de seda y un blazer. En primavera, las Rella, con jeans y un jersey de cachemir ligero. ¡Ya llevo tacones en las sesiones!

¿Has aprendido algo nuevo sobre Ugg?

Desconocía que la firma nació en la costa de California cuando, hace casi cuarenta años, un surfista australiano las inventó para mantener los pies calientes al salir del agua. La comodidad está en el ADN de la marca, tanto en invierno como en verano.

El próximo mes de abril entrarás en la treintena, ¿te asusta?

¡Qué va!, en absoluto. Para mí, la edad es un plus. ¡Ten en cuenta que salgo con un hombre [el actor británico Jason Statham] veinte años mayor que yo!

¿Y qué le pedirás al Año Nuevo? 

Siempre lo mismo: salud, felicidad y amor. Es que soy una mujer muy clásica (risas).

   | GETTY

10 razones por las que queremos a Michelle Obama

La Primera Dama más carismática deja la Casa Blanca y un inolvidable legado tras ella.

Paka Díaz | Woman.es

La Primera Dama más carismática de los Estados Unidos dejará su puesto en unos días. Los ocho años en constante exposición mediática no han hecho mella en ella sino todo lo contrario, cuando más se conocía a Michelle, más la amaba la gente. Su popularidad es hoy mayor que en ningún momento. No ha habido escándalos, ni siquiera errores. Incluso Hilary Clinton recurrió a ella para tratar de ganar las elecciones al final de su contienda. Y, desde luego, el discurso de Michelle fue lo más emotivo y esperanzador de toda la pasada carrera presidencial; el problema es que no era ella quien se presentaba. Muchos la han animado a hacer carrera política. Ella sonríe y niega cualquier intención. En una entrevista, Barack Obama dijo que no pensaba hacerlo porque, aunque es una mujer brillante, no tiene la paciencia ni predisposición para convertirse en candidata. Lo que quería decir el presidente es que Michelle no tiene estómago, ni las amplias tragaderas que se necesitan para el puesto. Y es precisamente esa honestidad suya que se intuye la que ha encandilado a medio mundo y la han convertido, sin duda, en una mujer modelo a seguir.

via GIPHY

Si Jackie Kennedy marcó estilo con sus vestidos y su buen gusto, Michelle Obama no se quedó solo ahí, sino que ha dedicado los ocho años de su ‘reinado’ a luchar por los derechos de las mujeres y niñas. También por mejorar la alimentación y hacerla más sana en un país donde la obesidad es una epidemia tremenda. Además, se ha convertido en un símbolo para todas porque es inteligente, rápida, bondadosa, cariñosa, madre no solo con sus hijas sino con cualquier menor que se le acerca, sensata, no está operada, ni delgada como un espagueti… Michelle parece una mujer real que, sin descanso y a su estilo, ha mostrado al mundo que el cambio es posible poniéndose ella siempre como ejemplo. Así, hemos sabido que no pertenece a una familia rica, que le costó un gran esfuerzo económico y personal graduarse en Derecho en la universidad de Harvard y en Sociología y estudios afroamericanos en Princeton y también que ha sentido el racismo en su propia piel y que duele mucho. La hemos visto cantar y bailar para promover la alimentación sana, o ponerse muy seria para replicar (sin mencionarle) la misoginia de Donald Trump. Nos ha emocionado con discursos tan potentes, o más, que los de su marido. Eso sí, ella siempre centrada en la educación, la sanidad, los derechos de la mujer o la importancia de cuidar la nutrición y hacer deporte.

Hay muchas razones por las que Michelle Obama ha marcado una era y ha dejado el listón muy alto para las próximas primeras damas. Estas son nuestras 10 favoritas.

1. Su inteligencia. El presidente Obama dijo en una entrevista que lo que más apreciaba de su matrimonio era que estaba completamente ajeno a la estupidez que abunda en los mentiremos políticos y la alta sociedad de Washington: “Michelle nunca ha formado parte de esa tontería”. Pero la inteligencia no solo es un atributo que el presidente valora, ella misma la pone de relieve para dar ejemplo entre los jóvenes. En una conferencia con estudiantes, la Primera Dama les confesó: “Si yo hubiera pasado mi adolescencia pensado en si le gustaba a los demás o preocupándome por si estaba guapa, nunca habría llegado hasta aquí. Poned vuestra educación siempre en el primer lugar”.

2. Su sentido del humor. Es antológico. Sus respuestas en las entrevistas solían ser rápidas y brillantes, como sus intervenciones en los discursos que ha dado y en los que casi siempre utilizaba la ironía y el humor. Ella lo definía así en una entrevista que concedió a Variety: “Soy hija de la cultura pop. Mi intención es primero consigue que se rían y luego te escucharán. Así que siempre estoy lista para una buena broma”.

3. Su sensatez. “Hace falta un adulto en la Casa Blanca”, le dijo Michelle Obama a Oprah Winfrey en su última entrevista como primera dama de Estados Unidos. La sensatez es otro de su puntos destacados. Y precisamente gracias a ella consiguió dejar a la altura del betún a Donald Trump sin ni siquiera nombrarle. Además, Michelle Obama ha demostrado que se puede ser muy respetada sin dejar de ser una persona normal.

via GIPHY

4. Su falta de miedo al ridículo. Tanto para contestar con todo el arte a preguntas comprometidas, como para ‘vender’ la importancia de alguno de sus proyectos, Michelle Obama ha pasado por las televisiones hablando, bailando y cantando sin mostrar vergüenza alguna. Su naturalidad le ha ayudado a pasar por todo ello con matrícula de honor. Para prueba, su baile en el show de Jimmy Fallon o las canciones de Beyoncé, Stevie Wonder o Missy Elliott que interpretó en el coche-karaoke del cómico James Corden. Todo ello sin perder ni un ápice de su poderío de Primera Dama.

via GIPHY

5. Ejemplo de madre… Cuando le preguntaron qué opinaba de que sus hijas aparecieran en la lista de los 25 adolescentes más influyentes de la revista Time, Michelle contentó: “No son influyentes, simplemente viven aquí”, dijo refiriéndose a la Casa Blanca. Además, los Obama han tratado siempre de conseguir que sus hijas vivan como cualquier otro joven norteamericano. Por ello, el pasado verano la menor, Sasha, trabajó el verano pasado como cajera en un restaurante (la vigilaban seis guardaespaldas, eso sí).

6. Su preocupación por las niñas y las jóvenes. Michelle nunca ha ocultado que quienes más le preocupan son las jóvenes y las niñas. Lo hace marcando el género porque considera que la desigualdad es una barrera a la que se enfrentan las niñas y las adolescentes de todo el mundo desde que nacen. Por eso ha lanzado proyectos como Let Girls Learn, su campaña por la educación de las niñas de alcance global con la que ya ha conseguido edificar tres escuelas para 25.000 estudiantes en Jordania o garantizar la enseñanza de 750.000 chicas adolescentes en la República Democrática del Congo. La Primera Dama, además, ha dicho que no dejará de trabajar en este proyecto cuando acabe el mandato de Obama.

7. La vida sana. Lo primero que hizo Michelle Obama al llegar a la Casa Blanca en 2009 fue plantar un huerto. Lo hizo acompañada por varios estudiantes y la plantación se convirtió en un símbolo de su lucha por una alimentación más sana para todos los estadounidenses. Con cifras que demuestras que la obesidad es una epidemia en su país por la que mueren 400.000 personas cada año, Michelle creó el movimiento Let's Move para cambiar la alimentación haciendo especial hincapié en la infantil. Gracias a ello, multitud de empresas se han apuntado al carro y ha conseguido que se actualicen los estándares de nutrición de las comidas escolares por primera vez en 15 años.

8. Muestra sus sentimientos sin miedo. Las muestras de afecto entre Obama y ella han sido frecuentes a lo largo de estos ocho años, pero Michelle también ha mostrado otros sentimientos, como severidad ante las atenciones de la primera ministra danesa con su marido en el funeral de Nelson Mandela (nunca se sabrá si lo que incomodaba a la primera dama era el flirteo o la falta de seriedad en una ocasión tan formal), cariño sin cortapisas, como cuando ella y el Presidente invitaron a una anciana negra a visitar la Casa Blanca y acabó abraza a ella bailando. O las famosas miradas oblicuas que pone en las cenas de gala y en otros eventos a quienes hacen comentarios que no le agradan. Esa mirada de reojo se ha convertido en un recurrente en sus pariciones. La prensa bromea con ellas, pero sirven para demostrar que la Primera Dama no deja de mostrar sus sentimientos aunque sea con sus ojos.

woman.es

9. Es un modelo a seguir. Se ha convertido en un ejemplo por muchas razones pero quizá la más importante es que no a olvidado nunca lo que es ser mujer negra y de clase media y haber sido joven en un entorno de blancos y con mucho más dinero que ella. Puede que sus vestidos de prestigiosos y otros no tan conocidos diseñadores (otro de sus aciertos es haber apostado por la moda norteamericana lo que ha servido de plataforma a muchos jóvenes creadores) hayan despertado la atención mediática, pero ella nunca ha olvidado cuánto cuesta llegar a final de mes para muchas familias, lo duro que puede ser estudiar si no tienes apoyo económico de tus padres o el reto que es ser mujer en un sistema de hombres. Y desde ahí ha construido su discurso y sus intereses. Por todo ello, Michelle se ha convertido en una verdadera ‘influencer’. Tanto que hasta Melania Trump plagió un discurso suyo para hablar en público.

10. No olvida a los suyos. Nunca deja de mencionar a su familia pero tampoco olvida jamás a su comunidad. El ‘Black girls rock’ (que traducido vendría a ser algo así como las chicas negras molan o son lo más) que clamó en unos premios pasará a la historia. Ante una audiencia formada en gran parte por mujeres jóvenes afroamericanas dijo con emoción: “Sois preciosas, poderosas, brillantes, divertidas… Estoy tan orgullosa de vosotras. Mi marido, vuestro Presidente, está tan orgulloso de vosotras. Soñad con lo más alto”. Esa es sólo una muestra de sus constantes menciones a la comunidad negra, a quienes ha tratado de empoderar con sus palabras y sus actos. Aunque muchos lo dudaban, Michelle no se ha convertido en una ‘blanca’ de color. Como en todo, ella ha marcado su propio estilo y ha demostrado que se puede llegar a los más alto sin olvidar nunca quién eres.