El diseñador Alessandro Michele en la campaña #ICouldHaveBeen de la fundación Kering contra la violencia machista.  | D.R.

#ICouldHaveBeen, la moda se une contra la violencia de género en una campaña viral

Salma Hayek, Stella McCartney, Alessandro Michele y otros referentes de la moda se suman a esta iniciativa contra la violencia de género. 

"Una de cada tres niñas y mujeres es víctima de violencia de género"; "Una de cada diez niñas de todo el mundo de entre 15 y 19 años ha sido forzada a mantener relaciones sexuales en los últimos doce meses". Estas son algunas de las terribles cifras que recoge la fundación Kering para concienciar de la grave situación que viven hoy en día las mujeres y niñas de todo el mundo. 

Para poner fin a estos datos, la asociación lleva a cabo su iniciativa 'White ribbon for women' que, por sexto año consecutivo, pone el foco de atención en las víctimas de violencia de género

La actriz Salma Hayek, quien ha sufrido abusos en primera persona, y la diseñadora Stella McCartney, ambas miembros del consejo directivo de la fundación Kering, son las encargadas de liderar la campaña para crear repercusión a nivel mundial. A su lado están algunos de los grandes nombres masculinos de la moda como Alessandro Michele, director creativo de Gucci, Dennis Chan, responsable de la marca Qeeling, y los diseñadores Christopher Kane y Joseph Altuzarra.

La sexta edición de la campaña 'White ribbon for a women' comienza hoy, lunes 20 de noviembre, y estará activa desde en las redes sociales hasta el próximo viernes 25 de noviembre. ¿El objetivo? Concienciar al gran público, en especial a la llamada generación Z, sobre la violencia ejercida contra las mujeres en las sociedad actual. 

Para sumarte a esta campaña solo tienes que entrar a la web de la iniciativa (www.icouldhavebeen.org) y compartir tu foto junto con la etiqueta #ICouldHaveBeen , que . Las mujeres deben completar la frase "I could have been..." con el pronombre "her" para crear la frase "Yo podría haber sido ella", y los hombres con el nombre que habrían recibido de haber nacido niña. La idea es ponerse en la piel de aquellas que han sufrido la violencia para generar un cambio de mentalidad, comportamiento y cultura. 

"Nacer niña no debería implicar un mayor riesgo de ser víctima de violencia pero, por desgracia, ese es el caso a día de hoy. Cualquiera de nosotros podría haber nacido niña, así que es una lucha que nos corresponde a todos", ha dicho François-Henri Pinault, presidente de la fundación Kering. "Todos nosotros podríamos haber sido una niña. Todos nosotros podríamos haber sido víctima de la violencia de género". 

Outbrain