woman | El lujo de ser mujer

Las idílicas vacaciones de Irina Shayk. | @irinashayk / INSTAGRAM

Desayuno turco, ¿el secreto del cuerpo de Irina Shayk?

Irina Shayk ha compartido en Instagram una curiosa imagen de su desayuno.

Aida Ortega | Woman.es

Irina Shayk es de otro planeta. Mientras nosotras al despertarnos cada mañana huimos del espejo, ella se hace fotos para compartirlas con sus seguidores en Instagram. Para ser una persona más o menos decente, necesitamos un café bien cargado, lavarnos la cara y aplicarnos las cremas correspondientes para que la piel luzca lisa y brillante. Sin olvidarnos de quitarnos el pijama, pues esa camiseta vieja y el pantalón de felpa no dice mucho de nuestro estilo diario. Tras todo ello, podemos salir a la calle de camino al trabajo. Eso sí, cabe destacar el primer desayuno que nos hemos tomado entre brochazo y brochazo de polvos, y la máscara de pestañas. Sin embargo, Irina se levanta, se hace un moño rápido, unas gafas de sol cuya utilidad desconocemos ya que se encuentra en el interior de un restaurante, y con un simple bikini baja a degustar su delicioso desayuno turco. Porque si a nosotras unas tostadas nos bastan, ella es más gourmet. Y todo ello en compañía del prestigioso fotógrafo Mert Alas.

 

#Sunday #funday with my Turkish delight @mertalas

Una foto publicada por irinashayk (@irinashayk) el

¿Será este contundente desayuno su secreto para presumir de cuerpo? Sabemos que esta es la comida más importante del día, y que Irina es seguidora de probar los alimentos típicos de cada país en el que se encuentra. No olvidemos su visita a Barcelona donde comió 'Pa amb tomaca', en Italia junto a Bella Hadid y una buena ración de erizos y cigalas. Sus redes sociales se encargan de desmentir el mito de que las modelos siguen a diario una dieta estricta, pues si hablamos de Irina Shayk, ella sabe como disfrutar de platos como hamburguesas, patatas fritas, o pizza. O su comida preferida: los pancakes de su abuela. Pese a estas delicias, la top presume de un buen estado físico gracias a su dedicación al deporte.

Lo cierto es que no es la única modelo que comparte comida en Instagram. Elsa Hosk sorprendía hace unos meses con la publicación Style Caster, su diario de fitness y alimentación. Aquí contaba que su desayuno durante las semanas de la moda se compone de panceta y huevos. Que las lentejas no faltan en su dieta, al igual que los bocadillos de mozzarella, el queso frito, las brochetas de pollo con arroz o la ensalada de patata, pepino y queso feta. ¿Será este el secreto de los "ángeles" para un cuerpo de pasarela?

A juzgar por las fotos de ambas, no cabe duda de que una buena dieta repleta de contundentes alimentos también puede ayudarte a conseguir el cuerpo que deseas.

Ver 54 fotos

 

Preparación de comidas envasadas para todo un día: desayuno, media mañana, comida, merienda... | sophiebenbow / INSTAGRAM

¿Comes en la oficina? Apúntate a #mealprep, la última moda (sana) de Instagram

La última moda de Instagram consiste en preparar tu comida de la semana el domingo... Y fotografiarla, claro.

Araceli Ocaña | Woman.es

Te cruzas con otros por la calle y asientes. No estás sola: cada vez más personas comen en el trabajo (por los más diversos motivos, aunque para muchos es, especialmente determinante, el factor económico).

Gracias a las redes, además, ese movimiento que parecía singular se convierte en global y descubrimos que, en todo el mundo, miles de personas llevan consigo su comida para comer fuera de casa. Gracias a un nuevo movimiento, englobado bajo las etiquetas #mealprep o #mealprepping podemos encontrar, además, una tendencia que además resulta hipnótica.

 

Consiste en preparar las comidas de toda la semana en un mismo momento (generalmente, el domingo) y distribuirla equilibradamente... Y (casi) todo son ventajas (obviando las horas del fin de semana que se invierten en su preparación y en la conveniencia de comer alimentos cuanto más frescos, mejor): 

· Ahorro económico: un mismo guiso puede aprovecharse en varias comidas, aprovechando ingredientes y recursos.

· Alimentación equilibrada: haciendo un balance de proteínas, cereales, verduras, lácteos y hasta frutas.

· Ahorro de tiempo: aunque el domingo se invierta un esfuerzo, cocinar todo de una vez es más eficiente que preparar cada día la comida.

 

Una foto publicada por sarah charlotte jones (@sarahcharley) el

Sin embargo, también tiene alguna desventaja, aparte de las mencionadas previamente: a veces puede resultar estresante preparar toda la semana en una tarde y este método a veces deja poco margen para la improvisación o los deseos (aunque es una herramienta segura para quienes sigan una dieta, por eso mismo).

Para guiarse, lo mejor es entrar en las etiquetas #mealprep y #mealprepping y encontrar inspiración: desde las opciones más sencillas a aquellas que incluyen hasta desayunos y 'snacks', Instagram está llena de ideas que, además, nos muestran comidas exóticas y combinaciones que pueden resultar interesantes para nuestro paladar.

Y, antes de empezar, unos consejos:

- Es imprescindible tener una colección de recipientes herméticos variada, de diferentes tamaños y capacidades, para albergar las diferentes comidas que se preparen.

- Improvisar no suele ser aconsejable: es mejor preparar un plan semanal y hacer la lista de la compra en función de las necesidades, teniendo en cuenta desayunos, comidas, cenas y 'snacks'.

- Abrir espacio en el congelador: para aquellas comidas que vayan a estar más de 3 días en el frigorífico, es mejor asegurarse que se pueden congelar y congelarlas.

- Pica y trocea fruta y verdura: será más fácil utilizarlas cuando las necesites y así no olvidarás incluirlas en tus comidas.

Y, mientras te animas, te invitamos a recrearte viendo algunas imágenes hipnóticas de comidas preparadas. Su colorido y estilo ordenado ya han conquistado internet...

 

 

Una foto publicada por @fitness.woohoo el

 

 

Una foto publicada por Fitmancooks (@fitmancooks) el

 

 

Una foto publicada por Jessie Soyeon Jeong (@jessiesoyeonjeong) el

 

 

Una foto publicada por Laura (@liparazzi) el

 

 

Una foto publicada por Ann Nguyen (@annqnguyen) el

 

 

Una foto publicada por Lucas B. (@lucasfitfrench) el

 

 

Una foto publicada por Samantha Hunter (@sam.hunter.sd) el

10 alimentos para rejuvenecer

Estos 10 alimentos te ayudan a rejuvencer de manera sana y natural. Toma nota.

C. Ávila | Woman.es

Al paso del tiempo no hay quien le eche el freno, de acuerdo, pero sí podemos ponérselo difícil para que cause los menos estragos posible. O lo que es lo mismo, seguir cumpliendo años (qué remedio) pero sin que se noten.

¿Cómo? Combatiendo la acción de los radicales libres a base de antioxidantes, que atenúan su efecto negativo. Las vitaminas C y E, el betacaroteno o provitamina A, el selenio, el zinc y el cobre son los antioxidantes más potentes.

Añádelos a tu plato para mantener tu organismo más joven por dentro y tu piel más tersa, firme y radiante por fuera.

Descubre los 10 alimentos que puedes incorporar a tu dieta de manera fácil:

 

D.R.

Deliciously Ella: "La comida sana no es contar calorías"

El suyo es un cambio drástico que no recomenda a nadie. Sin embargo, Deliciously Ella (o Ella Mills), tiene varios libros en el mercado con unas pautas de alimentación para hacer una vida sana.

Araceli Ocaña | Woman.es

Acaba de publicarse la versión en español de su libro, 'Deliciously Ella', y Ella (Mills) aún puede disfrutar del anonimato para pasear por el centro de Madrid sin que la reconozcan (en Gran Bretaña, sin embargo, es toda una celebrity con casi un millón de seguidores en Instagram). "Ayer fui a un restaurante que se llama Bar Tomate y me encantó."

Con ese nombre, desde luego, fue una sabia elección, teniendo en cuenta que no toma alimentos procesados ni carne, ni azúcar, ni trigo, ni lácteos. O sea, su dieta de frutas, granos integrales y verduras (y algún pescado si no puede evitarlo) encajaba a la perfección en un lugar como ese.

Pero, ¿por qué una mujer tan joven decide cortar drásticamente con las pautas alimenticias más extendidas? Y, sobre todo, ¿cuál es el secreto de su éxito? Directamente, le preguntamos a ella, a Ella, que, tras cinco años con un estilo de vida totalmente renovado, es toda una experta en nutrición.

Creo que cambiaste tu alimentación hace unos años, en 2011, ¿por qué?

Me puse muy enferma y pasé cuatro meses en el hospital esperando a que me diagnosticaran y, cuando por fin lo hicieron, descubrí que tenía una condición que afectaba a mi sistema nervioso y me recetaron mucha medicación. Estas no funcionaron cuando intenté controlar la afección y malgastaba casi todo mi tiempo en ello. Así que empecé a buscar otras opciones, naturales, para manejarla, y me encontré con gente que cambiaban las cosas a través de su modo de vida y cómo comían y me inspiró, y pensé: "Guau, en este momento, no tengo nada que perder. Puedo probar, ¡y si funcionó para ellos quizá funcione conmigo!"

La gente cree que la comida sana es igual a comida de dieta. ¿Podrías explicar de forma clara la diferencia?

La comida sana no es comida de dieta. Es la parte más sustancial que hay que entender. Porque si te pasas a la comida sana como si fuese de dieta, no funcionará. Ya sabes, no la disfrutarás, no durará. Una mejor aproximación sería nutrir tu cuerpo de forma que puedas sentirte lo mejor posible. Y tienes que comer lo que quieras cuando quieras y abundantemente, contando beneficios y no calorías.

Así que ahora no ingieres lácteos, ni azúcar, etc. ¿Qué es lo que más echas de menos?

¿Honestamente? Ahora, nada. Pero cuando empecé me resultó difícil, ¿sabes? Cambién mi dieta completamente de la noche a la mañana, que no se lo recomendaría a nadie, pero yo estaba tan desesperada en ese momento que necesitaba simplemente intentarlo. No se lo recomendaría a todo el mundo. Pero, respondiendo a tu pregunta, creo que el azúcar era mi perdición, definitivamente.

Te creo. Yo dejé el azúcar hace medio año y lo que más echo de menos no es el sabor de los refrescos, que ahora me resultan demasiado dulces, sino el acto en sí de servir un refresco en el vaso, con sus hielos...

Sí, es lo que ocurre. Exactamente. Es cambiar tus hábitos y eso lleva tiempo.

Así que en vez de hacer algo drástico como tú o apuntarse a las dietas detoz de zumos y sopas, ¿cuál sería, para ti, un buen comienzo?

Yo siempre empezaría con positivos y no negativos así que... Como no es una dieta, no deberías centrarte solo en lo que no estás comiendo, céntrate en lo que sí estás comiendo. Así que un primer paso sería mantener las mismas comidas pero añadiendo cosas para que sean más sanas, como una porción extra de verduras. En cada comida. Durante un par de semanas, para empezar. No parece nada, 21 porciones extra a la semana, lo cual es mucho, y luego puedes probar un montón de cosas que podrías acostumbrarte a comer. Como el mango en el desayuno o una remolacha asada, algo que no uses mucho y a lo que podrías acostumbrarte. Es más fácil hacer pequeños cambios, cambiando arroz blanco y arroz integral, no es tan diferente y tienes que encontrar lo que te funciona mejor: si comes cereales para desayunar, puedes hacerte unas gachas de avena o algo con frutos secos y semillas, así podrías añadirle una granola a tu yogur. Algo así. Así no sentirás que has pasado del cielo de las cosas deliciosas al zumo verde. Porque creo que solo durará unos días. Y si lo vas a hacer, hazlo suavemente: primero haciendo smoothies con plátano, frutos rojos, avena y mantequilla de cacahuete o algo así. Aún así tendrás dos porciones de fruta, fibra, tienes proteína de los cacahuetes y estará buenísimo y no... Bueno, los zumos verdes son algo muy intenso, a mí me costó que me gustaran.

Es complicado...

Absolutamente. Y si todo lo que tomas al día te resulta complicado, ¿Cuánto va a durar? No tienes que ir de un extremo a otro, y puedes añadir verduras al pollo y no sentirte mal.

Es un cambio de mentalidad, en realidad.

Sí, lo es. La comida sana no es comida basura. No es contar calorías.

En su libro, en su blog y hasta en sus redes sociales, Ella es inspiración pura: solo con ver sus recetas, ya apetece olvidarse de todo lo que ella ha desechado y arrasar, con fuerza, en la sección de frutería...

Tarta de queso con frutas del bosque

D.R.

(Para 12-15 porciones)

Para la base

1 1⁄2 tazas de almendras (300 g)

2 1⁄2 tazas de dátiles Medjool (500 g)

Para la capa intermedia

2 plátanos muy maduros

2 tazas de anacardos (400 g) 1⁄2 taza de sirope de arce

(150 ml) 1⁄3 de taza de zumo de manzana recién hecho

(100 ml) 1 cucharadita de canela molida

Para la capa superior

1 plátano

1 taza de arándanos frescos (200 g)

1 taza de fresas (200 g)

4 dátiles Medjool
1 cucharada de sirope de arce
1 cucharadita de canela molida

Cortar los 3 plátanos en rodajas y congelarlos durante al menos 3 horas junto con los arándanos (debe procederse de este modo, ya que las frutas del bosque congeladas envasadas volverían la mezcla demasiado líquida porque contienen mucha agua). Dejar en remojo los anacardos también durante 3 horas como mínimo en un cuenco con agua.

Para la base

Introducir las almendras en un robot de cocina y triturarlas durante un minuto más o menos. Añadir los dátiles Medjool deshuesados y triturar de nuevo hasta obtener una mezcla con una consistencia pegajosa que se verterá y se presionará en el fondo de un molde para pasteles y se pondrá en el congelador.

Para la capa intermedia

Triturar todos los ingredientes en el robot de cocina hasta lograr una crema sin grumos. Retirar la capa de la base del congelador y verter tres cuartos de esta mezcla encima de la primera antes de volver a meterla en el congelador. Guardar el cuarto restante en el robot para la capa de arriba.

Para la capa superior

Esperar unos 20 minutos para que la capa del medio cuaje antes de empezar la tercera. Una vez transcurrido ese tiempo, añadir el resto de los ingredientes en el robot
y triturar hasta obtener una preparación homogénea que se repartirá sobre la segunda capa.

Colocar de nuevo la tarta en el congelador durante 2 ó 3 horas. Sacarla unos minutos antes de servir.