woman | El lujo de ser mujer

10 modos inesperados de rejuvenecer tu cerebro

Paola Lei

1. Tocar un instrumento

Da igual que sea el saxofón, el piano o el ukelele. Los investigadores creen que tocar un instrumento durante más de diez años es una terapia rejuvenecedora para el cerebro. Otros estudios, como uno realizado en la Universidad de Stanford apunta que escuchar música barroca, como Vivaldi o Bach produce cambios en el cerebro que favorecen la atención y la memoria.

2. Aprender un idioma

Ser bilingüe reduce el riesgo de demencia en las personas mayores. Y los que son capaces de hablar más de una lengua son mejores en la multitarea, prestan más atención y muestran una mayor concentración. Mientras más joven se aprenda, mejor pero nunca es tarde para empezar y conseguir algún beneficio.

3. Leer pequeños artículos como este

Leer en general es bueno para el cerebro, pero leer libros cortos o artículos breves en los que tengas que concentrar la atención es mucho mejor. La razón es que el cerebro humano no es muy bueno procesando mucha información a la vez. Lo mejor es leer uno o dos artículos y pensar sobre ellos que leer 20.

4. Cambiar la fuente de tus documentos

La próxima vez que vayas a leer o a escribir algo prueba a usar otro tipo de letra diferente a la habitual y que sea menos legible. Al parecer con Fuentes como Comic Sans o Bodoni nos forzamos a prestar más atención y leemos de un modo menos automático, lo cual nos ayuda a comprender y a recordar lo que hemos leído, asegura un estudio de la Universidad de Harvard.

5. Hacer punto

Las actividades que ponen tus manos a trabajar, como hacer punto, crochet o incluso la jardinería son liberadoras de estrés y mantiene el cerebro joven. Hacer punto con frecuencia mejora las funciones cognitivas.

6. Tener más vida social

Pasar mucho tiempo con los amigos y la familia, sobre todo en las personas mayores, es una de las mejores maneras de evitar la demencia y la deficiencia cognitive. La vida social se relaciona con la agilidad mental.

7. Usar mejor tu tiempo

No pases una hora haciendo algo que podría tomarte diez minutos. Ni tampoco dediques diez minutos a cosas que merecen una hora. Calibra tu energía mental y decide cuánto vas a consumir en cada tarea.

8. Escribir a mano

Aunque el teclado sea nuestro más fiel compañero escribir a mano es mejor para el cerebro. Los estudiantes aprender mejor cuando toman notas a mano porque fuerzan al cerebro a procesar esa información

9. Echarse una siesta

La siesta es una recarga para el cerebro. Segun las investigaciones de un equipo alemán de investigación unos seis minutos de siesta son mejores que una siesta más larga para mejorar la memoria.

10. Lavar los platos

Sí, así es y ya lo sentimos. Pero lavar los platos, cocinar y fregar el suelo cuentan como actividades físicas que reducen el riesgo de demencia y de Alzheimer.

Cómo conseguir que tu cuerpo te pida ir al gimnasio

Paola Lei

Esos seres superiores que aseguran que disfrutan en el gimnasio suelen decir que cuando se lo saltan un día, es el propio cuerpo quien les pide entrenar. El cuerpo les pide actividad física, quemar calorías.

La gran pregunta es cómo lo han conseguido pues a la mayoría de los mortales el cuerpo les pide seguir un rato más tumbado en el sofá. Pues al parecer han conseguido convertir el ejercicio físico en un hábito, y es lo que tienen los hábitos: cuando faltan se les echa de menos.

Llegados a este punto se trata de descubrir cómo se convierte en un hábito hacer ejercicio. Para responder hemos buscado las investigaciones de Ryan Rhodes, profesor de Medicina del Comportamiento en la Universidad de Victoria en British Columbia. En su opinión, lo primero es plantearse una meta realista. “La gente que desde el principio se obliga a ir al gimnasio entre cuatro y cinco veces por semana abandona porque ve que el cuerpo no lo acompaña”.

Lo segundo es no ir contra tu cuerpo. Es decir, no te propongas ir al gimnasio cada día a las ocho de la mañana si sabes que odias madrugar porque a los cuatro días las buenas intenciones acabarán, como tú, debajo del edredón.

Lo siguiente es ponértelo fácil. Para eso tienes que estudiar todos los obstáculos y excusas que puede haber (o que puedes crear) entre el gimnasio y tú. Una vez que las tengas identificadas elimínalas una a una. Por ejemplo: apúntate a un gimnasio cerca de casa o del trabajo, de manera que no tengas que hacer la travesía del desierto para llegar hasta él. Prepara la bolsa el día anterior y ponla al lado de la puerta para que no la olvides. Escoge para ir al gimnasio un momento del día en que estés energética y bien espabilada.

Por último, escoge una actividad o un deporte que te motive, te haga sentir feliz y te dé confianza. Se trata de no ir al gym como quien va al matadero. Los estudios muestran que las personas que no disfrutan su entrenamiento y que lo hacen por disciplina y obligación acaban abandonando. La única forma de hacerse un fan del gimnasio es pasándosela bien. No hay truco.

Trucos: unas piernas 10

Qué ejercicios hacer después de quitarte esos tacones de infarto, qué masaje me conviene más, cómo disimular con maquillaje algunos defectos, cuál es el tacón óptimo, cómo aliviar las piernas en viajes largos... Todas las respuestas.

Marta Bonilla y Myriam Serrano

1. Anticelulíticos = a constancia + masaje. Activan la lipólisis y dificultan o retrasan la acumulación de grasa. Aplícalos 2 veces al día todo el año (parece un sacrificio excesivo pero los resultados compensan).

2. Una ayuda extra: los masajes. Elige el que necesitas, según tu celulitis. Celulitis edematosa. Se asocia con problemas circulatorios y piernas cansadas. El masaje: suave, ascendente y presionando con las yemas de los dedos para estimular el retorno venoso. Celulitis quística. Conserva los tejidos firmes pero al pellizcarlos es visible la piel de naranja. Realiza un masaje profundo, presionando con los nudillos de los pies a los muslos. Celulitis dolorosa. Aplícate un masaje suave, con la palma de la mano para aumentar la temperatura de la piel y mejorar la circulación.

3. ¿Quieres eficacia? Masaje drenante, el único tratamiento para las piernas con efecto inmediato (las notas más ligeras y delgadas desde la primera sesión). Desbloquea la retención de líquidos y las toxinas que se van acumulando en el organismo. Centro Corporal M+C. Precio: 95 €. También en The Lab Room, con aceites esenciales (65 €).

4. Maquillaje que "camufla defectos". Por ejemplo, parecerán más largas si dibujas una línea brillante a lo largo de la espinilla, del tobillo hasta la rodilla. Utiliza un stick iluminador como Orgasm, de Nars (45 €). Afina los tobillos con polvos de sol. Aplícalos en los laterales del hueso de la parte trasera del tobillo e ilumina la parte central con un tono nacarado más claro. O bien, remodela tus rodillas con juegos de luces y sombras. «Aplica polvos de sol en la cara interna –también puedes poner un toque en la zona lateral– para ‘adelgazar’ la rodilla. Utiliza una brocha gruesa. En el pliegue, pon primero un toque de corrector en crema, como Touch Eclat, muy difuminado y encima, polvos translúcidos.

5. Tres ejercicios para aliviar los pies (post-tacones): Recoge canicas con los dedos, camina sobre los talones y apoyada sobre ellos, gira los pies de derecha a izquierda.

6. En viajes largos... Haz rotaciones con los tobillos y movimientos de vaivén con los pies, de los dedos al talón. El pedicurista Bastién González se lo aconseja a las estrellas de Hollywood en sus viajes.

7. Piernas brillantes, ideales para verano. Las texturas en aceite, con acabado irisado, oro o bronce, iluminan y potencian el bronceado. Prueba Glam Bronze, L'Oréal Paris (17,50 €).

8. El dato: el tamaño ideal de tacón es de 5 cm, pero ¿quién piensa renunciar a sus stilettos para la noche?

Una mirada perfecta no es tan sencillo de conseguir. La constancia y el cuidado se convierten en imprescindibles.

6 contornos de ojos para olvidarte de bolsas y ojeras

Aida Ortega

Dicen que los ojos son el espejo del alma, y algo de razón debe tener quien llevaba ese lema por bandera. Los ojos son sin duda, el fiel reflejo de nuestro estado anímico.

Nadie como nuestra mirada es capaz de mostrar el cansancio en nuestro rostro. A menudo descuidamos esta zona, utilizar productos específicos se convierte en un paso fundamental para presumir de un rostro que irradie luz y prevenir la aparición de ojeras y bolsas.

La contaminación, la falta de sueño y el estrés se convierten en los peores enemigos de nuestros ojos. Hazles frente con lo último en belleza y presume de mirada.