woman | El lujo de ser mujer

El look de Sara Carbonero para ir de bautizo. | INSTAGRAM

¿Qué desayuna Sara Carbonero?

No se salta la comida más importante del día.

CARMEN RAYA

Sara Carbonero es una de nuestras famosas más healthy. Junto a Paula Echevarría, Blanca Suárez y muchas otras, la presentadora intenta mostrar a sus seguidores en redes sociales que llevar una dieta sana acompaña de ejercicio puede ser muy beneficioso para nuestro organismo. Hace no mucho, Sara nos mostraba uno de sus desayunos favoritos.

 

Buenos y sanos días. #midesayuno #zumodemanzanalimónypepino #melocotónciruelaymaracuyá #porquéllamanalmaracuyáfrutadelapasión? #Porto

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Fruta para beber y fruta para comer. Un zumo de manzana, limón y pepino acompañado de un plato de melocotón, ciruela y maracuyá. Un desayuno perfecto por todas las propiedades que nos aportan cada uno de estos alimentos.

Manzana: Ayuda a reducir el colesterol, el nivel de azúcar en sangre y rebaja el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Limón: Contiene calcio, magnesio, vitamina C y otras sustancias que ayudan a nuestro sistema inmune.

Pepino: Es rico en antioxidantes y contiene grandes cantidades de calcio, sodio y fósforo.

Melocotón: Contiene gran cantidad de calcio, potasio, fósforo, hierro y manganeso.

Ciruela: Excelente fuente de hierro.

Maracuyá: Alto contenido en azúcar, fibra y vitaminas C, B y A.

Todo un festín sano y apetecible que puedes imitar desde casa para empezar el día con mucha energía y con mucha marcha (como diría Leticia Sabater).

Guía detox para otoño | GTRES

7 consejos para no perder la línea esta Navidad

Expertos en dietética y nutrición nos dicen qué se puede y qué no se puede comer.

Clara Hernández | Woman.es

Llegan las grandes cenas y comidas navideñas, esas que hacen temblar la báscula hasta a la más pintada. Sin embargo, siempre es posible saborear las comidas en familia sin necesidad de que estas causen estragos en la línea. 

Ya hace unos días te explicábamos por qué no había que obsesionarse con el peso estas Navidades. Por si esto no suficiente, hemos pedido a un  experto que nos facilite las pautas y normas de oro para algo que, en principio, nos parece sumamente difícil. Aitor Sánchez, dietista y nutricionista del Centro Aleris en Madrid, nos ofrece siete recomendaciones que nos vienen al pelo. Eso sí, ya te advertimos: a la hora de mantener el peso, no existen dietas milagrosas. 

1. Primer consejo: no tener siempre expuestos los turrones, bombones y otros dulces navideños. Es decir, no deben estar al alcance de la mano ni de la vista. No se trata de encerrarlos bajo llave, pero tampoco que los veamos cada vez que pasemos por la cocina. 

2. Nos cuidamos, hacemos ejercicio físico pero cuando quedamos con los amigos, las copas, las cañas o la comida siempre están por medio. Aitor Sánchez recomienda "cambiar el enfoque del ocio con nuestras amistades". Se puede quedar, por ejemplo, para hacer actividades físicas. ¿Difícil? Solo es cuestión de proponerlo.

3. Hay que evitar los dulces al final de las comidas. Pero tenemos un buen sustituto: frutos secos o frutas desecadas, también deliciosas y muy sanas. ¿Qué tal unas nueces con unos higos secos?

Si quieres vivir más años (para llegar hasta 100 estas son nuestras recomendaciones), incluye las nueces, diariamente, en tu dieta. ¿Te faltan motivos? Reducen el riesgo de padecer cáncer, de problemas cardíacos, respiratorios y comer un puñado cada día ayuda a la pérdida de peso, a mitigar el estrés y a mantener el cerebro activo. | _love_bel / INSTAGRAM

4. Tenemos que intentar que el alcohol no sea protagonista ni de comidas ni de cenas. Y no hay ningún tipo que se salve, "ninguno vale la pena", asegura el experto. En su lugar, propone bebidas alternativas como cerveza sin alcohol o agua con gas. 

5. Comer en exceso nunca es recomendable, por lo que hay que tratar de no dilatar la Navidad o las grandes comilonas más allá de lo necesario. El 8 de enero hay que volver a la rutina, sí o sí. 

6. ¿Practicar ejercicio después de una comida abundante es la solución? "Es saludable, pero pero no podemos pensar que sirve para compensar una comida copiosa", advierte el nutricionista. Aún así, "es buena idea ir a dar un paseo o moverse después de comer". 

7. Un último punto para que reflexionemos: "Lo que engorda o es insano lo es tanto en Navidad como el resto del año: alcohol, bollería, embutidos... De estos productor es conveniente reducir su consumo".

Estos alimentos no te ayudan a mantener tu libido. | martasg25 / INSTAGRAM

Nueve alimentos que pueden acabar con tu libido

El mayor órgano sexual del ser humano -aun que no sea lo primero que se os viene a la cabeza- es el cerebro, pues es el que se encarga de producir químicos y hormonas que nos hacen sentir amor, atracción e incluso que nos permiten llegar al orgasmo.

Paula Zubieta | Woman.es

 

Te interesa:

· 7 alimentos para aumentar tu deseo sexual.

· ¿Qué está pensando un hombre cuando se mete en la cama contigo?

· Estudio: el sexo de una noche interesa tanto a hombres como mujeres.

 

Es por esta razón por la que nos tenemos que asegurar de comer cosas que nos aseguren la producción de de estos elementos para que nuestro cuerpo funcione de forma adecuada. Estos son los alimentos y bebidas que debes evitar:

1. El alcohol: si lo consumes con moderación no daña tu libido pero si por el contrario bebes demasiado ten por seguro que no te va a favorecer, y es que el exceso de alcohol en el organismo pueda causar problemas de erección o dificultades para llegar al orgasmo. Además beber demasiado alcohol puede hacer que te entre mucho sueño, lo que definitivamente no es bueno para una noche de lujuria.

2. Carne roja: algunas carnes contienen hormonas que pueden desequilibrar el balance natural hormonal de los hombres si se comen en grandes cantidades.

3. Brotes de soja: a pesar de ser una gran fuente de proteínas su consumo excesivo puede provocar bajos niveles de testosterona en los hombres lo que provoca un recuento menor de espermatozoides, lo que a su vez provoca un descenso del libido.

4. Menta: si, como leéis, la menta puede acabar con nuestro deseo sexual, especialmente con el de los hombres y es que aun que nos sorprenda, el mentol puede provocar un descenso de la testosterona.

5. El regaliz: usado en dulces, tés y otras bebidas, esta planta aun que deliciosa no favorece nuestro apetito sexual y es que contienen fitoestrógenos que afectan a los niveles de testosterona y debilitan el deseo sexual.

6. El chocolate: conocido como afrodisiaco, este alimento está delicioso y produce endocrinas, más conocidas como las hormonas de la felicidad. Sin embargo el chocolate también contiene xantina que reduce nuestra llibido y nos causa un estado letárgico.

7. Fritos: estos alimentos no son solamente malos para nuestra salud si no que además afecta a nuestras conductas sexuales. Y es que estos alimentos grados hacen decrecer nuestra libido, tanto en hombre como mujeres, y además provocan un recuento bajo de espermatozoides en el hombre e interfieren en la gestación de la mujer.

8. Palomitas de microondas: en este caso no es tanto el alimento en si como las bolsas en las que viene, pues en su interior hay químicos que perjudican la conducta sexual de los hombres.

9. Grasas sanas: esto puede resultar sorprendente pero si tienes un porcentaje de grasa corporal muy bajo, esto puede afectar a tu vida sexual.

Comer sano es clave para mantener la línea. | Astarot / ISTOCK

7 cambios alimenticios que te ayudarán a reducir calorías con poco esfuerzo

¡Funcionan! Y contribuyen a perder peso de forma saludable. 

Paola Lei | Woman.es

Disminuir el consumo de calorías es una manera rápida de perder peso. Muchas veces, lo más eficaz para ellos es cambiar algunos hábitos que tenemos muy arraigados. Presta atención:

1. Bebe el te o el café solos
Sin  agregar leche ni cremas. Los que beben el café solo consumen casi 70 calorías menos por día, comparado con los que le añaden crema, azúcar u otros extras al café. Para los que prefieren el té, renunciar a la leche o a las cremas puede suponer consumir 43 calorías menos al día.

2. Come más fibra en el desayuno
Si eliges desayunar un cereal alto en fibra, te llenarás más rápido y comerás menos a lo largo del día. Un estudio de 2015 publicado en Annals of Nutrition and Metabolism asegura que los que desayunaban avena consumían un 31% menos de calorías en la siguiente comida.

3. Cambia los refrescos por agua
Cortar definitivamente todos los refrescos y bebidas dulces puede suponer un ahorro de 150 calorías diarias. Una buena idea es cambiar los refrescos por agua con gas.

Sustituye tus refrescos por agua.  | fizkes / ISTOCK

4. Come proteínas a lo largo del día
Comer en las comidas o en los tentempiés proteínas como las que se encuentran en los frutos secos, algunas semillas y algunos lácteos, puede prevenir los ataques de hambre. Una revisión de varios estudios de 2016 asegura que las comidas con alto contenido de proteína tienen un mayor efecto en la saciedad.

5. Vigila lo que pones en las ensaladas
Saltarse el pan, el queso y todo tipo de 'toppings' en las ensaladas que añaden calorías es siempre una buena idea si se trata de no ganar peso. El queso, el bacon, los 'cruotons' de pan y muchos frutos secos son los grandes boicoteadores de las ensaladas.

Ensalada, mejor sin 'toppings'. | manyakotic / ISTOCK

6. Pide la comida antes de que estés hambriento
Un estudio de 2016 publicado en la revista  'Marketing Research' asegura que las personas que piden su comida con antelación, casi más de una hora antes de comer, consumen menos calorías que aquellos que lo hacen a la hora de la comida o pocos minutos antes, cuando ya están hambrientos. Esperar a tener hambre para decidir qué comer no es una buena idea. 

7. Mantén la cocina limpia
Si quieres mantener tu dieta bajo control no vivas en el caos. Una investigación publicada en 2016 en la revista 'Environment and Behavior' asegura que las mujeres que pasaban más de diez minutos en una cocina desorganizada comían dos veces más galletas y consumían, como promedio, 53 calorías más que aquellas que esperaban en la misma cocina una vez que ya había sido recogida.