woman | El lujo de ser mujer

Ana lleva falda de Tod's, camisa de Max Marz y salones de Pura López. Las joyas son de Tous | Germán Sáiz

Los 10 consejos de Ana Rodríguez y Ángel Durántez para estar más joven

"El bótox y los retoques estéticos, al final, se notan. No hace falta aparentar 20 años menos"

Marta Bonilla/ Fotografía: Germán Sáiz / Estilismo: Beatriz Valdivia

Nadie diría que Ana Rodríguez tiene 57 años. Con una talla entre la 36 y la 38 y sin apenas arrugas. Las justas para comprobar que no ha sucumbido al bótox: "Al final, se nota. Prefiero una cara cuidada aunque con arrugas", nos dice sonriente. Para sentirse bien, confía en los consejos del doctor Durántez. 

¿Cuál es tu filosofía beauty? 
Tenemos que exigirnos estar y vernos bien, no por los demás, sino por una misma. Puede que la juventud esté  sobrevalorada, pero hoy no se percibe a las mujeres de más de 50 como señoras mayores. La belleza no es una cuestión de edad, es el reflejo de tu vida.

¿Se abusa de los retoques?
Yo estoy a favor de la cirugía y los retoques, pero con limitaciones. No se puede pretender que te quiten 20 años en la cara, cuando el
cuerpo delata tu edad.

¿Cuidas más cara o cuerpo?
Según cumples años, el cuerpo reclama más atención. Hay que cuidar la piel, la comida, hacer deporte...

¿Qué practicas tú?
Yoga, porque trabaja lo físico y lo mental, y salgo a correr con mi hija pequeña.

Creaste Oceanyx, tu propia línea de cosméticos. ¿Cómo surgió la idea?
Tengo la piel atópica, todo me da alergia y después de probar un montón de fórmulas, decidí crear mi propio tratamiento. Como me funcionaba bien, me
decidí a lanzar la línea.

¿En qué consiste?
Son serums con principios activos puros, procedentes del océano, sin parabenos ni alcohol, que nutren, reparan y regeneran. Se venden online (oceanyx.com).

¿Cómo conociste Neolife?
Empecé a colaborar con ellos cuando se inauguró. Es un centro médico antiage, con un enfoque muy serio de cómo prevenir y afrontar el paso del tiempo. No se trata  de aparentar diez años menos, sino de llevarlos lo mejor posible, por fuera y por dentro.

¿En qué consiste el tratamiento?
Te hacen una analítica completa y a partir de los resultados te recomiendan dieta, ejercicios, hábitos, complementos nutricionales... que hacen
que te sientas bien.

¿En qué lo has notado?
Llegué con los síntomas típicos de la menopausia: sofocos, cansancio, desánimo... el doctor me infiltró lo que yo llamo un microchip en la parte baja de
la espalda y se me pasó todo. Cuando me siento baja de forma o ánimo, vengo y me pincha (risas).

¿Qué complementos tomas?
Omega 3 y colágeno.

Un capricho de belleza…
Los masajes y tratamientos en cabina. Mejoran la piel y me hacen sentir que cuidarse es un placer.

MÁS JOVEN por Ángel Durántez

1. Mídete. Es preciso saber tu estado de salud: análisis de sangre, composición corporal, pruebas neurocognitivas, marcadores de riesgo cardiovascular... Son biomarcadores que informan de las acciones a emprender.

2. Baja el índice glucémico de tu dieta. Cada vez está más claro que el problema nutricional en los países desarrollados no es tanto la grasa como el exceso de azúcar en la dieta. Sobre todo, las harinas refinadas: pan blanco, dulces, bollería... y todos los alimentos procesados que mejoran su sabor con edulcorantes.

3. Muévete todos los días. Es la mejor terapia de salud. Desde levantarse de la mesa del trabajo un par de minutos cada media hora hasta siete horas de entrenamiento semanales hay un montón de opciones para moverte.

4. Optimiza tu nutrición. Suplementa tu alimentación con aquellos micronutrientes deficitarios en la dieta. El déficit de vitamina D es endémico, el aporte de ácidos grasos Omega 3 es pobre en general, igual que las vitaminas del grupo B y ácido fólico.

5. No te intoxiques. Deja de fumar ya y no te drogues, no tiene ningún sentido.

6. Descansa. Un sueño reparador es imprescindible para mantener la salud. Se sabe que dormimos menos de 7 horas de media y la calidad del sueño a partir de los 35-40 años disminuye. Procura acostarte a la misma hora, con oscuridad total, una temperatura adecuada, silencio… y no tengas el móvil ni la tele en el dormitorio.

7. Sé feliz. Parece una perogrullada pero es el consejo más sabio. Adopta una actitud optimista ante la vida, no magnifiques los problemas, evita encontronazos, aprende una técnica de relajación. En todos los congresos de longevidad, calidad de vida y prevención de enfermedades he escuchado que una actitud positiva ante la  vida es la base de una correcta salud y de la longevidad.

8. Relaciónate y ayuda a los demás. La familia y la amistad son denominadores comunes en las zonas más longevas del mundo, denominadas Blue Zones por National Geographic: Cerdeña en Italia, Okinawa en Japón y Loma Linda en California.

9. A partir de los 35 años. Es una buena edad para empezar un tratamiento antiage, y a partir de ahí , vigilar la evolución de tus biomarcadores... La vida da muchas vueltas.

10. Ponte en buenas manos profesionales. La mayoría de estos consejos se pueden hacer por tu cuenta, pero una buena orientación optimiza los  resultados y ayuda.

Amelia Bono con camisa blanca de American Vintage y pantalónes de Zara. | Germán Sáiz

Los 10 consejos de Amelia Bono para cuidarse bien

"No hay que esperar a cumplir los 40 años para cuidarse. Cuanto antes empieces, mejor envejecerás"

Fotografía: Germán Sáiz / Estilismo Beatriz Valdivia

Constancia y disciplina son las máximas que Amelia repite como un mantra, aplicado a su rutina de ejercicio, alimentación y cuidados de belleza. «En
general, para todo en la vida, suele ser la clave del éxito. Procuro ser disciplinada.»

¿Cuál es el primer mandamiento de tu belleza?
Cuidar la alimentación. La nutricionista Patricia Pérez es una de mis mejores amigas y me ha convencido de que somos lo que comemos. De ella he
aprendido, sobre todo, lo que no debo comer.

Que es...
Comida basura, margarinas, alimentos procesados, dulces. La comida debe ser lo más natural posible para que la asimile bien nuestro cuerpo. Hay cambios sencillos, como tomar arroz y pasta integrales en vez de blancos. Aunque te puedes dar algún capricho. 

¿A qué tentación no puedes resistirte?
A las palmeras de chocolate. Soy formal toda la semana y los viernes, recojo a mis hijos del cole y las compramos.

¿Practicas deporte por placer o solo por mantener en forma?
Me gusta mucho el running: me despeja la mente y además, tengo un entrenador personal, Juanjo Rodríguez, con el que realizo una tabla
de abdominales, pesas, etcétera para conseguir objetivos: vientre plano, brazos y piernas... Lo hacemos una vez a la semana y cuando se acerca el verano, aumentamos la rutina.

¿Qué aporta un entrenador personal?
Te ayuda a realizar los ejercicios correctamente para lograr lo que buscas sin lesionarte. Además, te sirve para superarte, porque cuando tú crees que ya no puedes más, él te incita a seguir, y eso es bueno.

¿Cuál es el gesto clave para cuidar tu piel?
Limpiarla bien. No me voy a la cama sin hacerlo. Por la mañana, la lavo con agua fría y aplico sérum y una hidratante con protección solar. Tengo la piel sensible.

¿Qué te gusta del centro de Maribel Yébenes?
Conozco a Maribel desde hace mucho tiempo y es una profesional maravillosa. Sigo sus consejos y cada cierto tiempo vengo a su centro a
hacerme algún tratamiento.

Tu filosofía de belleza…
No esperar a envejecer para cuidarse. Cuanto antes empieces, mejor.

¿Qué tratamientos te haces?
Limpiezas en profundidad para cerrar poros, eliminar puntos negros, hidratacion intensa que deja la piel jugosa, terapias con oxígeno, que iluminan... Y algún antiedad preventivo. Lo que me aconseja Maribel.

CUIDARSE BIEN por Maribel Yebenes

1. Beber un vaso de agua templada con limón en ayunas tiene un efecto depurativo del organismo que se nota en la piel. ¿Por qué templada? El cuerpo la asimila mejor a su temperatura que si está fría.

2. Ser constante es el mejor consejo de belleza. No sirve hacerse un tratamiento si no limpias e hidratas la piel a diario.

3. Menos es más. Recomiendo aplicar poca cantidad de crema. Como norma: más vale quedarse corta, porque pasarte es malo para la piel. No hay que saturarla de cosméticos.

4. Los 30 años es la edad límite para empezar a cuidarse. No tiene nada que ver la piel de una mujer cuidada con la de una que no se cuida.

5. Nutricosméticos. Hay que empezar a tomarlos a los 40: colágeno, hialurónico y papaya son los más interesantes.

6. Es suficiente con 100 € al mes para cuidarse. El neceser básico debe incluir limpiadora, tónico, tratamiento y un buen contorno ojos.

7. Desmaquilla la piel hasta que el algodón salga limpio y después, tonifícala. Si no, el resto de los cosméticos que utilicemos, por buenos que sean, reducen su eficacia.

8. Encuentra tiempo. Dedica un mínimo de 10 a 15 minutos al día a cuidarte y no pongas la socorrida excusa de falta de tiempo.

9. Gustarte a ti misma es clave para gustar a los demás. Y para ello hay que empezar por aceptarnos tal como somos y aprender a sacarnos el máximo partido.

10. Eficacia. Sin lugar a dudas, un cosmético siempre va a dar mejor resultado que una fórmula casera.

Tags:

belleza

Pantalones talle alto. | GTRES

Guía fit para lucir pantalones de talle alto

Acampanado setentero, baggy oriental, navy, con pinzas, pitillo rocker… Da igual el estilo por el que te decantes, el pantalón ceñido a la cintura se lleva en todas sus versiones.

Alejandra Yeregui | Woman.es

El otoño viene con curvas. “La idea es llevar el pantalón de talle alto con prendas metidas por dentro, y esto delata la zona de vientre, caderas y trasero”, explica Bárbara Crespo, bloguera de moda y asesora de imagen. Para que no te quedes sin estrenar el nuevo básico del armario encumbrado por firmas como Carven, Isabel Marant o Stella McCartney, tenemos el plan de belleza y fitness que redefine tu corsé natural.Empieza por ponerte en modo quemagrasas. Haz tu rutina de ejercicios con Seven, la app con tablas de siete minutos que asegura máximos resultados en el menor tiempo posible. O haz a diario estos dos ejercicios sencillos e infalibles que propone la personal trainer Franca Villarroel (fvpersonaltraining.com): 

- Para marcar cintura, ponte boca abajo, con la espalda recta, los brazos apoyados en el suelo a la anchura de las caderas, los pies apoyados contra la pared y las piernas estiradas a un 20 cm de distancia. Lleva la rodilla derecha al codo izquierdo para trabajar los abdominales oblicuos. Vuelve a la posición inicial y eleva la rodilla izquierda hasta el codo derecho.

- Para trabajar caderas y glúteos (sobre todo visibles con los pantalones estrechos), túmbate boca arriba, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo, apoya las piernas en la pared formando un ángulo de 90º. Eleva la cadera ejerciendo presión con los glúteos hasta que las rodillas, la cadera y los hombros formen una línea recta. No muevas los pies de posición. Baja lentamente la cadera al suelo. Para hacerlo más intenso, también puedes elevar una pierna hacia el techo.

Haz 3 series de 15 repeticiones con cada ejercicio.

Una crema reductora aplicada tras el ejercicio resulta más efectiva. Como explica, Mercedes Abarquero, responsable científica de los laboratorios Vichy, “durante el ejercicio se incrementa el flujo sanguíneo y la permeabilidad de la piel para recibir activos”. Al elegir el anticelulítico (los hay más específicos para reducir vientre y flancos aunque muchos están formulados para tratar todas las zonas de conflicto) lo ideal es que tenga una concentración de cafeína del 5 por ciento. “Por lo general para tratar la zona abdominal se utilizan activos como la cafeína, los extractos de té o mate asociados a péptidos vegetales, como los de soja que favorecen la firmeza”. La constancia es clave, un buen masaje, también. No sólo logra que la piel absorba mejor los activos, “la presión de los dedos estimula la circulación y el flujo de la linfa y ayuda reducir la celulitis. También está demostrado que estimula los fibroblastos y, por tanto, la síntesis de colágeno”, apunta Abarquero. Aplica la crema en movimientos circulares, en el sentido de las agujas del reloj y después sigue este ritual  que propone Sisley: Separa los tejidos pellizcando suavemente la piel. Por último, contrae los abdominales y coloca las palmas de las manos alrededor del ombligo, alisando hacia el exterior. Y realiza movimientos circulares en las caderas.

Si no quieres marcar curvas inesperadas al vestir el pantalón high waisted, reduce la grasa acumulada en los flancos, el cojín lumbar que sobresale de la parte trasera de la cintura, también conocido en el argot de belleza como muffin top. La aparatología de sonicación Ultra Plus rompe la célula grasa de la zona sin afectar al tejido circundante mediante la vibración del agua de entre las células, a diferencia de la cavitación, que también hace vibrar el adipocito y no logra eliminarlo de forma definitiva. Combinado con ondas de choque se pierde de uno a dos centímetros por sesión. El máximo de sesiones recomendadas es de cuatro (separadas por al menos quince días). Dónde: Slow Life House (400 euros/sesión).

Por último, antes de vestirte, revisa estos tips de estilismo de la experta en moda Bárbara Crespo: “Para que las piernas parezcan más largas ponte tacón, elige pantalones de corte boot cut (se abren ligeramente a al altura de la rodilla) preferiblemente en colores oscuros. Conjúntalo con un top o una camisa de un tono similar evitar cortes muy marcados en la cintura y con un chaleco largo que alarga la figura. 

 

No renuncies a un buen contorno. | GTRES

Te contamos siete terapias antiedad

Shhh ¡son gratis! 

Paola Lei | Woman.es

1.     Renuncia a la multitarea

El estrés de tener muchos frentes abiertos acaba pasando factura. Aunque mucha gente cree que la multitarea te hace más productiva, algunos estudios, uno de ellos realizado en la Universidad de Stanford, han probado que hacer varias cosas a la vez solo nos hace cometer más errores y vivir en una situación de estrés crónico que nos hace envejecer más rápido. Varios estudios han demostrado que las situaciones de estrés continuado se relacionan con la liberación de radicales libres que dañan las células y aceleran el envejecimiento.

2.     Renuncia al postre

No solo ponen unos kilos de más, sino que te harán parecer mayor. Según la investigadora Susan Stuart de la Universidad de San Diego, el azúcar está relacionado con un proceso llamado Glicación, responsable de la pérdida de brillo en la piel, las ojeras, la pérdida de tono muscular, la definición del contorno del rostro y la aparición de arrugas y líneas de expresión. Eliminar el azúcar de tu vida es un modo eficaz de conservar tu piel radiante.

3.     Renuncia al sofá

Las personas que pasan la mayor parte del día sentadas incrementan el riesgo de enfermedad renal, cardiovascular y de desarrollar varios tipos de tumores. Por otra parte,  mientras más se mueva una persona más años vivirá y sus músculos serán más flexibles. Todo esto reducirá el riesgo de caídas

4.     No renuncies a un buen contorno de ojos (Y úsalo dos veces al día)

Si hay que hacer una inversión en cosmética es en un buen contorno de ojos. Nada avejenta más un rostro que las arrugas y la piel agrietada de alrededor de los ojos. Mantener esa zona hidratada te puede hacer parecer hasta diez años más joven. Los contornos de ojo son más eficaces si contienen vitamina A, si la ojera es muy oscura conviene probar con los que contienen vitamina C.

5  No renuncies a un protector solar 50 cada día de tu vida 

El sol es la primera causa de envejecimiento prematuro de la piel por la exposición a rayos ultravioleta. Eso ya lo sabes de sobra, lo que te falta ahora es incluir una crema de alta protección solar en tu rutina diaria de belleza, yo casi diría que en tu rutina higiénica. No te relajes en los días nublados y lluviosos porque también hay exposición a dichos rayos. Saca el bote del bolso de la playa y ponlo entre los básicos que llevas en tu neceser. 

6. Duerme sobre la espalda

Dormir con la cara sobre la almohada crea nuevas arrugas. “El tejido conectivo y el colágeno se hacen más frágiles con la edad”, explica el  cirujano plástico estadounidense James C. Marota, y continua: “por ello cuando duermes sobre el mismo lado de la cara noche tras noche la piel no recuperará su forma tan rápido como cuando eras más joven”.

7. Duerme con el pelo recogido 

El pelo es una esponja para la suciedad y la impureza de la calle. Aunque limpies tu rostro cada noche, de poco servirá si duermes con el pelo encima de la cara.